Principal
Arriba

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Coppola
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Opera prima
La muerte viaja demasiado
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado


He aquí la segunda página que dedicamos a la televisión (la otra es Malalts de tele). Sumadas os ofrecen mucho más que un análisis de la programación televisiva: constituyen toda una filosofía de vida.

 TELEVISIÓN CONTRA ABUSOS

Por Ángel San Martín

No quería empezar el año abundando sobre la misma línea argumental del pasado. El año nuevo invita a iniciar algo si no nuevo sí al menos distinto. Así que en esta ocasión hablaré de un programa que mientras lo vi me produjo buenas vibraciones televisuales.

El programa en cuestión se titula Investigación TV y lo emite los viernes la televisión valenciana en horario nocturno, también otras televisiones autonómicas en días distintos. Lo vi hace unas semanas y en él se denunciaban cosas terribles: unos mafiosos, perfectamente organizados, extorsionaban a inmigrantes y a otras minorías cuando trataban de alquilar una vivienda. Ante las cámaras, de forma apañada o mediante cámara oculta, podíamos comprobar cómo unas agencias inmobiliarias estafaban a unos indefensos ciudadanos que lo único que querían era disponer de morada. En la pantalla aparecía el rostro de un tipo que decía cumplir perfectamente su trabajo y cobrar por ello, cobrar por ejemplo por hacinar en 60 metros cuadrados y bajo régimen de alquiler a 4 familias de rumanos. Cobrar también del constructor porque con semejante operación el resto de vecinos, al fin, abandonaban sus viviendas y el edificio podía ser derribado.

El documento ponía los pelos de punta, pues en casi todas las situaciones ilustradas, las víctimas eran personas o minorías de escasas posibilidades para enfrentarse con todas las de la ley ante el abuso del que estaban siendo víctimas. Luego, en el plató, los “especialistas” (una fiscal, un abogado y una representante de la asociación de consumidores), explicaban la mecánica de la estafa y desgranaban consejos para no caer en semejantes trampas. Dudo mucho que tanta lindeza jurídica pudiera ser oída y mucho menos entendida por los afectados, entre otras razones porque, al menos parte de los entrevistados, no dominaban la lengua.

En fin, si eso está sucediendo realmente, ¿cómo es que el ministerio fiscal deba esperar a que haya una denuncia en toda regla para empezar a actuar? ¿Si la TV logra hacer un espectáculo de tales abusos, incluidos los testigos en primera persona, por qué la policía permite a esas mafias actuar con total impunidad? ¿Pero en qué mundo tan hipócrita estamos viviendo? Mientras pasaban los títulos de crédito pensé, sólo por un instante, claro, con este tipo de programas nos convencen que hemos de “portarnos bien” y ser “aplicados” para no caer en el infierno de esas cloacas. Es decir, la España que va bien es a costa de ignorar un submundo inhumano y lacerante que está a nuestra misma vera, aunque sólo las cámaras de TV nos lo muestran.

 

 
Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA