Principal
Arriba

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Coppola
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Opera prima
La muerte viaja demasiado
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado


Como todos los meses, una vez más os invitamos a mandarnos vuestra correspondencia, bien con comentarios de películas, bien con sugerencias o para preguntar aquel dato que hasta hoy no os habíais atrevido a preguntar a nadie. Os contestarán Mr. Arkadin y el Señor Kaplan, dos perfectos caballeros.

En el próximo número publicaremos una amplia comparativa entre "El señor de los anillos" y "Harry Potter"Pedro Tolke

Pues no, mira por dónde, te vas a quedar con las ganas... Hasta el próximo número no revelaré mis secretos amores o desamores con los Torpes y los Frondosos de turno. Paciencia, te aseguro que el próximo mes me desquitaré ante tanta forofada tolkimanía (instaurada, y ni falta que hacía, por los que ignoran todo de Tolkien) y tanta harrymania (sin que conozcan a ese otro simpático muchacho inglés, y nacido de mano inglesa, llamado Guillermo). Cómo es posible que hayan corrido tantos ríos de tinta por estos dos (más que discutibles) filmes y sin embargo se ignoren auténticas grandes películas estrenadas en el fenecido 2001. Al Cesar (o sea al dinero) lo que es del Cesar y al cine lo que es del cine. Ahora, eso sí, para abrirte apetito respecto al articulo que viene te diré que en el combate entre las dos filmes supertaquilleros del año gana, y con mucha diferencia, la película de Peter Jackson. 

Juanjo Campanero

Estarás contento con nuestra votación de mejores del 2002. El resultado lo encontrarás en la sección “El bazar de las sorpresas”. Y, el premio sin premio, honorífico simplemente, ha sido para El hijo de la novia. Ha sido una votación democrática y tal. Por tanto, como buenos demócratas, hay que aceptarla. Personalmente pienso que el filme de Capanella es uno de los grandes del año pero (para mí) no el mejor. Amo sobre todos los del año ese monumento que es Código desconocido, al que la democracia la relegado a un honorable octavo puesto. Película enormemente transgresora (más que La pianista) la de Haneke y no ese juego circense que representó Memento. El hijo de la novia es una “peli” muy sólida con momentos excelentes. Su mejor virtud: estar siempre a punto de caer en el más furibundos de los melodramas y escapar de sus garras por un primoroso sentido del humor. Alguien me decía que había visto la película que no sabía si era de llorar o de reír. Mientras la había visto había ejercitado ambas acciones. Si el filme no hubiera sido argentino estaría ahora entre los de mayor recaudación del año. Gusta a todo (o casi) el mundo. Se estrenó con una propaganda escasa (casi nula) y aún se mantiene en programación en varias ciudades después de más de 11 semanas (y media) de proyección. El boca a boca, eficaz y sentido, ha hecho su efecto. Sería un posible Oscar a la mejor película extranjera (y motivos hay para que se lo dieran incluso, en este exacto momento, no cinematográficos) si no contase con fuertes contrincantes (la ya premiadísima y de pronto estreno –por cierto, no te la pierdas- En tierra de nadie -acaba de triunfar en la entrega de los Globos de Oro-, sin olvidar Amelie...). Una pena que no lo reciba, ya que de conseguirlo sería un fuerte empujón para su conocimiento externo y la promoción de sus impresionantes actores. Me parece, insisto, una excelente película que cuenta, eso sí, con el que es (con toda probabilidad) el mejor guión del año. Y con unos actores (Darín, Alterio, Norma Aleando) que quitan el hipo. Son igualitos a esos vecinos o esos paseantes de mi (o tu) ciudad. 

"Intimidad" ha llevado una saludable polémica a la redacción: Chéreau puede provocar de todo menos indiferenciaAmada Ángel

Pues sí, Intimidad, es un filme polémico. En tu “Encadenados”, que es el nuestro, ha habido sus más y sus menos, como se expresa en este número. Es decir, a unos le gusta (y mucho) a otros algo menos y a otros nada. Esa es la grandeza de una película nacida (pero en otro sentido al que se encuentra en Haneke) para provocar. Eso está bien ya que a nadie le deja indiferente. A mi (con reservas) me ha interesado mucho. Y no creo que se parezca demasiado al “tango” del señor Bertolucci (la historia de dos desconocidos encontrándose para amarse no es exclusiva de aquel filme). En muchos momentos (algo que ya no me ocurre con frecuencia en cine) me ha hecho tilín, me ha enganchado profunda y profusamente. Nada menos que un francés, Chéreau, hombre de teatro, haciendo una “peli” sobre angustias vitales, aburrimiento y desarraigo. Como si proviniera directamente de la visión de un Bergman o de un Antonioni. Tamaña enunciación, a estas alturas de la historia del cine (donde sólo se lleva la prisa y lo light), resulta, al menos, digna de ser defendida. Pero hay muchas más cosas como el senti- juego con el tiempo o el excelente movimiento (necesario) de una cámara a mano. Ella, la “prota”, ya había velado armas con la pesada señorita Campion (Un ángel en mi mesa) o con el curioso señor Winterbottom (Bienvenido a Sarajevo). Por si entonces se tenían dudas es una estupenda actriz. Algo que consigue a base de naturalidad a partir de un rostro cotidiano casi vulgar. Merece la pena adentrarse por los rincones del amor que Chéreau ilustra.  

Martina Alegría

No es extraño que El experimento (no apta para determinadas sensibilidades) te haya recordado al cine de Haneke (al que le ocurre ídem). Y es que su visión me hizo vislumbrar lo que el austriaco-alemán hubiera hecho y entonces me sentí más “violentado”. Desde luego no es una “peli” apta para cualquiera y menos para (¿o quizás por eso debería ser de visión obligada para ellos?) los seguidores de ese aberrante concurso de “Gran Hermano”. Un filme estupendamente narrado a pesar incluso de sus salidas de tono (el asunto de las gafas grabadoras, la historia de amor...), y que demuestra lo que puede ocurrir cuando a alguien se le otorgan las prebendas del poder, El experimento, en forma parecida, fue realizado por una Universidad y de otras maneras (y con otros fines) fue exportado a otros lugares. Sirvió, por ejemplo, en una escuela para demostrar a los niños y niñas lo que es y significa el racismo. Lo que no se cuenta es los traumas que causaron a los tiernos (y tiernas) infantes. En muchos casos hubo que cortar la experiencia y en ningún caso se llegaron a los resultados que la película presenta. Me quedo con su potente narración,. La atmósfera, la idea, la definición de algunos personajes y con su fuerza narrativa (parabienes para Oliver Hirschbiegel, su director) impropia de los, por en general, plúmbeos directores alemanes. La lastima es que la “peli” la hayan quitado enseguida de los cines donde se proyectaba (incluso su estreno se fue atrasando constantemente). Y es que la película da miedo de verdad. Es terrible pensar dónde puede llegar el hombre cuando se lanza a... 

Pese a que a gustado a ciertos "críticos", para nosotros "A mi madre le gustan las mujeres" es una muestra más de la ilógica narrativa de nuestro cine actualDaniel Caparrós

O sea que eres de la trouppe esa que “babea” con A mi madre le gustan las mujeres. Seguro que eres un tragaldabas de series televisivas o amigo de las autoras (es un decir) de este torpe engendro donde todo está descafeinado. Los personajes son inexistentes, los chistes eran mejores en las comedias españolas “antiguas”, el tono rompedor es una ilusión. Como en cualquier comedia televisiva lo único que se acumulan son situaciones extravagantes (y nada digamos de los que deambulan por la pantalla) para llegar a un final de “viva nosotros” que somos estupendos y hemos alcanzado la felicidad. Y vosotros, espectadores, paganinis engañados podéis iros a... Otro engaño más de nuestros (nuestras en este caso) directoras incapaces de transmitir la más elemental de las lógicas narrativas. 

Aitzol (de Bilbao)

Nada tranquilo, lo anterior no va por ti. Una persona que nos lee tiene, naturalmente, que ser inteligente. Así que aplícate en el rodaje de ese filme que estamos deseando ver y en el que cuentas con buenos actores. Tratamos de  buscarte todo lo que nos pides (unas pelis de Yimou que necesitas para el rodaje), estamos seguro (nos falta una) que cumpliremos (en gran medida) con tu petición. Hasta estábamos dispuestos a pedir al bueno de Zhang que vaya a visitarte, pero seguro que está rodando (aparte de que sólo conoce el chino de China). Nuestros lectores son lo primero y se merecen todo. Esperamos que nos avises de la premiere de tu película. Desde Valencia (a Bilbao) con amor. 

Lola Herráiz

Nos mandas parabienes por la revista, que habías perdido en los recodos de su primera etapa, y nos envías además de parabienes (gracias) un artículo (más gracias) sobre El mar. Villaronga es uno de esos directores inclasificables, que juegan a favor de la libertad personal y creativa. Raras “avis” en la honda de los Guerín, Ungría y... pocos más. Nos dices, desde tu querida Salamanca (y ahora más vestida con los bellos ropajes de la Ciudad Cultural 2002), que eres una entusiasta del cine español. Nosotros sólo sufridos sufridores, que ya es. ¿Conoces el cine español de los años 50 y 60 del, naturalmente, siglo pasado? No, pues echa, si puedes, un vistazo a películas destacadas y medias y descubrirás que aquel cine era más importante de lo que se dijo. Incluso, el de ahora tiene mucho que envidiarle. Pero bueno, lo importante es que sigas viendo, y escribiendo de cine, que apoyes el poquito cine bueno que se hace por acá y que sigas con ese programa de cine (y bandas sonoras) que llevas en una radio local. Recojo los recuerdos que me envías tuyos y de tu familia. Y es que, mira por dónde, hace unos años paseando por Salamanca con nuestro dire conocí a tu padre, Guillermo (el “Guillén”), médico y experto conocedor de la ciudad, como me demostró en aquel paseo. Mi director me dijo luego que conocía todo lo conocible y no conocible de la ciudad. Así que ya lo saben: cuando vayan a Salamanca pregunten por “el Guillén”. Si tienen suerte y dan con él, les enseñará amigablemente la ciudad. Y es que el que quiera saber de Salamanca, como se dijo en un articulo aparecido en un periódico de la ciudad, que busque al Guillén. Lola, te devuelvo el saludo que hago extensivo a los tuyos. Espero que Guillén me enseñe, al volver a Salamanca, más cosas de esa ciudad nunca suficientemente conocida. 

"Harry Potter" también ha servido como ópera prima a alguno de nuestros lectores. Además, figura por derecho propio entre las mejores del año en el apartado de bandas sonorasPatricio Ruiz Jr.

Otra aportación que es nueva a medias. Nada menos, que eres el hijo de uno de los amigos de nuestro dire. Además, en este caso tu padre, como nos hace saber Adolf,o colaboró con él en el pasado –largo y tenebroso- en varias tareas cinematográficas, y también ha escrito en nuestra, y tu revista, Encadenados. Adelante Patri junior, a seguir con el regusto por el cine. Nos alegra también que te haya entusiasmado tanto El hijo de la novia como nuestra crítica. A seguir adelante en todo y con todo.  

Victoriano Feito

Pues sí, una pena de colección la lanzada a bombo y platillo por “El Mundo” para conmemorar no sé qué de cine histórico. El lanzamiento de la colección supone el implicar a los lectores en una “amañada” votación donde todo estaba previsto, incluso mucho antes de sacar el primer anuncio en prensa. O sea que el listado de todos los títulos estaba hecho y muy hecho desde hace meses. Lo del primer título ofertado es otra cosa. Te aseguro que este número sobre Coppola, y el siguiente, nada tienen que ver con la aparición de El padrino, que por cierto no es el cinematográfico pero sí de Coppola. Me explico. Coppola realizó un montaje cronológico, pero sólo de las dos primeras partes, destinado a su exhibición por televisión. El presentar el montaje de forma lineal se debió, sin duda, a la presencia (frente a la caja tonta) de públicos más comodones. Esta versión es la ofertada en las colección de marras con lo que, por lo demás, se ha eliminado la tercera parte, que nunca se remontó para la televisión. O sea que el primer título de la colección de cine histórico (?) ha ofertado a los lectores, que intenta convertirse en vidente, el montaje televisivo, remacho que es del propio Coppola, de las dos primeras partes en tres vídeos... Pero eso, a pesar de las apariencias, no son los tres padrinos. 

Eliseo Sereno

Si, Ghost world se basa en un comic (tebeo, para entendernos) de culto. El autor es Daniel Clowes, un fiel seguidor de la escuela underground de su dolorido país. Una América, la reflejada en sus “monigotes”, distante de la gloriosa exaltación a la buena vida y prosperidad. Se trata de un mundo de freaks demostrativos de la suciedad, pobreza (de todo tipo) y estupidez de unos seres que se encuentran en “un mundo fantasmal” por inhóspito e increíble en su engreimiento. La “peli” a ti te ha parecido maravillosa. A mi algo menos, pero, sin lugar a dudas, es muy superior a cosas tan infladas como American Beauty, aunque no creo que guste (y viceversa) a los que la aman. Aquí no existe la moralina, ni los buenos sentimientos (a pesar de los pesares), ni la poesía barata que endulzaba la vida de aquellos arrogantes seres (por trascendentes, incluido el director). Los de aquí no tienen nada de eso. Son terribles imágenes de un mundo que nada tiene de bonito. Sentimos deseos de huir de todo lo que huela a ese “mundo fantasma”. Ojalá todos los títulos que se denominan “denunciatorios” tuvieran la desfachatez de este, documentaran de forma tan preclara la decadencia de una sociedad. Por supuesto su “desnudez” le han impedido convertirse en el éxito que supuso aquella “bella América” (ya, ya sé que se refería a una clase de rosas). Pero también aquella fue exitosa porque no llevaba vitriolo en sus imágenes sino falsas apariencias de progresismo (con perfume aburguesado). Esta pequeña e interesante “peli” de Terry Zwigoff merecía ser descubierta por todos los amantes del cine o los que desean conocer un poco mejor la “sociedad” (y la suciedad) norteamericana. Probablemente sus autores no serán admitidos por los poderes fácticos de la América profunda. Un filme, pues, que defiendo y que cuenta además (en un papel más “real”) que una de las actrices de American Beauty, la sorprendente Thora Birch. Cómo decirte que me parece estupendo que te haya gustado y que lo recomiendes... Y hazlo con la cabeza muy alta. Serían necesarias más “pelis” como ésta.

 

 
Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA