Principal
Arriba

Guerrilleros de la memoria
La España de las ilusiones
Imitaciones, copias, coincidencias
Calle Mayor junto a la Catedral
Mentiras, cobardías, silencios
El cine de Bardem
Señora necesitada busca...
Ficha completa de Calle Mayor
Bibliografía sobre Calle Mayor

IMITACIONES, COPIAS Y COINCIDENCIAS EN EL CINE DE JUAN ANTONIO BARDEM

Por Mister Arkadin 
 

12. Y como era de esperar, ese inocente paseo concluye en la Calle Mayor, donde todos pueden ver a Juan e Isabel juntos... Ahora que todos los han visto ¿podrán seguir separados?1.- EL HOMBRE QUE QUISO SER ARTISTA

Juan Antonio Bardem tuvo claro siempre cuál iba a ser su futuro. Puede decirse que había nacido y se había creado en el teatro. Era la profesión de sus padres, sus tíos. Pero, además, venía de lejos. Y parece ser que continuará durante muchos años. Gran parte de la familia Bardem sigue inmersa en ella. Basta citar a su hermana Pilar, a su sobrino Javier (ambos actores) o a sus hijos Miguel (director como él) y Juan (músico) para comprender la vena artística que aparece en los Bardem. Desde esa perspectiva es difícil pensar que su carrera universitaria le pudiera servir para mucho.

Cursó la carrera de Ingeniero de Caminos al creer que no podía realizar en España los estudios de ingeniero de sonido, pero en cuanto pudo se dedicó al cine: su gran vocación. Escribió guiones que presentó a algunos concursos sin que pudiera conseguir el premio consistente en rodarlos, ya que siempre quedaba en segundo lugar. Tampoco le sirvió de mucho el tener facilidad (por su familia) de acercarse a directores de cierto prestigio. Ninguno le abrió las puertas para intervenir en algún rodaje. Tuvo que ingresar en el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas (I.I.E.C.E) para unirse a la profesión. Allí, durante la carrera, conoció a Luis García Berlanga, Florentino Soria, Agustín Navarro...  Se conocía al grupo como los cuatro mosqueteros, buenos conocedores y amantes del cine. El grupo, aún en la Escuela, escribió conjuntamente un guión para una película que iba a dirigir en Ibiza Serrano de Osma. Un guión que Bardem escribió en solitario consiguió el segundo premio en un concurso organizado por la productora Cifesa. El título era El cielo no está con nosotros que sería años más tarde el punto de partida de Cómicos.

13. Los amigos de Juan, como siempre, frente al billar. Comentan lo que han visto. Y alguien tiene una idea...Los primeros guiones escritos por Bardem se encuentran influidos por el neorrealismo italiano, cuyas principales películas había conocido, junto a sus compañeros, asistiendo como afortunado espectador a un ciclo de cine italiano “actual” organizado por el Instituto Italiano en Madrid. Se proyectaron películas de De Sica, Rossellini, Visconti... Aquel cine le apasiona: Se trata de una nueva forma de mirar, de “apresar” la realidad. Ese comienzo no es obstáculo para que siga viendo, y disfrutando, muchas películas del buen cine americano.

El recién descubierto cine italiano les hace vislumbrar las posibilidades hacia su futura labor. Una huella que se encuentra ya en algunas películas españolas como La calle sin sol (1948) de Rafael Gil, Surcos (1951) de Nieves Conde o Día tras día (1951) de Antonio del Amo, escritas con letras que se acercan a las neorrealistas. Berlanga y Bardem tiznan de espíritu italiano su primer título realizado a dúo. Se trata de Esa pareja feliz (1951) aunque en realidad, por momentos, parezca acercarse más a un neorrealismo de corte sentimental en la línea de Cuatro pasos por las nubes de Alessandro Blasetti. Se mire por donde se mire el primer filme de Berlanga y Bardem es un título imprescindible de nuestro cine aunque, en aquellos años, fuese mal conocido debido a su fiasco en taquilla. Algo parecido a lo ocurrido con anterioridad a Llovet Gracia con Vida en sombras (1947), y que volverá a repetirse en algunas importantes obras cinematográficas tales como dos realizaciones (de las tres que filma en España) de Marco Ferreri, El pisito, 1958 y Los chicos, 1959, en el debut de Carlos Saura, Los golfos ,1959, o en dos grandes, e ignoradas películas dirigidas por Fernando Fernán Gómez, El mundo sigue, 1963, El extraño viaje, 1964...

14. Para estos jóvenes sin futuro gastar bromas es su única forma de escapar a su miserable vida: ¿y si gastamos una broma a Isabel? ¿y si le hacemos creer que Juan está enamorado de ella?Después de la curiosa Esa pareja feliz, Bardem está a punto de codirigir junto a Berlanga un nuevo filme que han escrito en colaboración con el escritor Miguel Mihura. El sorprendente Bienvenido Mr. Marshall da alas a Berlanga pero ignora a Bardem como uno de los autores de aquel milagro. Tendrá que realizar aún dos películas (Felices Pascuas y Cómicos) para lograr su primer gran éxito en el festival de Cannes (el mismo en que triunfó Berlanga con Bienvenido Mr. Marshalll) con Muerte de un ciclista que recibe el Gran Premio Internacional de la Crítica. Su cine parece que va por buen camino.

2.- SIMPLES HOMENAJES O PEQUEÑAS Y GRANDES COINCIDENCIAS EN EL CAMINO A CALLE MAYOR

A Bardem varios críticos de aquí y de allá le han criticado con furor al afirmar que sus películas (en mayor o menor medida) son copias, al menos parciales, de reconocidos títulos de otros directores. En el caso de Esa pareja feliz las fuentes originales fueron, incluso, reconocidas por el mismo Bardem. Se repartían a parte iguales entre una película americana, Navidades en julio (1940),  y una francesa, Se escapó la suerte (1947). La primera dirigida por Preston Sturges procedía a invertir el típico esquema de las bienintencionadas comedias de Frank Capra (un realizador al que Bardem siempre le daba el calificativo de “abuelita” Capra por la forma en que convertía sus películas en amables cuentos). La segunda de Jacques Becker no se apartaba demasiado de una estructura neorrealista. De todas formas pocos criticaron aquí ante su estreno estas semejanzas probablemente porque se trataba de películas poco conocidas en España. Bardem incluso habla de la influencia (más discutible) de una tercera  película, Soledad (1928) de Paul Fejos. La única razón de esa semejanza se encontraría a que eran obreros los protagonistas de ambos filmes. De seguir ese dictado podríamos enunciar como una línea referencial del primer filme de Bardem a casi todos aquellos cuyos intérpretes principales pertenecieran al proletariado. De todas formas hay otra referencia que adorna más que sirve a Esa pareja feliz y se refiere al claro tono chaplinesco de alguno de sus momentos.

15. Juan, el señorito, no se decide a aceptar una broma tan pesada. Pero el entorno puede más que su integridad y acepta hacer creer a Isabel que se ha enamorado de ella. El drama ha comenzado.Será a partir de Cómicos cuando los ataques por plagio al director se acumulen. La referencia, en ese caso concreto, se trata de encontrar en Eva al desnudo y de hecho existe... en cuanto ambas transcurren en el mundo del teatro y cuentan el intento de ascensión a la fama de una joven actriz. Pero realmente en eso se terminan, desde el punto de vista temático, todas las identidades entre ambos títulos, ya que el oscarizado filme de Mankiewicz y el de Bardem siguen caminos diferentes. Eso sí, aquí y allá apareen algunas leves semejanzas (sustitución de la actriz principal, triunfo de la joven, ciertos secundarios...). Pero el final que en Eva al desnudo se insinúa circular es en Bardem un punto y seguido. Todo continuará igual ya que el éxito de un día no se corresponderá con su triunfo. La protagonista de Cómicos es todo menos una triunfadora y (menos todavía) una aprovechada como le ocurría a la joven de Eva al desnudo. Un ser el de la película de Bardem manipulado por los otros y cuya única posibilidad, para poder dejar de ser una actriz más, sería convertirse en la querida de un señorón. Si temáticamente se habla de las influencias de la película americana, formalmente también se tratan de buscar mortificadoras coincidencias. Por ejemplo en esos planos de la actriz en el escenario vacío tomados desde arriba. Discutible identidad admitida como forma inquisitorial en la condena del director. ¿Acaso se puede esperar otra cosa de un “inmundo” rojo?

En Muerte de un ciclista se vislumbra la absorción de otros mundos. Más ladino parece haberse vuelto el realizador ya que ahora su “inspiración” vuela hacia una película desconocida en España. Se trata de una película titulada Cronaca de un amore, 1950, del nuevo director Michelangelo Antonioni. Un nuevo valor del cine italiano que habla en sus filmes de las contradicciones y del “aburrimiento” de la burguesía. Casi, casi idéntico a lo que Bardem plantea por aquí. Desilusión frente al mundo en el que viven y miradas hacía otras nuevas expectativas. Éste, desde luego, no es un mundo perfecto. Pero, aunque se desconoce el filme original, los ataques arrecian contra Bardem: no hay que dar respiro a jóvenes como él que no desean otra cosa que implantar el marxismo en el paraíso en que habitan los españoles en la década de los cincuenta. Cómo si la guerra ganada al comunismo internacional para liberar el país del hedor de tamaña chusma no hubiera sido más que un juego.

16. Mientras, Isabel, ajena a lo que se avecina, observa cómo su imagen envejece: ya tiene 35 años... y sigue sin novio.En bloque los paladines del régimen franquista proceden a vituperar al director copión, máxime cuando en el festival de Cannes ciertos críticos también participan de la ceremonia lapidatoria. Entre ellos se encuentra uno de los niños terribles de la crítica del momento: el jovencísimo Francois Truffaut que escribe en la novedosa “Cahiers du cinema”, una revista de cine que empieza a reinar, entre sus compañeras, a nivel mundial. Truffaut parece tener algo contra el nuevo cine español ya que también Berlanga pasa a integrar su lista de monos de feria. Otros críticos por el contrario no opinan como Truffaut. Ven algo nuevo en aquella película de Bardem que se escapa a sus amores originales. No se trata, para ellos, de seguir a Antonioni. Como máximo habrá partido de él. El hecho de contar con la misma actriz protagonista, Lucia Bosé, no quiere decir absolutamente nada. El sentido (ingenuamente) político de la película del español no aparece ni por asomo en la “crónica” del italiano. Hoy el filme de Bardem (uno de los primeros ejemplos claramente políticos, desde una visión de izquierdas, presentes en el cine español del franquismo) se mantiene más como reflejo de una época en el conflicto de los personajes que por su metáfora de la lucha de clases. Desde ahí todo es demasiado elemental y hasta risible. Lo otro, el mundo que se quiere cambiar, el silencio de los intelectuales, la lucha personal entre el conformismo y la acción... es lo que sigue hoy siendo válido.

A continuación de Muerte de un ciclista llega Calle Mayor. Se vuelve a repetir lo anterior. La película casi clandestinamente llega al festival de Venecia. En principio, aprovechando que se trata de una coproducción, se parapeta bajo pabellón francés. Está a punto de lograr el gran premio del certamen pero por esas cosas (claros intereses) que ocurren, ese año el jurado deja desierto el premio. Bardem se tiene que conformar nuevamente con recibir el Premio de la Crítica Internacional. Escaso galardón para la que es quizás la mejor película realizada por el director español. Ahora lo metafórico no domina sobre la acción como en su filme anterior. Pero no por eso deja de ser una obra política. Lo es desde su claro planteamiento social.

17. Su existencia en casa, encerrada bajo el mandato cruel de su madre, no es muy distinta de la de los canarios que cuida con tanto cariño. (Y es que los simbolismos de Bardem abundan en toda la película.)Vuelven a hacerse comparaciones, a rebuscar en la memoria personal o de otros con el fin de encontrar las “copias” inflingidas por el díscolo realizador. No se parte en este caso de un argumento original ya que se pone al día La señorita de Trévelez. una obra del sainetista Carlos Arniches. Lo castizo y cómico de la obra teatral deviene en universal y trágico en la película. De aquella se toma exclusivamente el conflicto, o sea la apuesta de unos jóvenes para engañar a una solterona y hacerla creer que uno de ellos está muy enamorado de ella. La verdad es que la mayoría de los críticos, entonces y ahora, parecen conocer (sin que sea cierto) esta obra de Arniches por lo que los ataques van por otro lado y, como siempre, hacen referencia a la “chuleta” empleada por Bardem para su composición.

Nuevamente se vuelve a buscar y encontrar su “inspiración” en un filme (y un director) desconocido. Se trata ahora de Federico Fellini y de uno de sus primeros filmes, Los inútiles. El título del italiano define a sus personajes y puede también servir para los de Calle Mayor. Protagonistas aburridos que tratan de apagar su aburrimiento en los otros. Hay en Bardem, al igual que en Fellini, escenas nocturnas de cánticos etílicos, personajes dubitativos, gente que lucha entre quedarse y huir. Incluso existe en ambos casos el protagonismo de una ciudad de provincias pero en Fellini no existe el sentido socio-político que rezuma en Bardem. Se puede reconocer como máximo que la inspiración temática general del español proceda del italiano, pero nada más ya que incluso formalmente ambas películas son muy diferentes. El tono sencillo empleado por Fellini no encuentra eco en el dibujo pretendidamente barroco de Bardem. Rizando el rizo habrá incluso quien busque otros referente formales o estéticos en la fotografía, los contrapuntos entre la imagen y el sonido o la propia música (bastante floja por otra parte) de Calle Mayor que puede recordar en algunos acordes a la que Charles Chaplin utilizó para Candilejas (1952) que por cierto el genial cómico birlo al “l Concierto para piano y orquesta” de Tchaikovski.

3.- ...Y MIRANDO TAMBIÉN A LA CALLE MAYOR

¿Si Bardem puede imita determinadas películas por qué otros realizadores no pueden imitar las suyas? Durante años Bardem quiso posteriormente volver a  acercarse a “su” Calle Mayor. En realidad otra de sus grandes películas, Nunca pasa nada, realizada siete años después, significó el desembarco del director en un mundo provinciano cercano al que transitarán José Suárez y Betsy Blair en su falso idilio. Era un retorno falso si se quiere a aquellos seres transmutados en otros semejantes. Pero la pregunta del director (y la de muchos espectadores) podía mantenerse desde un interés argumental: ¿qué ha sido de Juan e Isabel, los protagonistas de Calle Mayor con los años? ¿Siguen viviendo, acaso, en aquella ciudad provinciana? ¿Han cambiado o son iguales que entonces? A pesar de las ganas, de un guión que probablemente existió, nunca realizó el pretendido, y esperado, Regreso a la Calle Mayor. De todas maneras sus trazos se encuentran en al menos en otras dos películas bastante cercanas al hoy. No va a ser Bardem el único imitador.

18. Y por si fuera poco, su criada, un personaje entrañable, pero que no deja de recordarle que... sigue soltera y parece obligada a seguir los pasos de su vieja madre.Los dos títulos en los que aparecen elementos comunes a Calle Mayor son En compañía de hombres y La mujer más fea del mundo. En este segundo título, realizado en España, la semejanza, o resolución, sería clara en cuanto el director, Miguel Bardem, es el propio hijo de Juan Antonio. El primero sería menos explicito por la lejanía, aunque no por el tema, al tratarse de una película norteamericana dirigida por Neil LaBute. En otros filmes se encuentra en algún instante meros homenajes explícitos por los que se trata de hacer “historia” sobre el valor del filme. Así en La vida mancha se pueden ver por televisión trozos de la película de Bardem, al tiempo que otra serie de hechos aislados nos recuerdan Calle Mayor:  encerramiento de unos personajes, gente que viene y se va, mujer sujeta a una serie de compromisos familiares, final tras la ventana...

¿En que se asemejan los títulos de LaBute y Miguel Bardem a Calle Mayor? Veamos: Neil LaButte embarcado en denunciar la hipocresía de una sociedad y en la repetición de unos determinados modelos (todo en sus filmes parece formar parte de un eterno retorno) encuentra en En compañía de hombres un tema afín al de Bardem. Se trata de la broma de unos hombres a costa de una solterona a la que intentan demostrar su (falso) amor. Pero debajo de esa línea argumental no existen mucho más elementos de identidad entre ambos filmes.

Por su parte la película de Miguel Bardem La mujer más fea del mundo es como el encuentro con la imposible Retorno a la Calle Mayor, ya que el argumento muestra, desde una frontera improbable de ciencia-ficción (¡) la venganza de una mujer enamorada ante la broma de que ha sido objeto. O sea es como si una Isabel vengativa emergiese del pasado para destruir a todos aquellos que quisieron condenarla para siempre a la soledad y el escarnio.

19. Isabel y su madre, prototipo de mujer castradora, camino de la única cosa que ambas pueden hacer libremente: ir a Misa todos los días.Es curioso como el hijo de Bardem en sus películas en solitario parece, por el momento, dar la vuelta, o profundizar, en los caminos que ha abierto su padre. De ahí que la mediocre Felices Pascuas se convierte en la grosería contestaría señalada por Noche de reyes. Y es que nada es lo que parece. O todo se repite sin que haya nada nuevo bajo el sol. Desde luego nunca lo serán los temas que sirvan de argumento a películas u obras de otro tipo. Son siempre viejos en su eternidad. Serán nuevos en cuanto sean dados, contados desde una nueva forma o estructura. Es eso lo que hace verdaderamente grande al artista. Por eso, por encima de dimes y diretes, las mejores obras de Juan Antonio Bardem son grandes a pesar de sus defectos. Grandeza que sin duda se encuentra en la hermosa y transitable senda por la Calle Mayor cuyos ecos, y dando “otra vuelta de tuerca” también suenan a lo largo de Carrie de Brian De Palma. Nada raro esta semejanza, incluido el baile anual de final de curso sobre el que se cierne la amenaza de descubrir la verdad. Aunque la película se base en una novela de Stephen King siempre De Palma ha jugado en su cine a realizar homenajes más o menos “descubiertos”, muchos de ellos, logrados con gran brillantez. Y, tanto mejor, si se centraban en la obra de Hitchcock.

   

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA