Principal
Arriba

Una carta a Patino
El castillo de la pureza
Berta-Paraísos-Octavia
Canciones para después...
Canciones para después... 2
Queridísimos verdugos
Caudillo
Madrid
La seducción del caos
Andalucía, un siglo...
Octavia
Gracias, Basilio

EL GARROTE VIL

(A propósito de Queridísimos verdugos)

Por Gloria Benito

La película es una exposición sutilmente subjetiva del garrote vil como siniestro instrumento de ejecución.Basilio Martín Patino prefiere llamar películas a todas sus creaciones cinematográficas, ya que no gusta de adscribir sus obras a un género determinado. Él dice de sí mismo que se siente “incordiador, no documentalista” y que no hay límites entre la ficción y el documental pues todo es cine, mensaje elaborado con imágenes. El conjunto de su obra así lo demuestra, dado el carácter descriptivo y expositivo de sus obras de ficción, que muestran aspectos internos e íntimos de los personajes, su peculiar percepción del mundo, mediante un conjunto de fotogramas y diversidad de materiales gráficos y cinematográficos “reciclados” y manipulados. La voz en off que conduce habitualmente sus narraciones de ficción acerca éstas al documental, lo cual explica la idea de este director de no distinguir los límites mencionados. Pero si atendemos a las convenciones al uso diríamos que Queridísimos verdugos es un documental, eso sí, singular y osado, tanto por el tema que aborda como por el lenguaje con que resuelve su contenido. En 1975 aún existe en España la pena de muerte, que no desaparecerá hasta 1977 con la aprobación de la Constitución. En ese contexto sociopolítico, Queridísimos verdugos no es sólo una valiente denuncia contra la pena de muerte, sino un alegato contra el terror, la guerra y la violencia.

La película muestra la historia y particularidades del garrote vil, lo que se constituye en hilo conductor de una exposición sutilmente subjetiva sobre este siniestro instrumento de ejecución. Para desarrollar su idea, el director utiliza varias voces: la del poeta Claudio Rodríguez conduce un texto en off que explica los rasgos y la historia del garrote vil, complementando así fotografías e ilustraciones. Otra voz es el triple relato de tres verdugos vivos que vierten sus impresiones, ideas y juicios sobre el execrable procedimiento y sobre los reos, sus circunstancias y los delitos que cometieron. Ésta es quizá la singularidad que más llama la atención y atrapa la atención del espectador, pues los verdugos o “funcionarios de Justicia” como prefieren calificarse, no sólo hablan de sus casos, sino de sí mismos y de los motivos que les llevaron a realizar su trabajo. En estos relatos descubrimos los aspectos más duros y negros de la España profunda durante la posguerra española y la dictadura franquista. Los tres evidencian con sus declaraciones la miseria y el hambre, la necesidad de sobrevivir y el analfabetismo de una sociedad dominada por la falta de libertad y la injusticia. Sus relatos se presentan fragmentados y complementados con imágenes de periódicos y fotografías de la época. También  las ilustraciones de las obras de Daniel Sueiro (El arte de matar y Los verdugos españoles) sirven a este propósito de mostrar escalofriantes detalles sobre los procedimientos de ejecución y la pena de muerte. La película incorpora además declaraciones de magistrados, abogados y psiquiatras que intervinieron en algunos casos, así como la exposición del genetista Andrés Sánchez Cascos que explica la asociación entre los cromosomas y la criminalidad. Como contrapunto, el verdugo expresa su convicción sobre la culpabilidad de los reos y la necesidad de las ejecuciones. De este modo, las voces y los puntos de vista se multiplican, se contraponen  y superponen en un collage de imágenes, textos y música, que articula una narración cronológica en un recorrido que va desde el pasado al presente y explora en la memoria personal y social las causas de la situación actual. La película es un viaje por la historia que no aparece en los libros, en el que se invita al espectador a recorrer un itinerario guiado por los verdugos, con los que visitamos pueblos y patios de prisiones, huellas de las tragedias que allí se vivieron. Lo trágico de las ejecuciones y sus terribles circunstancias El tono de objetividad de lo narrado queda traicionado ya desde el mismo título: "Queridísimos verdugos". contrastan con la naturalidad y frialdad con que los ejecutores dan su opinión y justifican su trabajo bebiendo vino o comiendo en una distendida tertulia. La descripción de cada caso finaliza  con el fragmento de prensa donde se da noticia de la muerte del condenado y se conforma así uno de los signos cinematográficos más recurrentes y plenos de significado.

El filme finaliza con el caso del “asesino de Gandía”, que se resuelve en la Navidad de 1971, próximo a los años de  edición de la película. Asistimos a las demandas de indulto y a la angustiosa espera de una familia pobre, analfabeta y condenada por la propia sociedad y sus leyes. Porque lo que queda claro es que los reos son víctimas de un sistema injusto. También son víctimas los verdugos en su simpleza y condición de seres marginados y obligados a su terrible trabajo por el hambre. Quizá lo que mejor exprese esta idea sean las palabras del doctor Velasco-Escassi, psiquiatra y testigo de una ejecución:  “... me sentí sucio..., sentí que todos éramos verdugos..., sentí que el único limpio era el reo”. La multitud de testimonios y documentos confiere a esta película cierto tono de objetividad que se traiciona ya en el título, en ese tierno, superlativo e irónico Queridísimos y algunas concesiones a la iconografía de la época como el pasquín de Jesucristo al que se busca como delincuente; los dibujos de los toneles de la bodega donde conversan los verdugos ante unos vasos de vino (un toro, una guitarra, la bandera de España y el perfil de su mapa en un recorte de periódico) trasladan al espectador a esa cultura de “charanga y pandereta”, como dice Machado. Lo terrible del tema tratado impregna la película de un pesimismo que se suaviza por el tratamiento formal y el carácter  descriptivo de las imágenes, lo que aporta cierto distanciamiento propio de la personalidad de su director. Claro que las últimas secuencias muestran el perfil de un tejado donde pasean las palomas. La película es abierta, establece un diálogo con los espectadores, incita a la reflexión. Que sean éstos los que juzguen.

 

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA