Principal
Arriba

Javier Aguirresarobe
Los géneros cinematográficos

UNA LECTURA FÁCIL Y SIN FARRAGOSAS CITAS

Un texto serio y a la vez ameno, la propuesta del profesor Rick Altman es, cuanto menos, atractiva

 

Título:

“Los géneros cinematográficos”

Autor:

Rick Altman

Editado por:

Paidós Comunicación

Barcelona, 2000. 332 pags.

 

Aún cuando esto de la lectura de libros sobre cine parece más bien un espejismo en nuestro país (se editan muchos títulos interesantes, pero ¿quién los lee?). Para responder a esta pregunta habría que mirar las encuestas publicadas en el último número de Nickel Odeón donde en las listas de lo libros más leídos, además de aparecer los más conocidos, hay una gran ausencia de otros tan importantes o más. He aquí un estudio muy interesante y hasta sorprendente de un tema nada accesorio en el estudio del fenómeno del cine: los géneros cinematográficos.

Rick Altman (profesor de Estudios Cinematográficos de la Universidad de Iowa y autor de The American Film Musical, especializado en el cine francés y la narrativa medieval) parte de la reflexión sobre las bases teóricas del concepto del género, bases establecidas desde Aristóteles, que no han sufrido posteriormente un gran desarrollo y se han aplicado a veces sin gran discriminación a distintas artes y ofrece una teoría semántica, sintáctica y pragmática sobre el concepto de género tan amplia que se podría aplicar a toda teoría de la comunicación.

El libro está dividido en doce capítulos enunciados con preguntas muy bien hechas, a veces sorprendentes, que corresponden al nivel de las respuestas que se explicitan a lo largo de los capítulos. Acaba con unas conclusiones de metodología de estudio del género cinematográfico y se remata con un apéndice de gran interés,  donde se presenta “una aproximación semántico-sintáctica al género cinematográfico” para poder responder acertadamente a esas preguntas corrientes: ¿qué es un género? ¿qué películas son de género? ¿cómo sabemos a que género pertenecen?

No está escrito con un nivel demasiado alto, lo que hace su lectura relativamente fácil y además el aparato crítico no cansa al lector de farragosas citas. Lo que hace un gran servicio para los intelectualmente interesados en el cine como fenómeno artístico, social e incluso, industrial.

Alex Sebastian

 
Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Volver al INICIO DE LA REVISTA