Tinta roja
Principal ] Arriba ] La ciudad está tranquila ] [ Tinta roja ]

 

Tinta roja

Esta es la historia de un joven periodista en prácticas, Alfonso, representado por Giovanni Ciccia, destinado a la sección de sucesos policiales, bajo la supervisión del veterano Faúndez ( Gianfranco Brero). El equipo se completa con el fotógrafo Escalona (Fele Martínez) y el conductor de la furgoneta de prensa, Van Gogh (Carlos Gassols). Lo que, en principio, es para Alfonso simple mal suerte por ser asignado a una sección periodística sin interés, se convierte en una fuente de aprendizaje y autoconocimiento, a medida que se desvelan las diversas personalidades de los coprotagonistas y de las circunstancias que los rodean.

Gianfranco Brero encarna de forma excelente al maduro Faúndez, personaje cínico y desengañado, brutal a veces respecto a sus métodos para conseguir historias truculentas y aprovechar el dolor ajeno con el fin de conseguir un buen reportaje que atrape a los lectores. En la misma onda están el resto de los personajes que integran el equipo: el fotógrafo Escalona también muestra sus habilidades y trucos para provocar situaciones dramáticas que le proporcionen buenas e impactantes fotos. Todo ello es corroborado por el simpático Van Gogh, el conductor viejo y arrugado, cuyas citas contundentes sintetizan la actitud de unos profesionales condenados a contemplar la cara más degradada e injusta de la sociedad. Pero esta actitud fría e interesada ante las miserias ajenas, el dolor, la sangre y el crimen, esconde otra personalidad tierna, humanizada y compasiva que se va mostrando paulatinamente al novato e inexperto Alfonso, a medida que se desarrolla el argumento y avanza la película, como si fuera una crónica o documental de estos reporteros de la muerte. Así, la historia contada se convierte en  fuente de conocimiento, tanto del mundo del periodismo como de la vida, para el protagonista. Es la narración de un viaje o proceso iniciático, a través del cual Alfonso alcanza la madurez que proporcionan el contacto con el dolor y la tolerancia que resulta de la compasión, como dice Faúndez. 

La película trasciende la mera historia documental para  ser otras muchas cosas. Transmite muchos mensajes y comunica sensaciones y emociones. Es denuncia social, pues los sucesos afectan sobre todo a los más débiles, a los marginados económicos, condenados a la sordidez ambiental y existencial. También denuncia la falta de escrúpulos de la prensa amarilla y sensacionalista. Pero, sobre todo, enseña y desvela el interior de los personajes, sus miserias y grandezas. A través del filme contemplamos cómo fluye la vida y los personajes crecen y se transforman. Sentimos su dolor, su fracaso, su desesperación y su ternura o sus miedos. Y eso es posible gracias a la maestría de un guión inteligente, con diálogos chispeantes, y a una dirección sobria que ha sabido sintetizar la vida en una historia de hora y media. Los actores, excelentes y la música popular, bien elegida para acentuar la tensión dramática y la emoción de cada secuencia. Una película para disfrutar y recordar.

Gloria Benito             

Tinta roja   

Perú-España.2000. 35mm. Color. 121 min. 

Dirección: Francisco Lombardi. 

Guión: Giovanna Pollarolo. 

Música: Bingen Mendizábal. 

Intérpretes: Gianfranco Brero, Giovanni Ciccia, Fele Martínez, Lucía Jiménez, Carlos Gassols.

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA