Enamorado de mi mujer (Amoureux de ma femme, 2018), de Daniel Auteuil

  22 Julio 2021

Vodevil pretencioso

enamorado-de-mi-mujer-0Película a mayor gloria de la comedia teatral light francesa. Cuenta los avatares del veterano editor Daniel (Daniel Auteuil), que por la calle se encuentra casualmente con su amigo Patrick (Gerard Depardieu) a quien no veía desde su divorcio. El caso es que, no sin titubeos por el temor a la respuesta de su mujer, Daniel le invita a cenar a su casa ese fin de semana.

Efectivamente, el sábado su amigo Patrick llega acompañado de su nueva novia Emma (Adriana Ugarte), mucho más joven que todos los presentes. Daniel, hechizado por la belleza de la joven, empieza a fantasear y abstraído, en su mente planea tener una aventura con la chica, mientras que su mujer Isabelle (Kiberlain) sospecha de sus pensamientos y ocultos deseos.

En el film, la aparición de la criatura joven y sensual actúa como catalizador y provoca una tempestad en los anfitriones ya maduritos, empujando sus creencias, despertando la frustración, los celos y la amargura. Toda la mecánica del vodevil está allí, si bien en la mente del escritor de la comedia, Florian Zeller, el interés no está tanto en lo que se dice como en lo que se silencia.

El asunto es propiamente de moral pequeñoburguesa en la cual la invitación de Patrick y su nueva y joven compañera Emma a cenar implica que ha acabado el viejo matrimonio amigo, lo cual ha puesto punto y final a la antigua y pacífica amistad de ambos maridajes. La joven y bonita Emma no se parece en nada a la esposa abandonada, y la nueva vida de Patrick provoca el cuestionamiento interno de sus anfitriones que, claramente, se han instalado en su rutina burguesa, con toda tranquilidad por lo demás.

La cuestión es que Daniel queda chocado con la joven y no tarda en iniciar un rosario de imaginaciones, ensoñaciones y fabulaciones, siempre vigilado de cerca por su esposa Isabelle, que sospecha acertadamente de sus lujuriosos y románticos pensamientos.

El director (y protagonista) de esta película es el veterano actor de cine y de las tablas Daniel Auteuil, que aborda con cierta gracia (solo cierta gracia) el libreto escrito por el popular novelista y dramaturgo francés Florian Zeller, quien hace la adaptación a la pantalla de su obra teatral de título L'envers du décor, de 2016, justamente escrita para que la interpretara Auteuil en París.

Daniel Auteuil plantea una narración filmada que nada tiene de original, pero en ella usa un atrayente equívoco. Esto es, intercala numerosos flashes de montaje que convierte en imágenes —a veces hilarantes, otras tediosas— los pensamientos del protagonista quien, cada vez está más ofuscado con la hermosura de la novia de su amigo.

enamorado-de-mi-mujer-1

Algunos de estos insertos duran pocos segundos, pero otros son más largos, incluyendo incluso secuencias enteras de largo recorrido. Como digo, al inicio estos flashes auténticamente oníricos son simples delirios mentales de corta duración, pero mediada la película se convierten en auténticos flashforwards cinematográficos, o sea, adelantos temporales del relato y, por tanto, cuasi reales.

Es una jugarreta que puede sugestionar al espectador y a la vez confundirlo. Pero esta dinámica sirve a director y guionista para salir fuera del restringido escenario de la acción (el apartamento de la cena), viajar, callejear y de paso reflexionar sobre la madurez, el tedio de la burguesía, la nostalgia de los mayores por el lascivo sexo joven, o sobre el ciclo de vida en que se encuentra el protagonista, ya avanzados los sesenta.

O sea, muchos subtextos de la historia que puede parecer que la enriquecen y que pretenden con poco éxito hacer cavilar al espectador sobre estos complejos asuntos. Pero no hay que negar cierta habilidad en Auteuil, pues consigue que el espectador nunca pise un terreno compacto ni sepa si lo que está viendo está o no dentro de la cabeza del protagonista, aunque la mezcla de realidad y fantasía es sin duda excesiva.

Bien la música de Thomas Dutronc, aceptable banda sonora y referencias a Tío Vania de Chéjov (cuya temática trata el deterioro de la vida, y los sentimientos de hastío provocados por la existencia mediocre de los personajes de la obra), esta película francesa con aires teatrales y momentos cómicos entretiene sin ser ni mucho menos redonda, más bien es mediocre. Goza de una estupenda fotografía de Jean-François Robin.

enamorado-de-mi-mujer-3

Sin duda es el reparto lo que mantiene a buen recaudo la cinta con una expresiva y magnífica Sandrine Kiberlain; Gerard Depardieu que nunca falla y está inconmensurable; Daniel Auteuil genial como siempre; y la española Adriana Ugarte está resplandeciente en la triple versión que presenta de su personaje, la real, la fantaseada por Auteuil y la versión de femme fatale ideada por la esposa de este: la Ugarte es toda una guinda para este pastel gabacho.

Yo diría para cerrar, que esta comedia peca de muchas cosas, tal vez por ese proyecto de llevar el teatro a la pantalla, lo cual la hace vulnerable pues tiene una estructura frágil que en el cine se paga con aburrimiento, al menos en algunas fases.

Además, intentar abordar la crisis de la edad madura con tan simples argumentos parece un insulto a la inteligencia. Los «vuelos pindáricos» (como dice Luchini) para mezclar ficción y realidad devienen montaje tramposo y confuso pues hace difícil entender en qué punto de la narración nos encontramos.

Y para colmo la enseñanza con moralina final es todo un cántico al cinismo, la hipocresía y a cierta resignación. Un happy end que quiere contentar al respetable. La cosa es si lo consigue o no.

Escribe Enrique Fernández Lópiz

  

enamorado-de-mi-mujer-2