San Fermín’19 (2019), de Daniel García

  11 Julio 2021

De cómo empaparse de los Sanfermines

san-fermin-19-0Los Sanfermines son una celebración histórica que data del siglo XII, cuando el núcleo urbano no excedía de la zona de Navarrería. Conmemora el martirio de San Fermín en la ciudad de Amiens, considerado primer obispo de la ciudad. Fue el obispo Pedro de Artajona quien trasladó una reliquia del santo en 1186 y desde entonces la devoción se fue consolidando entre los parroquianos.

El punto de partida es el 7 de julio tras el chupinazo y continúa hasta la medianoche del 15 de julio, cuando todos cantan: «Pobre de mí».

Excelente documental producido por Rainbow Pictures y bajo la batuta del director Daniel García. Yo diría que es un fiel reflejo de lo que son estas fiestas de Pamplona en las cuales, además de las carreras de los mozos tras o delante de los toros, toda la ciudad se convierte a Dionisos y el vino, la sensualidad y la expresión de la alegría e incluso algunos excesos, se apoderan de esta bonita ciudad.

Todo lo cual sabe captar con sabios encuadres este corto que no pierde hilo del jolgorio.

Un comienzo de primerísimos planos con el rojo de los típicos pañuelos sanferminescos. Toros, cabestros y mozos corriendo Estafeta abajo; bonito colorido de calles y jardines, y hermoso color donde se nota la excelente fotografía de Alexandru Olteanu que se viste de un nítido color esplendente para tan señalada fiesta.

La música folclórica del lugar, la procesión de San Fermín sacado a hombros, chicos y chicas exultantes, pero en general personas de todas las edades disfrutando, mariachis cantando rancheras, un músico callejero a lo Bob Marley, gigantes y cabezudos, y la bullanga nocturna rockera y estimulante.

Una cámara nerviosa arriba, abajo, al lado, contrapicados, tomas tambaleantes, como borrachas, con el tenor de una algarabía contenta de impulso y tintorro.

Creo que es un corto que sabe introducirnos en la fiesta pamplonica de modo tal que, aunque no hayas asistido nunca a ella, al acabar de visionarlo, la impresión es que te has dado un paseo y disfrutado del alborozado ambiente. Y esto es un mérito principal para un documental: que el espectador penetre en la realidad que retrata.

san-fermin-19-1

Esa es la idea, pues en un documental no suele haber personajes con los que identificarse, como en los filmes, pero sí hay paisajes, gente anónima, fuegos de artificio o, en este caso, la tensión de los astados con los que sí te puedes empapar. Sales de este vídeo de Daniel García bañado del clima radiante y de contentura tan propio de esta célebre fiesta popular.

Al fin, siempre he pensado que el género documental puede bien compararse con una puerta que una vez se abre, te introduce en algún mundo ignoto o conocido, pero que través de la cual se puede entrar, participar y vivir lo que allí hay.

Yo, particularmente, he podido vivir (casi) plenamente de la diversión, al punto que cuando salen unos señores dispuestos a dar buena cuenta de una barra de pan con vino y embutidos, he tenido la intención de alargar la mano y dar un buen mordisco a las viandas.

Enhorabuena a todos, sobre todo a Daniel García, por un documento que, aun sin música ni diálogos, te habla y te suena por dentro, un documento excelente sobre la fiesta que popularizara internacionalmente Ernest Hemingway, de quien por cierto vemos en el documento un sugerente dibujo en plena calle.

Escribe Enrique Fernández Lópiz

Puedes ver el documental íntegro aquí: