A 23 pasos de Baker Street (23 Paces to Baker Street, 1956), de Henry Hathaway

  20 Abril 2021

Estupenda película de suspense con protagonista invidente

a-23-pasos-baker-street-0Vi esta película en mi época adolescente en un reestreno, en pantalla grande, y ya nunca la olvidé: me marcó. Hay películas que dejan en uno huella, pues bien, esta fue una de ellas.

En este filme estadounidense se cuenta la azarosa y casual experiencia que vivE un dramaturgo norteamericano ciego. Es Phillip Hanon (Van Johnson), que vive en Londres y dicta a su magnetofón los diálogos de sus obras, que luego transcribe su mayordomo (Cecil Parker). En una de esas lo visita su novia Jean Lenox (Vera Miles), que viene de Nueva York, pero Hanon está resentido hacia ella; aunque al inicio la cosa no va bien, en el transcurso de la historia ella se queda con él y lo acompaña hasta el final.

Lo que sigue es que Hanon, en un momento en que se encuentra airado, va a tomar una copa a una taberna próxima regentada por una afable señora (Estelle Winwood). Mientras consume su bebida, separados por una mampara, es testigo accidental de una conversación a la que presta atención y que él interpreta como un plan de secuestro.

Tratando de no olvidar detalles, regresa a su hogar y graba lo que recuerda de la charla que ha escuchado. Cuando quiere denunciar el intento, la policía (Maurice Denham y Terence De Marney) no lo toma en serio y el mayordomo y la ex novia sugieren que pudo ser un malentendido. Después que no le hagan mucho caso, Hanon decide investigar por su cuenta el asunto.

El director Henry Hathaway, todo un veterano y cineasta importante, rodó con gran fortuna, desde mi modo de ver, este relato enérgico de misterio, tenso y con una brillante intriga psicológica. Y puedo afirmar que una vez que inicies el visionado, ya no te puedes levantar de la butaca. Es una película que atrapa.

Se trata de un sólido trabajo que se mueve dentro de pautas inequívocamente hitchcockianas, y que consigue crear, no sólo una atmósfera inquietante, sino también una admirable progresión del clímax de su intriga; sus méritos van más allá de una perfecta construcción.

Esta película, por cierto, ha sido comparada con La ventana indiscreta, de Hitchcock: si en aquella era un hombre con una pierna quebrada quien espía a sus vecinos con el objetivo de su cámara de fotos, fabulando historias truculentas, en esta el señor es invidente y escucha una conversación, con la cual se monta una historia en apariencia delirante que recuerda a la que dos años antes se montó James Stewart en aquella otra peli. Al igual que él, sufre también de cierta discapacidad que puede dejarlo indefenso ante el peligro. También, como en aquel caso, el protagonista dispone de dos personas que lo apoyan: su novia y su mayordomo.

El guion, muy bien trabado, es de Nigel Balchin, adaptación de la novela de Philip MacDonald, Warrant for X, de 1938. Estupenda la música de Leigh Harline que registra unos temas acordes a la trama desarrollada, dando de esta manera mayor intriga y emoción a esta historia potente y de gran emoción.

a-23-pasos-baker-street-4

Correcta fotografía en color y formato Cinemascope muy bien aprovechado, creada por Milton R. Krasner, un aclamado director de fotografía nacido en Nueva York. La puesta en escena y en general los aspectos técnicos son más que aceptables. Una magnífica ambientación y un frenético ritmo que avanza imparable, con su dosis justa de humor, para que no falte de nada.

En el reparto es meritoria la caracterización de Van Johnson, actor usualmente relacionado a comedias ligeras o películas románticas, aquí como un invidente amargado. Van Johnson da la talla, aunque, a decir verdad, nunca fue actor de mucho repertorio; pero esto es suplido por su presencia y su carisma.

Vera Miles es una bonita mujer que está convincente como Jean Lennox, la novia que siente por el protagonista un amor profundo. Muy bien Cecil Parker en el papel de Bob Matthews, el fiel mayordomo.

Y acompaña un elenco bien elegido y eficaz, con nombres como Patricia Laffan, Maurice Denham, Estelle Winwood, Liam Redmond, Isobel Elsom, Martin Benson y Natalie Norwick.

a-23-pasos-baker-street-1

A más de 65 años de su estreno, la película ha perdido algo del lustre de antaño. Pero sigue resultando interesante. Además, desde entonces a hoy, podemos hacer algunas interpretaciones más psicológicas.

Así, tras la trama y la bruma londinense podemos entrever que tal vez el objetivo de Hathaway no era emplearse en un caso criminal, sino más bien relatar la liberación y la retención de un hombre resentido y atormentado por su ceguera, una persona que se ha convertido en un ser insociable, que pretende evadirse de los afectos y amores con el alcohol, porque considera que el amor de su novia es por conmiseración o lástima.

Es una gran película de conversaciones misteriosas, de situaciones que hacen sentir el peligro, la policía de Londres avisando con el silbato de alguna pista, un amor difícil entre la pareja protagonista… y todo ello con personajes bien definidos y con un final que remata una historia en la que no cabe perder un segundo de atención.

Termina con el enfrentamiento con el asesino, en el apartamento a oscuras del protagonista invidente. Sobre qué pasó, nada diré.

Escribe Enrique Fernández Lópiz

  

a-23-pasos-baker-street-2