En la sombra (Aus dem Nichts, 2017), de Fatih Akin

  02 Mayo 2020

Déjà vu y película de venganza que no aporta demasiado

en-la-sombra-0Aborda Fatih Akin en esta película la presencia real y la maldad de células neonazis activas en Alemania cuyo afán primordial es acabar con gentes de otras razas o culturas y todo tipo de inmigrantes a los que consideran inferiores e indeseables. Son fanáticos que sólo traen muerte y desolación en su veneración a Hitler.

En la historia, Katja (Diane Kruger) vive felizmente con su esposo y un hijo habido de ambos. Él es un ex presidiario rehabilitado que se gana la vida honradamente hasta que un cruel artefacto explosiona ante su oficina muriendo en el acto él y su pequeño hijo. Cuando Katja se entera del atentado su vida se deshace.

No tarda mucho la policía en detener a los sospechosos, una pareja, él y ella, pertenecientes al movimiento neonazi. La consecuencia es un largo, complicado y penoso proceso judicial. Danilo (Denis Moschitto), que es el abogado y el que fuera mejor amigo del marido asesinado, llevará el caso como acusación. Pero finalmente la injusticia hace acto de presencia (injusticia justa: ante la duda, el beneficiado es el presunto culpable).

Lo que resta tras quedar absueltos los criminales y arrastrando Katja un penoso duelo, es el tiempo del resarcimiento. Un film en cual no hay un ápice de alegría. Es una película dura que relata y analiza unos hechos ficticios, pero que podrían haber sido veraces, pues aborda una realidad muy actual.

El director Fatih Akin consigue, con gran pulso narrativo y fuerza expresiva, trasladar al celuloide una trama muy cruda y penosa, un relato terrible que mantiene al espectador clavado a la butaca, a ver qué desenlace tendrá tamaña tragedia y despropósito criminal.

El guion está escrito por Fatih Akin, junto al colaborador de Rainer Werner Fassbinder, el veterano Hark Bohm. Es un libreto bien estructurado y formalmente impecable, de no ser porque presenta un suceso dramático que hunde la vida de una mujer, sin que a ello aporte nada nuevo.

Es decir, que puede dar la sensación de que estamos viendo algo que ya hemos visto docenas de veces antes; se antoja una especie de déjà vu donde no hay innovación en el transcurrir de la trama, con relación a otras cintas equivalentes: asesinato, investigación, juicio fallido y venganza. O sea, estructura sabida y asumida por muchos aficionados. Hay que decir, y al final me referiré a ello, que la parte última, la de tomarse la justicia por propia mano, puede sumir al espectador civilizado en ciertas y razonables dudas morales.

Me ha parecido buena la música de Josh Homme y tiene una fotografía meritoria de Rainer Klausmann, junto a una puesta en escena impecable «eficaz, siempre a la velocidad necesaria, con un buen uso de la banda sonora y de los silencios» (Marín Bellón). Y la curiosidad de que, en un punto del film, en diez minutos, pasan más cosas que en varios largometrajes juntos.

El aspecto más destacable de la película es la interpretación de Diane Kruger, la primera que hace en su país natal y en su lengua materna (alemán) y diría que uno de sus mejores trabajos en la pantalla; la Kruger hace gala de un repertorio interpretativo admirable, aportando a su personaje un variado gradiente de matices que van del sosiego a la ira, de la ternura a la violencia, pasando por el duelo, la desesperación y el ansia de desagravio.

en-la-sombra-1

Diane Kruger consigue hacer un papel absolutamente creíble, consiguiendo que el espectador llegue a empatizar con los desgraciados acontecimientos que visiona y que atañen a la protagonista. No en vano consiguió el premio a mejor actriz en el pasado festival de Cannes.

Denis Moschitto es el segundo mejor actor como abogado en la causa; sabe estar en su posición de letrado y también como hombre comprometido con la causa justa y que ampara a la deshecha viuda; personaje en el cual Moschitto «ofrece una perturbadora lección magistral sobre los matices que pueden contravenir una condena que parece evidente» (Costa).

Acompañan muy bien otros actores como Numan Acar, Ulrich Tukur, Johannes Krisch (terrible abogado defensor, un villano muy bien interpretado), Siir Eloglu, Jessica McIntyre, Ulrich Brandhoff y Samia Muriel Chancrin.

Me ha resultado muy chocante el final del film, el que abre el espacio a la venganza, pues aunque Boyero diga «entiendo la decisión de la acorralada víctima», sin embargo el epílogo de la cinta bordea el maniqueísmo para llegar a un desenlace que es ad pédem litterae, la denominada Ley del Talión, principio del «ojo por ojo y diente por diente» que ya aparece en el Código de Hammurabi (siglo XVIII a. C.) y posteriormente en el Antiguo Testamento en la Ley de Moisés, principio que como sabemos quedó abolido por Jesucristo en el denominado Sermón de la Montaña y las Bienaventuranzas (Mat, 5, 6 y 7).

en-la-sombra-2

Por eso, para nuestra civilización el dilema moral que plantea puede causar incomodidad y resultar primitivo e indecente. A veces el cine ha reflejado, sin duda más toscamente, esta temática de la venganza ciega.

Puedo incluso recordar aquí un cine ochentero como el de Winner, protagonizado por Bronson: Yo soy la justicia, 1981; El justiciero de la noche, 1985; o, de J. Lee Thompson, 1987: Yo soy la justicia II. Pero era algo de mal gusto como poco.

No estoy de acuerdo por lo tanto con que escribe Qim Casas: «Mejor la primera parte, previsible la segunda y coherente la tercera». De manera que a mí particularmente no me ha agradado la acción de la retaliación —en forma de micro relato itinerante—, y menos la manera de llevarla, la cual resulta epatante pues, además, como todos sabemos: ¿qué queda tras la violencia? ¿Y tras la venganza? Sin duda la nada, el vacío más absoluto y desolador, punto en el que confluye el film.

Premios y nominaciones en 2017: Festival de Cannes: Mejor actriz (Diane Kruger). Globos de Oro: Mejor película de habla no inglesa. Critics Choice Awards: Mejor película de habla no inglesa. Satellite Awards: Nominada a mejor película habla no inglesa y actriz (Kruger).

Escribe Enrique Fernández Lópiz

en-la-sombra-3