En la muerte de Budd Schulberg

  12 Agosto 2009

Coletazos del maccarthismo
Escribe Mister Kaplan

Budd SchulbergBudd Schulberg murió el 5 de agosto de 2009. Su principal labor en el mundo del cine se encuentra unida a la persecución del senador McCarthy de los años cincuenta, aquella por la cual cualquier artista que hubiera tenido relación con grupos izquierdistas era puesto bajo sospecha de antiamericanismo.

Los juicios del Comité de actividades antiamericanas se cebaron claramente en Hollywood. Había que delatar a compañeros peligrosos o verse envueltos en un grave proceso que podría llevarles a la cárcel o a ser expulsados de sus trabajos. Algunos optaron por marcharse a otros países para seguir haciendo cine, como fue el caso de Joseph Losey o Jules Bassin; otros escribieron títulos firmados por otras personas, tal como muestra la película The front (La tapadera) de Martin Ritt; al mismo tiempo hubo compañeros que decidieron escribir bajo seudónimo, como fue el caso del guionista Dalton Trumbo, que incluso ganó el Oscar por El bravo bajo nombre falso; y, en fin, varios decidieron denunciar a sus compañeros. Fue el caso de directores como Dmytryck, Kazan... o de guionistas como Budd Schulberg.

Elia Kazan y Marlon Brando en 'La ley del silencio'

La ley del silencio

Kazan y Schulberg, amigos ambos, habían flirteado con el Partido Comunista norteamericano. Los dos mancharon su carrera de compromiso y de rectitud con su delación de compañeros en el partido, que en el caso de Budd tuvo lugar en 1951.

Lo curioso es que Kazan y Shulberg quisieron defenderse por lo que habían hecho realizando una película, que fue un canto a favor de la necesidad de delatar. Así nació la película La ley del silencio en 1954, que no sólo por sus meritos sino también por lo que significaba recibió el Oscar al mejor guión.

Malos tiempos aquellos de la Caza de brujas. La vendetta preñada por Budd y Elia ocultaba muchas de las buenas cualidades de un filme muy interesante tanto en ambiente como en historia y unos personajes maravillosamente interpretados por grandes actores y actrices, como fueron Marlon Brando, Eva Marie Saint, Karl Malden, Lee J. Cobb... El título español muy alejado del original, On the waterfront, explicitaba por si no quedaba claro el tema del filme.

Budd Schulberg declarando durante la Caza de brujas

Esta historia de la delación persiguió durante toda la vida tanto al director como al guionista de aquel filme. Elia Kazan trató de defender su postura incluso en su ampulosa bibliografía. Antes de su muerte se encontró con la cerrada enemistad, por aquel hecho, de muchos de los profesionales del cine. Fue cuando se le concedió un Oscar honorífico por su importante obra como director. Aquel premio le fue otorgado en un clima nada tranquilo, entre muestras de reprobación y afecto. Muchos años después, la profesión seguía recordándole a Kazan su nefasto proceder.

Schulberg no fue con el paso de los años tan categórico como Kazan ante aquel oscuro episodio de su vida. Sin mostrarse arrepentido por lo llevado a cabo, pero tampoco orgulloso, Budd hablaba de "sentimientos encontrados" al referirse a su delación. Cuando en una visita a España en 2006 fue preguntado por aquellos hechos (algunos críticos escorados hacía la ultraderecha hoy intentan negar aquella persecución) respondió: "Lo vivido entonces fue terrible. La lista negra era real... ¿Qué más puedo decir?".

'On  the waterfront' (La ley del silencio) ha permanecido como su éxito perenne

Fitzgerald, su obra

Nacido en 1914, era hijo de uno de los productores de la Paramount, R. P. Schulberg, lo que sin duda le abrió las puertas de Hollywood. Vivió la época dorada de la meca del cine. Siendo un joven guionista trabajó con Scott Fitzgerald. De aquel encuentro entre el viejo escritor y el joven guionista surgió un libro, El desencantado, una excelente visión del Hollywood de los años treinta y en especial del autor de El gran Gatsby y El último magnate (libro sobre uno de los grandes productores de Hollywood, que sería uno de los últimos filmes que dirigiría Elia Kazan), reconvertido en el libro en Manley Halliday. Sobre él, sobre Zelda, la mujer de Fitzgerald, y sobre el mundo de Hollywood habla esta interesante radiografía hollywoodense.

'¿Por qué corre Sammy?', su primer libroEntusiasta del boxeo, sobre el que escribió el guión de una atractiva película, Más dura será la caída (1956, de Mark Robson), casado cuatro veces, tuvo cinco hijos, fue un gran amigo de Robert Kennedy, al que acompañaba junto a otros amigos (uno de ellos era John Frankenheimer) el día que fue asesinado. Para él, el mejor actor del gran Hollywood fue Cary Grant.

Fue periodista, guionista y novelista. Su primer libro, ¿Por qué corre Sammy?, supuso su alejamiento del Partido Comunista.

En los primeros guiones en los que intervino no fue acreditado, entre ellos: Ha nacido una estrella (1937) o La reina de Nueva York (1937), ambas dirigidas por William A. Wellman. También colaboró en el documental 7 de diciembre (1943) de John Ford. Otra de las películas importantes en las que intervino como guionista fue Un rostro en la multitud (1957) dirigida, como La ley del silencio, por Elia Kazan,

Su trabajo sobre todo se desarrolló en televisión, para la que escribió numerosos guiones.

Intentó dirigir cine pero no lo consiguió. La única película que comenzó fue acabada por Nicholas Ray. Se trataba de Muerte en los pantanos (1958) cuyo guión también escribió Budd.

Con su muerte desaparece uno de los últimos cineastas que tuvo que ser, a su pesar, uno de los protagonistas de la tristemente celebre Caza de brujas.

Budd Schulberg incluso empezó a dirigir una película... que fue finalizada por Nicholas Ray