Godzilla vs. Kong (3)

  31 Marzo 2021

Un combate de proporciones estratosféricas

godzilla-vs-kong-0De todos es sabido que King Kong y Godzilla, a los que ya habíamos visto por separado causando estragos y terror a su paso, comenzaron a unir sus destinos en 2014, cuando Warner empezó el camino para crear una saga que ahora conocemos como el MonsterVerse: Godzilla, tras la cual luego vino en 2017 Kong: La isla Calavera y, en 2019, Godzilla: Rey de los monstruos, donde ya vimos el potencial y poder de Godzilla.

Ahora, tras haberlos conocido por separado, es la hora de juntarse para el combate definitivo entre ambos titanes, Godzilla vs. Kong, la cual hay que decir que es más que obligado verla en pantalla grande para poder disfrutar en todo el esplendor de imagen y sonido que nos ofrece el filme de principio a fin.

Las leyendas chocan en Godzilla vs. Kong cuando estos míticos adversarios se dan cita en un titánico combate para todas las edades, mientras el destino del mundo pende de un hilo. Kong y sus protectores se embarcan en una peligrosa misión para encontrar su verdadero hogar, y van acompañados de Jia, una joven huérfana con la que ha creado un vínculo muy especial. Pero de repente se cruzan con un Godzilla enfurecido, que va dejando a su paso una estela de destrucción en todo el mundo. El épico choque entre ambos titanes, instigado por fuerzas invisibles, solo es el comienzo del misterio que se esconde en las profundidades de la Tierra.

Durante décadas, los titanes cinematográficos Godzilla y Kong han tenido sus propias aventuras en la pantalla… hasta ahora. Godzilla vs. Kong es una película donde se desarrollan acontecimientos de tamaño monstruoso, con sentimientos, humor y grandes dosis de acción para trascender el género. Esta eterna rivalidad alimenta una aventura épica que tiene lugar por todo el mundo para que estas dos fuerzas de la naturaleza, más poderosas que nunca, se enfrenten cara a cara y puño a puño en tierra y mar en una batalla para restablecer el equilibrio en la Tierra.

Hay que destacar que la película es un verdadero espectáculo tanto visual como sonoro, siendo la mejor de toda la saga MonsterVerse que se ha inventado Warner, pero además de saber lo que vas a ver —porque no hay que ser un lince para descubrirlo— está muy bien estructurada porque te va llevando poco a poco a lo que es la batalla entre las dos criaturas, mientras vemos el viaje de aquellos humanos que intentan proteger a Kong de lo que todos quieren evitar, mostrando la conciencia de unas criaturas que nunca imaginaríamos que tuvieran, llegando a quererlas como mascota o protectoras en lugar de destruirlas como en un principio estaba previsto.

Hemos visto a Godzilla y a Kong luchando para sobrevivir y salir adelante en sus propios mundos, como campeones de peso pesado que han sobrevivido a todo. Aunque esta es también una historia que se sostiene por sí misma, independientemente de las películas anteriores. Ambas criaturas cuentan con personajes humanos inteligentes y empáticos que luchan por ellas de forma que se vuelven heroicas y resulta fácil identificarse con ellas.

La película no solo promete intensas batallas entre estos dos gigantes, también deslumbra por la emoción, las risas y algo de misterio, porque al principio vemos que Godzilla empieza a atacar ciudades de forma muy extraña, aparentemente al azar, y sin saber por qué, mientras vemos que Kong lleva décadas viviendo en la inexplorada isla Calavera donde los científicos lo han estudiado. Ya no es un adolescente, ahora ha crecido y es más grande, más audaz y más rudo que nunca. Porque Kong y Godzilla están humanizados no solo por sus propios actos, sino también por los personajes de la historia que trabajan sin descanso para garantizar su supervivencia y su seguridad. Que sean héroes o villanos lo decidirá siempre el ojo del observador, es decir, el espectador.

Tanto el director Adam Wingard como todo el equipo han flipado bastante y han dado rienda suelta con el nivel visual y sonoro para que el espectador disfrute en todo su esplendor, incluida una gran referencia a Pacific Rim, con lo que parece ser una especie de deriva, pero no quiero destripar nada. Si acaso, recordar que la película iba a ser una batalla campal de principio a fin, sin ningún tipo de trama ni guion, sin embargo, además de ver lo que todos los fans queremos ver como es lógico, también hay una trama detrás que es de lo más interesante para conocer por qué estos dos titanes son lo que son.

godzilla-vs-kong-5

Muchas de las preguntas que quedaban pendientes, tanto en Kong: La isla Calavera como en Godzilla: Rey de los monstruos, quedan resueltas y la estructura es perfecta, al presentar poco a poco a las criaturas y a los diferentes personajes, porque al igual que Kong y Godzilla tienen sus momentos en pantalla, también se centra en otros personajes de carne y hueso para crear sus tramas.

De esa forma, han sacado a la luz las capas emocionales y las conexiones tanto de Godzilla, a quien el público ha visto en batallas contemporáneas, como de Kong, que vimos por última vez en la era posterior a la guerra de Vietnam. La organización secreta Monarch sigue dedicada al bienestar de ambos, y las fuerzas externas siguen funcionando. De esa forma se asegura que los caminos de los antiguos rivales se crucen, al mismo tiempo que aumentan los intereses personales.

Para entrelazar las historias de ambos titanes se eligió un reparto potente, con personajes que incluyen los favoritos de la franquicia y otros nuevos, con un elenco de lujo en el que tenemos nombres como Alexander Skarsgård, Millie Bobby Brown, Rebecca Hall, Brian Tyree Henry, Shun Oguri, Eiza González, Julian Dennison, Kyle Chandler y Lance Reddick, que consiguen enganchar con sus tramas… aunque algunos de ellos son meros espectadores de lo que se avecina y, como pasa en este tipo de películas, salen para decir lo que tienen que decir y desaparecen porque son devorados por los demás actores.

Un personaje que destaca por encima de todos es la de la pequeña Kaylee Hottle que es Jia, una niña que se comunica con Kong y a través del lenguaje de signos, por lo que también el espectador puede aprender algunas palabras, y es la única a la que hace caso; el vínculo entre ambos es realmente emotivo y consigues empatizar con ellos a lo largo de la trama.

En definitiva, Godzilla vs. Kong es una película de monstruos gigantescos donde el espectáculo visual y sonoro en la batalla final de estos dos titanes es lo que los fans queríamos ver de una vez por todas. Falta ver a quién apoya el público y su reacción cuando descubran quién gana. 

Escribe Santiago Ortiz Martín | Artículo publicado en Cine Nueva Tribuna

  

godzilla-vs-kong-1

 


Más artículos...