CAPITÁN ABU RAED (2)

  24 Marzo 2009
Captain Abu Raed
Título original: Captain Abu Raed
País, año: Jordania, 2007
Dirección: Amin Matalqa
Producción: Kenneth Kokin, Laith Majali, Amin Matalqa, David Pritchard, Nadine Toukan
Guión: Amin Matalqa
Fotografía: Reinhart Peschke
Música: Austin Wintory
Montaje: Laith Majali
Intérpretes: Nadim Sawalha, Rana Sultan, Hussein Al-Sous, Udey Al-Qiddissi, Ghandi Saber
Duración: 102 minutos
Distribuidora: Golem
Estreno: 18 marzo 2009
Página web:  www.captainaburaed.com

Dulces fábulas
Escribe Daniela T. Montoya

Una fábula sobre la importancia cultural de la narración de cuentosNo hace falta ser psicólogo, antropólogo o sociólogo para darse cuenta de la importancia cultural que se asocia a la narración de cuentos. En ellos, no sólo están contenidos -literalmente- los valores sociales sobre los que se asienta la convivencia, sino que también conllevan un alto poder de evasión al hacer soñar con mundos más felices respecto a la realidad que toca vivir.

Aunque el desarrollo tecnológico ha contribuido a que las narraciones se engrandezcan (incorporando a la palabra oral ilustraciones, música o efectos audiovisuales), sigue siendo la habilidad fabuladora del narrador la que insufla auténtica vida a la historia. Y ahí es donde tropieza Amin Matalqa en su primer largometraje, Capitán Abu Raed. Demasiado inexperto en la narración, la magia que requiere esta fábula moralista desaparece a causa de tics repetitivos y convencionalismos estilísticos demasiado convencionales.

Un pobre hombre encuentra una gorra... y se transforma en un aventurero

Capitán Abu Raed es la historia de Abu Raed (Nadim Sawalha), hombre mayor que trabaja como limpiador en el aeropuerto de Amman. Viudo y sin hijos, vive solo en un barrio modesto de la capital. Sin perder nunca la sonrisa, se gana la confianza de sus vecinos, así como los demás trabajadores del aeropuerto, con su humildad. Entre las idas y venidas de pasajeros, Abu Raed encuentra tirada una gorra de piloto que él recoge y se lleva de retorno a casa. Al verle con la gorra puesta, los niños de su barrio creen que trabaja volando por ciudades lejanas. La pandilla de chavales, sin haber visto más mundo que el que divisan desde el alto de su barrio, se apostan ante el portal de Abu Raed suplicando que les cuente historias de lugares que ellos desconocen. Se inicia así una relación de encantamiento en que Abu Raed, cual flautista de Hamelín, logra que los críos interrumpan su actividad habitual (jugar al fútbol) para escuchar las nuevas fantasías que él imagina. Pura parábola de lo que el cine, en una de sus posibilidades, también es...

Primera película de Armin MatalqaPero, como hemos dicho más arriba, a Matalqa se le escapa entre los dedos la magia que genera un buen contador de historias. Porque, para que un cuento funcione, debe conseguir abstraernos de la realidad circundante. Hacernos olvidar que estamos aquí, sentados, escuchando/viendo cómo nos relatan cosas inverosímiles, pero que no cuestionamos en beneficio del encandilamiento narrativo.

Pero en cambio, en Capitán Abu Raed, los entresijos se hacen demasiado evidentes como para el oyente/espectador obvie que se está dejando manipular. La estructura del guión es demasiado pobre (presentación más desencadenante igual a puesta en relación de personajes, ligero desarrollo de sus problemas, y cierre con final agridulce); la música es reiterativa y su inclusión, por momentos, descaradamente tendenciosa; y la caracterización de los personajes, subordinados a la moralina contenida en el filme, es extremadamente esquemática.

De fondo, la realidad jordana... lo mejor del filmeCon todo, y quizás a pesar de la fe ciega que deposita Matalqa en las capacidades evasivas de la fantasía, Capitán Abu Raed gana fuerza cuando se fundamenta en la realidad jordana. Por un lado, al confrontar las invenciones de Abu Raed con la crudeza de la supervivencia en el entorno sociofamiliar y, por otra parte, por la aportación de los niños, fichados entre la población local, que responden con vivacidad a la interpretación que se les demanda.

Todo lo contrario que Rana Sultan, afamada periodista de la televisión jordana, que en el papel de Nour pretende ejemplificar el modelo de mujer independiente, exitosa, bella y, para colmo, el colmo de la bondad. Es un problema añadido al de querer hacer un cine clásico estadounidense, pero en decorados exóticos. Aunque Capitan Abu Raed no arrasó en los premios Oscar...

Sin embargo, los premios que ha cosechado tras su paso por festivales como Sundance, o la agradable acogida que tuvo en Valladolid, dan que pensar sobre el gusto del público. Por tanto, siguiendo con la línea comercial abierta hace un par de años por Caramel o La banda nos visita, Capitan Abu Raed comulga con ese cine que muestra estampas periféricas, pero que no difiere demasiado de las convenciones generales.

Un cine similar al estadounidense, pero en decorados exóticos

Más artículos...