THE FALL: EL SUEÑO DE ALEXANDRIA (3)

  22 Febrero 2009
thefall0.jpg
Título original: The Fall
País, año: Estados Unidos - Inglaterra - India, 2007
Dirección: Tarsem Singh
Producción: Tarsem Singh
Guión: Dan Gilroy, Tarsem Singh y Nico Soultanakis, basado en el guión de Yo ho ho de Valeri Petrov
Fotografía: Colin Watkinson
Música: Krishna Levy
Montaje: Robert Duffy
Intérpretes:

Lee Pace, Catinca Untaru, Justine Waddell, Julian Bleach, Leo Bill, Marcus Wesley

Duración: 117 minutos
Distribuidora: Tripictures
Estreno: 14 noviembre 2008
Página web:  www.thefallthemovie.com

El poder de la imaginación
Escribe Ferrán Ramírez

thefall1.jpgGanadora del premio a la mejor película en el festival de Sitges de 2007, nos llega un año después (y dos desde su realización) la segunda película de Tarsem Singh, director hindú formado en el campo del spot publicitario y del videoclip que ya nos había ofrecido una primera tentativa llamada La celda para lucimiento vehicular de Jennifer Lopez. Se trataba de un pastiche imposible de géneros mal llevados, cuyas imágenes nos podían advertir de la talentosa imaginería visual de su director.

Después de aquel despropósito, Tarsem Singh (o simplemente Tarsem como firma él su nueva propuesta), tardó cuatro años en encontrar las localizaciones soñadas para su nueva obra, y es que The fall, es exactamente eso, un portentoso sueño que destila imaginación por todos sus poros. No en vano, fue rodada en más de veinte países con la intención de captar los más bellos momentos, parajes y situaciones que el mundo puede ofrecer. Tarsem, además, tenía como premisa que todas las escenas fueran puras, desnudas, rodadas como se rodaban en los inicios del cine, sin que las técnicas de ordenador pudieran embellecer las imágenes, sino que fueran las imágenes las que embellecieran el encuadre.

thefall2.jpgTan curioso planteamiento nos da lugar a un no menos curioso argumento que nos lleva a Los Angeles de 1920, donde el cine empezaba a tomar forma, donde se empezaban a forjar los sueños del celuloide. Donde la magia del cine y los magos que decidieron jugar con ella alumbrarían sus más bellas composiciones cinematográficas, pues el filme acaba por ser un rendido tributo a los que fueron pioneros en jugar con la imaginación, a los padres del cine de aventuras, a los que crearon la fantasía que hoy permanece como mito.

Su protagonista es un actor que ejerce de doble en las escenas de riesgo que, debido a una caída, ha de permanecer en un hospital. Allí conoce a Alexandria, una pequeña de cinco años que simpatiza con él. Éste decidirá entretenerla con lo que él llama “el cuento más maravilloso del mundo” para que ella le consiga morfina y así poder paliar su dolor, tanto físico como mental.

Si bien la primera mitad del filme adolece de cierta vacuidad dado que nos dedicamos a contemplar las desventuras de tan extravagantes personajes, es en la segunda parte donde empezamos a descubrir, y acabamos por desvelar, dónde el director nos está transportando lentamente.

thefall4.jpg

Dentro del cuento

Este cuento servirá de excusa para que los personajes que les rodean, las vivencias pasadas y los deseos incumplidos de tan excéntrica pareja, tengan cabida en la narración, que el protagonista maneja a su antojo según el desarrollo de los acontecimientos en el día a día en el hospital.

thefall3.jpgDe esta forma, el director consigue que la narración ya adquiera de por sí la magia de la elipsis cinematográfica. El cuento nos hace presuponer la vida de todos los personajes reales que ocupan el hospital, formando a cada paso, unas realidades nuevas, heterogéneas y al mismo tiempo yuxtapuestas que transportan al espectador a reconstruir intuitivamente lo que realmente está viendo.

Por otro lado, en el plano irreal nos encontramos con una cascada de imágenes oníricas plagadas de personajes de ensueño, villanos, héroes enmascarados, princesas, castillos que bailan al son de las palabras de las vidas de sus protagonistas. El empaque técnico engrandece su poder de fascinación visual, a destacar su fastuoso vestuario realizado por la diseñadora japonesa Eiko Ishioka, creadora de algunos de los looks de los que ha hecho gala la cantante islandesa Björk y con un Oscar en su haber.

La empatía que demuestra su pareja protagonista otorga la credibilidad necesaria a la contemplación de tamaña ensoñación. A través de ellos se articula toda la cohesión de dos mundos diferentes que deciden darse la mano. Y es que la película se asienta en los cruces de realidades enfrentadas. El mundo de lo irreal se enfrenta al mundo real, el mundo infantil se contrapone al mundo adulto, al amor se enfrenta al desencuentro, el sufrimiento se enfrenta al poder de la ilusión y finalmente la vida se batalla con la muerte.

thefall5.jpgTambién es un canto a la esperanza, al poder redentor de la fantasía, e incluso a la libre elección de vivir o morir aunque uno, al visualizarla, siempre tiene la sensación de que el filme hace de equilibrista entre la línea que separa lo excepcional de lo ridículo, pero nunca cayendo hacia este lado y conservando, por el contrario, su magnetismo visual. Pues el objetivo de la obra es éste precisamente, la sublimación del mundo de la estética.

The fall, ya desde su título encierra el metalingüismo del que presume todo su metraje. Si ambos protagonistas están en el hospital por una caída, también es una caída en el desencanto, una caída en la amistad y el cariño, una caída a lo infinito de la belleza y de lo excéntrico, una caída a un mundo invisible. En definitiva, una caída a las raíces del cine.

thefall14.jpg

Más artículos...