Despierta la furia, de Guy Ritchie (2)

  03 Junio 2021

Intenso thriller de acción a lo Ritchie-Statham

despierta-la-furia-0H (Jason Statham) entra a trabajar en una empresa de seguridad. Debe pasar pruebas diversas de fuerza y tiro, tiene que alcanzar el setenta por ciento de éxito para ser admitido. Supera las pruebas y es admitido: es un tirador decente, con una preparación física que pasa el corte y no llama inicialmente la atención de forma especial.

Pero hete aquí que en su primer día de trabajo intentan robar la pasta de su vehículo blindado con un resultado demoledor para los asaltantes. H, lejos de acobardarse, baja del vehículo y sorprende a sus compañeros mostrando las habilidades propias de un soldado profesional: el dinero a salvo y media docena de asaltantes abatidos.

Sus compañeros empiezan a pensar que se trata de un tipo profesional y un tirador de una pericia y precisión increíbles. Pero H tiene otras razones para ese trabajo, aparte de proteger el dinero. Pronto quedará claro el verdadero motivo por el cual está en los furgones: está buscando un ajuste de cuentas. ¡Venganza!

Tras otras peripecias igual de sorprendentes a favor de H, llega…

La tragedia

Flashback: retrocediendo cinco meses en el tiempo, somos testigos de una tragedia que cambió el curso de vida de H.

H está con su hijo con quien se dispone a comer alguna cosa cuando lo avisan de un asunto importante, por lo que deja al hijo en el auto esperando a que acabe su gestión, que hace por teléfono.

Un atraco en un lugar próximo. Un equipo muy profesional disfrazado de trabajadores de la construcción ejecuta un golpe estratégico, detiene el camión fortificado y roba su contenido matando a dos guardias y un par de civiles en el proceso, entre otros al hijo de H, al que han sacado del coche, tirado bocabajo y asesinado a sangre fría. H resulta igualmente gravemente herido.

La banda

La banda está compuesta por ex soldados de Afganistán ansiosos de pasar a la acción y ganar dinero, de la mano de su sargento (Jeffrey Donovan), quien en el transcurrir del filme les sugiere el atraco del siglo con la ayuda de un guardia de la empresa de furgones que está de su parte.

Pero, como siempre, está el loco ambicioso y psicópata para arruinarlo los planes: Jan (Scott Eastwood), cuya conducta fría oculta una tendencia y un anhelo temerarios y antigrupo que acarrea todos los problemas de los atracadores. Y más...

Escenas

La cámara está bloqueada entre las bolsas del dinero en la trasera del vehículo y no se distingue qué es lo que realmente sucede. Parece que el robo le esté sucediendo a los espectadores: una situación aterradora.

No contento, Ritchie va a mostrar el atraco dos veces más: primero desde la perspectiva de H, que está supervisando mientras su hijo lo aguarda en lugar próximo. Luego desde la óptica del escuadrón que lo lleva a cabo y entre ellos el sicario que hizo todos los disparos, incluidos los que alcanzaron a él y a su hijo. Porque H lo ha visto todo: la cara del criminal desde el suelo y, aún malherido, ya ansía la venganza.

Sin nada que perder, una vez recuperado comienza una persecución implacable junto con su equipo en pos del asesino de su hijo. No parece tener nada que perder. No quiere dinero ni reconocimientos. Misión única: hallar al criminal que mató a su hijo.

despierta-la-furia-6

Un thriller en toda regla

El director Guy Ritchie y el actor Jason Statham han trabajado juntos en varias películas, todas de músculos y de un humor afilado. Vuelven ahora en Despierta la furia, que no es propiamente lo mismo, es diferente, hay acción, golpes y, en fin, un thriller de puño apretado de cerca de dos horas, «donde no hay oportunidad para la frivolidad y el sano cachondeo» (Morell). Y aunque no resigna los moldes del género, estos sí son aliviados para que la narración transcurra fluidamente.

Ritchie sabe acoplar trama y montaje, junto con el frenesí de las secuencias violentas y de acción y unos diálogos bien trabajados y sin pizca de humor en ellos. Todo ello hace a que el filme no dependa exclusivamente de lo más simple del género para convertirse en una pieza singular que ya no depende en exclusiva de las convenciones de su trama.

Estamos ante un «thriller de acción y venganza tiene una considerable solidez: se beneficia de una estructura temporal hacia delante y hacia atrás» (Quim Casas). Es una cinta menos contenida que su obra anterior The gentleman: Los señores de la mafia (2019).

Efectivamente, a poco atentos que estemos, el filme siempre se modula en forma de thriller, con alguna somera desviación para dar algo de fondo a algunos personajes, algún apunte poco remarcado y que nunca llega a ofrecer un tono cómico a la película, pero sirve para aligerar la cosa sin echar abajo la tensión creciente que define a la película; o cuando la acción pasa a primer plano, donde se agradece la contundencia sin exabruptos ni regodeo.

Dicho de otra forma, Despierta la furia es un thriller que engancha, porque Statham tiene un enorme carisma ante la cámara (no cualquiera), pero la aportación de Ritchie resulta clave sabiendo cómo aportar lo que la película necesita para que realmente se produzca esta conexión con el espectador, pese a que en lo que cuenta este remake (del film francés Le Convoyeur, 2004) es fácil anticipar.

despierta-la-furia-2

Ritmo, flashbacks y juego de cámaras 

Con una narración formal impecable, Ritchie, con la ayuda de la fotografía de Alan Stewart, hace uso de las cámaras que se mueven con agilidad y estilo. Música grave, machacona y resultona que, empero, podría ser cualquier banda sonora de una saga de thrillers. Cámara que se desliza con elegancia de un personaje a otro, zooms imposibles propios del cine setentero, y la primera secuencia rodada desde el interior del furgón blindado, que luego se ve desde otros ángulos, más el clímax final en la empresa de furgones: superlativo.

Y cuando se trata de conocer el origen del personaje, Ritchie recurre a los flashbacks y va alumbrando (con algunas sombras) un rompecabezas para que el espectador sepa las razones de que un hombre con semejante sangre fría y preciso en el disparo, esté como mero vigilante de seguridad.

Reparto

En el reparto destaca un Statham que permanece fiel a sus mañas y aptitudes: poco texto, poco gesto y golpear primero. Aunque es cierto que Statham ha sabido encauzar su recorrido actoral con productos dignos realizados por buenos directores, este filme lo catapulta como un auténtico número 1 del cine de acción de siempre jamás.

El resto del reparto es muy bueno. Holt McCallany (correcto como Halden Bullet Blaire), Josh Harnett (como Boy Sweat Dave Hanson), Scott Eastwood (psicópata traidor Jan: muy bien), Jeffrey Donovan (eficiente como sargento, al que vi hace nada en Uno de nosotros), Laz Alonso, Jason Wong, Post Malone, Niam Algar, Deobia Oparei, Babs Olusanmokun, Rocci Williams, Chris Reilly, Josh Cowdery, James Warren, Darrell D’Silva, Cameron Jack, Alessandro Babalola y Stvee Davies, todos en sintonía y excelente actuación coral.

despierta-la-furia-3

Agujeros negros en el guion

Hay enigmas y agujeros en el guion de Ritchie, Ivan Atkinson y Marn Davies (basado en Le Convoyeur, 2004, de Nicolas Boukhrief y Eric Besnard). Hay muchas interrogantes en el acertijo de la trama, llena como está de puntos oscuros.

Aunque finalmente, la buena técnica del filme y la propia dinámica del mismo, hace que te aferres a lo que ves, hacia una especie de culmen en que nuestro protagonista llegará al depósito del dinero robado en un «viernes negro», el día de más compras del año. Una vez allí, la venganza se consumará.

En fin, un buen ejemplo dentro del cine policíaco de atracos a furgones blindados, que tienen su recorrido desde los años cuarenta. Película para el lucimiento personal de Statham y para que Ritchie demuestre sus habilidades tras las cámaras.

Sin embargo, al terminar la cinta se hace evidente que está sobrada de clichés. Sus muchas escenas de acción trepidante y técnicamente impecables, resultan un tanto huecas y sin sentido.

Escribe Enrique Fernández Lópiz

  

despierta-la-furia-1