Spiral: Saw, de Darren Lynn Bousman (2)

  30 Mayo 2021

Mismo juego, diferente asesino

spiral-saw-0El viernes 28 de mayo llegaba una nueva entrega de la saga más macabra, salvaje y sangrienta del cine, con Spiral: Saw (2021), una película hecha para los fans, pero que deja bastante que desear porque no ofrece nada nuevo y sigue creyendo que solo con los aplastamientos, desmembramientos, cortes de miembros… es suficiente y se queda a medias en lo que podía haber sido un reinicio digno de la saga. Lo que tenemos es el mismo juego macabro, pero con diferente asesino.

Trabajando a la sombra de un policía ya retirado (Samuel L. Jackson), el detective Ezekiel Zeke Banks (Chris Rock) y su compañero novato William (Max Minghella) toman las riendas de una investigación sobre una serie de espeluznantes asesinatos que recuerdan a los terribles crímenes que asolaron la ciudad en el pasado. Absorbido por la investigación, Zeke se acabará convirtiendo en el epicentro del macabro juego del asesino.

De manera paulatina, la pretendida cortesía sazonada con ironía tensa en una cena familiar en la que se nos presenta otro personaje que pugnará por el título de abuela del año (Lesley Manville, una veterana de las series británicas a la que veremos en el rol de princesa Margarita en las dos últimas temporadas de The Crown) irá derivando en súbita violencia: primero, en una escena ejemplar que tiene lugar en un motel donde se producirán los momentos más angustiosos con deriva gore incluida; y a la postre, en otra secuencia a lo Sin perdón que, por desgracia, no está a la altura de la primera, sobre todo por culpa de unas decisiones de guion sonrojantes que echan por tierra toda la verosimilitud alcanzada hasta ese momento.

Finalmente, lo que se supone culminación deviene en precipitación y malas decisiones técnicas: la puesta en escena en esos momentos nos hace refrendar lo buena que era Parásitos a la hora de colocar las piezas en el tablero y el montaje no acaba de ajustarse en su aceleración premeditada.

Desde 2004, que se estrenó la primera película de Saw, hasta 2017, que se estrenó la última de la saga con Jigsaw, hemos ido olvidando la trama policiaca de las primeras entregas hasta llegar a un juego de lo más macabro en el que los castigos o muertes son cada vez más salvajes. Esto demuestra que ya no tienen nada nuevo que ofrecer y no innovan y piensan en seguir con lo que funciona, que a los fans les sigue encantando, pero a quien no haya visto nada se lleva las manos a la cabeza preguntándose qué salvajada es esta que no tiene ni pies ni cabeza.

El director de la película es Darren Lynn Bousman, el mismo que dirigió la segunda, tercera y cuarta parte de la saga, que son consideradas por los fans como las mejores cintas de la saga, además de estar acompañado de James Wan como productor ejecutivo, que fue el que inició lo que es hoy en día la saga Saw.

Ambos han querido crear un nuevo punto de vista en la saga, pero lo que consiguen es seguir con lo que ya se hizo anteriormente y no salirse en ningún momento de su zona de confort, porque la trama es de lo más floja en todos los sentidos y ofreciéndonos el mismo producto que ya hemos visto, aunque dándole un poco de tensión con unas muertes lo más explícitas posibles. Han querido crear un nuevo comienzo, pero lo que han conseguido es realizar el mismo juego, pero con diferente asesino y participantes.

spiral-saw-2

Para los fans de siempre de Saw, las retorcidas trampas son las verdaderas protagonistas de la saga. Con cada una de las entregas llega una nueva y espeluznante colección de artilugios macabros que le revolverían el estómago al mismísimo Marqués de Sade y Spiral: Saw no se queda atrás.

Las trampas son las señas de identidad de las películas de la serie Saw y han ido evolucionando con el paso de los años. Jigsaw era un profesional de las trampas y tenía mucha maña para crear mecanismos muy complejos, pero el asesino de Spiral: Saw no tiene tanta experiencia y, por tanto, las va a construir de otra manera. Bousman ha querido que el espectador vea nuevas trampas con las que se castiga a los diferentes miembros de la trama, misma esencia, pero nuevos métodos para captar la atención del fan que es lo que más le gusta de la saga, y lo ha conseguido, aunque podría haber sido mucho más salvaje.

A nivel interpretativo no hay mucho que destacar, solo mencionar a Chris Rock como un renegado policía el cual tiene en contra a todo el cuerpo por tomar una decisión en el pasado; es introducido en el juego del asesino de forma accidental y tendrá que salvar o intentar salvar a los compañeros que tiene en contra. Para ser un actor de comedia, no se le nota en ningún momento esa raíz cómica que tiene, sino todo lo contrario, una oscuridad, una tensión y una serie de problemas que le perseguirán durante toda la película.

Luego tenemos a Samuel L. Jackson con una interpretación de lo más básica y anecdótica y, por último, Max Minghella, que es el único que se salva de la quema.

En definitiva, Spiral: Saw es una cinta creada para los amantes de la saga Saw, que pretende crear un nuevo comienzo o reinicio de la saga, pero lo único que consigue es crear el mismo juego visto anteriormente, pero cambiando al asesino e innovando en las trampas macabras a las que somete a nuestros protagonistas.

Escribe Santiago Ortiz Martín | Artículo publicado en Cine Nueva Tribuna

   

spiral-saw-1