Tierra Santa: El último peregrino, de Andrés Garrigó y Pablo Moreno (2)

  26 Mayo 2021

Obra testimonial

tierra-santa-0Andrés Garrigó y Pablo Moreno ofrecen lo que prometen: una documental ficcionado, cinta testimonial sobre un esclarecedor viaje a Tierra Santa, cargado de fervor y de variados testimonios, algunos de los cuales transmiten la verdad profunda de una fe vivida en los mismos lugares donde transcurrió la vida de Jesucristo.

Un periplo, a la vez que geográfico, humano y religioso, también bíblico y, desde mi parecer, actual, en un mundo materialista colapsado por la pandemia y el cataclismo político y económico, que ha traído sustancialmente dos mensajes: uno de tipo ético y otro místico, que ha calado en mucha gente que busca esperanza, certezas y verdades en lo espiritual.

El punto de partida es una familia de clase media, donde la madre, Carmen, ve que su familia no funciona armónicamente. De una parte, el esposo está absorbido por mil problemas laborales y financieros, el hijo mayor con serias dificultades con el juego (ludopatía) y el resto de la prole va cada uno a lo suyo, sin tener unos mínimos de convivencia y sin comprender a una madre entregada y abnegada, que es quien lo hace todo (compras o tareas domésticas) y tiene que soportar los rigores del malestar del grupo.

A la señora Carmen le toca un importante premio en la lotería parroquial y se le ocurre, como forma de unir a su familia, invitarlos a todos a un viaje a Tierra Santa. La idea encuentra la oposición inicial del esposo y de los hijos, pero, poco a poco, irán cediendo en sus posturas y finalmente viajarán todos a Israel.

Pero la cinta no es sólo la historia de la familia protagonista, sino de manera muy importante el testimonio que aportan otras personas que aparecen en pantalla, algunas religiosas (monjas o sacerdotes) y otras seglares, declaraciones del delegado de la Custodia en el Santo Sepulcro, palabras del director de la Escuela Santa de Belén o un joven maquillador, adicto al sexo y a los tóxicos, a quien su paso por Cafarnaúm cambio la vida.

En fin, hombres y mujeres que cuentan cómo en ellos se ha manifestado la revelación cristiana, el sentimiento de la fe genuina del enviado de Dios a Nazaret, con algunos y vívidos ejemplos de conversión y radical cambio en sus vidas, e incluso su entrega a la fe católica en la forma de religiosidad conventual o colaborando en labores asistenciales muy sacrificadas (atención a indigentes o niños discapacitados), sólo comprensibles desde la fe religiosa.

El trabajo está, además, muy bien ilustrado con imágenes panorámicas de Jerusalén, que muestran esa belleza tan especial marcada por su color ocre; y otros lugares que, más que ruinas o fenómenos físicos u orográficos (lago Tiberíades o el Monte Tabor), son pilares de una fe capaz de mover los corazones.

tierra-santa-3

Experiencias cumbre y transpersonalidad

Lo que en ocasiones se cuenta en la película, basado en hechos reales, es el fenómeno existencial y psicológico de las denominadas «vivencias cúspide», de las que el filme da sobradas pruebas. Quiero recordar (pues ya he hablado en estas páginas sobre este extremo), para encuadrar la cosa, a tres personalidades que han escrito sobre este fenómeno.

Una: al profesor de Salamanca Antonio Vázquez Fernández, una figura de prestigio mundial en el estudio científico de la Psicología de la «experiencia religiosa», quien desde el enfoque de la Psicología profunda escribió que ciertas vivencias espirituales son: «experiencias arquetípicas de carácter numinoso y transpersonal, es decir, típicamente humanas, en cuanto provenientes del inconsciente colectivo, que goza de una relativa autonomía energético-creativa respecto al Yo, pudiendo en ciertas circunstancias exteriorizarse en sus manifestaciones, por su extraña connivencia con el mundo físico o macrocosmos». De lo que se concluye que, en el curso de la historia personal, el inconsciente colectivo o arquetípico jungiano, puede ordenar la conducta humana, no sólo instintiva, sino también espiritual.

Dos: quiero recordar al eminente psicólogo alemán Eduard Spranger, uno de los padres de la llamada Psicología Transpersonal, rama de la psicología dedicada a estudiar la esfera humana espiritual y trascendente. Experiencias que van más allá de la mera identidad, permitiendo la emergencia de ciertos estados de consciencia superiores (espiritualidad). Una esfera elevada de la mente donde la persona sobrepasa su consciencia del Yo, quedando inmersa en una realidad que la trasciende y que se manifiesta en imágenes y símbolos.

Tres: el afamado psicólogo norteamericano Abraham Maslow, quien definió las «experiencias cumbre» como secuencias de vida en que la persona se siente en completa armonía consigo misma y con el entorno; a lo largo de las cuales (tal el caso de las experiencias de «conversión» que se narran en la película), se da una desconexión con el exterior y un sentimiento de profundo bienestar y gran sensación de felicidad.

tierra-santa-2

Invitación a visitar Tierra Santa

La cinta es también una llamada a visitar Israel, sobre todo para los cristianos, y llamar la atención sobre un lugar emblemático y en cierta medida olvidado por una sociedad que ha vivido inmersa durante décadas en la laicidad, metida en los asuntos del mundo y menos en la esfera de cierto sentimiento de trascendencia.

Refiere el filme los conflictos bélicos en la zona, el temor infundado (por la seguridad imperante) a viajar al país hebreo y la mezcla de religiones en parajes emblemáticos llenos de ruinas e historia de civilizaciones muy antiguas.

A la vez, en esos lugares encuentra la evidencia un número de cristianos cada vez más reducido que vive en condiciones de necesidad y olvido de parte de sus hermanos de otras partes del mundo. La importancia, pues, de apoyar y mantener de parte de la cristiandad esa tierra que durante más de dos mil años ha visto crecer a los descendientes aquellos que acompañaron a Jesús y compartieron su vida; la intensidad que se encierra en los lugares por donde pisó, vivió dando ejemplo, predicando la Nueva Alianza y obrando el bien Jesús.

Pero, a pesar de todo, los cristianos israelitas son portadores de un compromiso y la alegría interna de creyentes convencidos, frente a tantas dificultades por las que han pasado de manera permanente a lo largo de la historia.

Esta mezcla de documental y drama utiliza una trama sencilla pero eficiente, que nos conduce a los testimonios y referencias visuales que llenan de autenticidad la Tierra Santa.

El conjunto de realidades que se ven en la pantalla y las excelentes imágenes, ayudan al espectador a acercarse y comprender las experiencias que van apareciendo de manera emotiva y sentida.

tierra-santa-1

Algunos aspectos técnicos

Hay un acertado y sutil guion de Andrés Garrigó, Pedro Delgado y Benjamín Lorenzo, igual en el comienzo del metraje, como en la parte media y final que pone el broche de cierre.

Como digo, el relato está contado con sobriedad, pero con verismo y sentimiento, lo cual mueve la piedad del espectador predispuesto.

Hay entusiasmo y voluntad en los miembros del reparto, participantes como Alex Larumbe, Rafa Jiménez, Susi Lillo, Carlos Cañas, Wendy Gara y Ález Tormo, muchos de ellos aficionados, que son quienes nos conducen en un viaje desde España a Israel, pero también desde Chile o Nueva York, camino a Belén, Jerusalén y los diferentes y emblemáticos lugares del cristianismo, y en general de las religiones del Libro, donde cabe añadir el judaísmo o el islam.

Acertada música de José Sánchez-Sanz y la fotografía de Manuel Martino de Nales.

tierra-santa-4

Otros títulos y explicaciones a este cine

En poco tiempo, en cines o Internet he podido visualizar o tener noticias de filmes donde la religión, la conversión y el mundo más allá de lo meramente personal son objeto y tema principal.

En estas páginas hemos comentado Converso (2017) y Amanece en Calcuta. Pero hay otras como Wojtyla: La investigación (2020), de José María Zabala; Renacidos: El padre Pío cambió sus vidas (2019), de Zabala también; Fátima, la película (2020), de Marco Pontecorvo; o, Corazón ardiente (2020), de Garrigó y Cuadri: Y hay más.

La época del Covid que nos toca ha imprimido un impulso espiritual y ético, que creo tiene que ver con la aparición de estos títulos. El mensaje que a muchos ha transmitido la pandemia Covid, es que no se puede vivir produciendo y consumiendo sin coto, viajando de un lado para el otro como queriendo experimentarlo todo y que esta es una carrera sin meta en que el planeta sufre y el futuro se hace insostenible.

Que ha aumentado la tasa de suicidio y depresiones. El virus nos ha forzado a permanecer recluidos, a estar más en familia, a moderar el ritmo. A no meramente vivir de forma permanente hacia afuera, haciéndonos tomar conciencia de cierta necesidad de recogimiento y de mirada a nuestro interior.

tierra-santa-6

Para concluir

En una sociedad con problemas graves y de calado no bastan las soluciones políticas y económicas. Hay que considerar también las relaciones humanas, el significado de la vida, los valores y la subjetividad. La inquietud por Ser antes que Tener (Erich Fromm) sigue preocupando a muchos hombres y mujeres. Cometer errores no es consecuencia de nuestra humanidad sino de no ser verdaderamente humanos. Biofilia versus necrofilia, que dijo Fromm; apuesta por la vida o por la muerte; una apuesta por la duración o por la decadencia.

Como apunta Jorge Julio Mejía: «Fuimos creados a imagen y semejanza de la Divinidad. El modelo es perfecto. Pero el potencial de humanidad que poseemos no ha sido cultivado de manera adecuada». O como apuntara San Ireneo de Lyon: «La gloria de Dios consiste en que el hombre viva». De igual modo, el Concilio Vaticano II dejó claro que la «salvación» no es cosa del final de la vida sino el proceso de ir logrando vivir con calidad la vida. Parece haber suficientes indicios que concederían la razón a André Malraux cuando dijo: «El siglo XXI será espiritual o no será»

Creo que este cine religioso tiene que ver con esto que apunto y a más aspectos que ahora requerirían más espacio y tal vez otro foro para exponerlos. La realidad es que había bastante público en las salas cuando he ido a ver esta película.

Escribe Enrique Fernández Lópiz

  

tierra-santa-5