Raya y el último dragón (3)

  10 Marzo 2021

La fórmula del éxito

raya-0Podríamos decir que Raya es la nueva Vaiana (o Moana, según país). O lo que es lo mismo, una joven hija del líder de la tribu/pueblo que debe lograr una especie de tótem mágico para salvaguardar el futuro de la comunidad. Por supuesto, y según la leyenda, esto sólo se puede dar con unos parámetros concretos. Si bien Vaiana era más joven y pertenecía geográficamente al Pacífico Sur, Raya es ya una adolescente hecha y derecha y su enclave se encuentra en un país imaginario del Sudeste Asiático.

En edad y sentido etnográfico, Raya entronca con la última heroína live-action, Mulan. No en vano ninguna de éstas nuevas jóvenes se preocupa demasiado por conseguir el amor de un mozo, sino que sus preocupaciones son mucho más grandes: conseguir salvar a los suyos y, de paso, honrar el nombre de la familia.

También el díptico de Frozen defiende el mandato femenino. Además, por supuesto, todas ellas pueden ser líderes, reinas o princesas guerreras sin necesidad de tener un hombre al lado.

Raya, por tanto, acumula en su propio personaje y en su historia un cúmulo de circunstancias que ya hemos visto en otras ocasiones. Lo que se traduce en una sucesión de déjà vus que resulta difícil no notar. Todo lo que acontece en su hilo narrativo resulta tremendamente predecible. Las fórmulas de su historia van asaltando continuamente la pantalla.

Pero, y esto es lo sorprendente de todo el entuerto, sigue funcionando, y no sólo eso, sino que logra el deleite del espectador. La fórmula sigue teniendo éxito. Aunque no de forma baladí, por supuesto.

Lo viejo y lo nuevo

Raya y el último dragón es la película de acción que no sabíamos que estábamos esperando y que nadie vio venir. Y es que, si bien tiene una estructura eminentemente clásica, su narrativa resulta tremendamente moderna. Dicho en plata, Disney nos vuelve a contar la misma historia ya vista una y mil veces, aunque con unas formas completamente innovadoras.

Ya desde su arranque, la obra hace gala de una dinámica entretenidísima y ágil que atrapa y no da tregua hasta su final. Si bien tiene un par de fuertes —pero fugaces— bajadas de ritmo, su hora y media pasa como un tiro.

Observándola como otra historia épica de aventuras, es una maravillosa fábula sobre la confianza y la fe en el mundo. Si la queremos analizar como una cinta de animación, se trata de una obra artesanal alucinantemente plasmada en pantalla que está diseñada para conquistar a pequeños y adultos al alimón. Sorprende que una cinta de una factoría de toda la vida produzca algo tan sumamente divertido, grácil, simpático y lleno de emoción que resulte también fresco e ingenioso.

raya-3

Y es que Raya y el último dragón está concebida como algo parecido a un videojuego, lo que la hace aún más luminosa. Empieza el prólogo desencadenante de la acción (atención a la secuencia animada que explica los orígenes de Kumandra), después la protagonista deberá superar los diferentes mundos y sus respectivos jefes finales, para llegar a un desenlace en el que le espera su inevitable destino y en el que, sí querido público, cualquiera termina llorando. Todas las pantallas por las que pasa la heroína consiguen un encantador engagement, absolutamente necesario para llegar a su conclusión final —y moral—.

Por supuesto, Disney nos obsequia con una animación de primera, un diseño de personajes superlativo, unos paisajes sobrecogedores y hasta se permite el lujo de jugar un poco con sus planos, y con sus propios parámetros. También deberíamos destacar las voces de Awkwafina o de Kelly Marie Tran, y por favor, tengan a bien la escucha de las partituras de James Newton Howard creadas para Raya. Todo en pro de una buscada sensación de modernidad exótica y una apreciación milimétrica por el detalle que no deja de ser de agradecer.

Todo en este filme es pura fantasía diseñada para soñar, con un sentido estético que ya querrían otros para sí, sin números musicales, sin mascotas parlantes, sin historia de amor más que la del amor a los demás. Disney repite argumento, sí, pero lo hace con toda la gracia que se le antoja.

Escribe Ferran Ramírez 


Más información sobre las últimas heroínas Disney:
Vaiana  
Mulan (2020)

  

raya-2