Una luz en la oscuridad (3)

  19 Febrero 2021

Ni uno menos

una-luz-en-la-oscuridad-0Inclusión y calidad en la educación son temas básicos que la Unesco tiene como punta de lanza en su lucha enfática por contribuir al mantenimiento de la paz y la seguridad en el mundo promoviendo, a través de la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación.

Marta Borrell, una avispada y concienciada adolescente, tuvo claro desde un viaje de fin de curso a Marruecos que algo no funcionaba muy bien en cuanto a políticas educacionales se refiere y se decidió junto a su padre, un reputado documentalista, plasmar en imágenes una problemática que, por desgracia, a día de hoy parece muy lejos de solucionarse.

El documental se inicia con una experiencia iniciática en la que la protagonista, una amiga y familiares viven en primera persona lo que es compartir clase en una escuela mozambiqueña. La peripecia no puede resultar más surrealista, y sólo hay que ver el rostro de los invitados a las distintas lecciones impartidas por unos «atípicos» profesores para darse cuenta de las curiosas técnicas mnemotécnicas empleadas mientras los aburridos alumnos repiten como loros todas las coletillas de la teoría cursada.

A partir de ahí se desarrolla un buen surtido de entrevistas con maestros y alumnado donde se destapan algunos datos terroríficos.

En una de las entrevistas a dos exalumnas estas confiesan las barbaridades por las que tienen que pasar las chicas para poder superar el curso y conseguir la titulación exigida para poder trabajar: muchos de los profesores abusan de ellas y para colmo en muchos casos se dan casos de embarazos no deseados.

Es brutal volver a observar la cara de susto de las jóvenes entrevistadoras, incrédulas ante un tipo de confesiones con las que tuvieron que flipar en colores.

Si dejamos de banda ese tipo de atrocidades, que deberían estar penadas y que esperemos vayan desapareciendo paulatinamente, tampoco es que del resto de las quejas nosotros, los occidentales del primer mundo, podamos ser un buen ejemplo.

Se habla de que los políticos pasan del todo de aplicar políticas efectivas, de que una buena parte del dinero destinado a la mejora acaba en el pozo sin fondo de la corrupción, de recortes presupuestarios para gastar el dinero en otros ministerios, de la falta de formación del profesorado… ¿a qué nos suena muy de cerca? Pues a ver si aprendemos.

De vuelta a casa, y una vez concienciada de las dificultades extremas vistas sobre el terreno, se trata de seguir hurgando en todos aquellos agentes activos que tienen que ver con el desarrollo educacional en el continente africano. Siguiendo con el método de la entrevista.

una-luz-en-la-oscuridad-3

Así, se escruta a personalidades como el expresidente de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza, o el director del Departamento de Educación del Banco Mundial, Jaime Saavedra, o Ndabe Mandela, nieto del exmandatario y presidente de Africa Rising Foundation.

Todos ellos hablan de buenas intenciones y de responsabilidades colectivas para una mejora que a día de hoy parece estar todavía a años luz de lo que debería considerarse básico para que todos los infantes del lugar tuvieran una educación digna.

El documental concluye con la meritoria intervención nada más y nada menos que en el Foro de Educación de la Unesco sobre Educación inclusiva en el planeta de quien nos ha acompañado a lo largo de este esclarecedor trayecto, una joven estudiante a la que habrá que seguirle los pasos para poder seguir atendiendo a sus seguros logros en la materia.  

Escribe Francisco Nieto | Artículo publicado en Cine Nueva Tribuna

 

 una-luz-en-la-oscuridad-1