El año del descubrimiento (5)

  16 Enero 2021

El documental como recurso ético

el-ano-del-descubrimiento-0El fracaso de los medios de comunicación para proporcionar una visión honesta y creíble sobre nuestra realidad es una percepción que cada día resulta más evidente; pero ¿siempre ha sido así? Una manera de buscar respuestas para ese interrogante es acudir a propuestas que plantean aproximaciones a esa realidad con un distanciamiento y una ética, ausentes hoy en las grandes empresas de comunicación.

Una de esas propuestas honestas y éticas es el documental de Luis López Carrasco El año del descubrimiento (2020). Un filme que después de pasar por diferentes festivales —como el de Rotterdam— y obtener diferentes premios en Sevilla, Tesalónica o Toulouse, se estrena ahora en España en un número reducido de salas.

López Carrasco recupera en su película una fecha mítica para los españoles, como es 1992; pero no para recordarnos los fastos de las Olimpiadas de Barcelona o la Exposición Universal de Sevilla  —la imagen positiva y optimista que se proyectaba de nuestro país hacia el mundo—, sino el incendio del Parlamento Regional de Murcia por parte de sindicalistas, que protestaban por el desmantelamiento de las industrias de Cartagena, motivadas por la reconversión impuesta por Europa a nuestros políticos.

El mérito de este cineasta murciano radica en mostrar la versión sin tapujos de estos hechos, explicada por quienes los vivieron de primera mano, transmitiendo una verosimilitud que solamente se logra en contadas ocasiones. En el documental se habla de lo importante que es el trabajo para las personas, y las terribles consecuencias de su pérdida; sobre el quebranto de derechos; sobre la destrucción del futuro y de las ilusiones.

En definitiva, de algo que están viviendo millones de españoles en estos momentos, debido a los estragos de la pandemia de la COVID-19 y la gestión que de ella están haciendo los responsables gubernamentales.

El 3 de febrero de 1992 el Parlamento de la Región de Murcia ardió. Mientras en nuestro país se gastaban millones en la construcción de infraestructuras financiadas con dinero europeo y se proyectaba una imagen de modernidad, el Gobierno socialista de Felipe González llevó a cabo una reconversión industrial que favoreció la privatización de empresas públicas, la compra de compañías nacionales por parte de capital extranjero, la apertura de expedientes de regulación de empleo y cierres de empresas y fábricas.

Esta política generó en la ciudad de Cartagena una crisis de grandes proporciones con el cierre de los astilleros, las fundiciones y las fábricas de fertilizantes, que empleaban a más de 30.000 trabajadores, en una localidad de 175.000 habitantes. El cierre de las compañías de Bazán, Peñarroya y Fesa-Enfersa, además suponía que otras 500 empresas subsidiarias podían desaparecer, lo que ponía en peligro a casi la mitad de la población activa de esta comarca.

Después de meses de negociaciones y manifestaciones, la falta de acuerdos desembocó en importantes disturbios y finalmente se llegó al incendio del Parlamento regional.

el-ano-del-descubrimiento-1

Luis López Carrasco propone establecer un hilo de conexión entre la etapa de reconversión industrial vivida y sufrida en la década de los años noventa del siglo pasado y la actualidad, caracterizada por la inestabilidad laboral, los bajos sueldos de una mayoría de trabajadores y la disipación de un futuro creíble.

El director se pone a la escucha, aparentemente sin un guion previo, de lo que tienen que decir, en el espacio de un bar de barrio, algunos de los sindicalistas (también policías) que vivieron en primera persona la tragedia del desmantelamiento industrial de Cartagena; y también de lo que dice la siguiente generación: jóvenes que viven las consecuencias de aquellas decisiones tomadas en los años noventa y que no cabe duda que han tenido repercusiones para ellos.

En los diálogos que van fluyendo en esas conversaciones de bar, se va configurando una interesante reflexión sobre cuestiones como el debilitamiento de los sindicatos; lo cual ha traído como consecuencia la pérdida de derechos para los trabajadores, que cada vez son más vulnerables ante las empresas.

Ese relato basado en las pequeñas historias personales va configurando la memoria de un colectivo, aportado sin pretensiones, experiencias que reflejan temores, frustraciones o decepciones, siendo mérito del director respetar esos relatos espontáneos, que esos protagonistas de la realidad manifiestan sin cortapisas.

el-ano-del-descubrimiento-4

Esas confesiones, a las que la confrontación entre generaciones da una riqueza quizás inesperada, se van intercalando con imágenes también generadoras de fuertes contrastes: de una parte la publicidad que a principios de los años noventa prometía urbanizaciones de lujo, construcciones megalómanas a mayor gloria de los políticos gobernantes, estadios deportivos, etc.; y de otra, las imágenes de las protestas de los trabajadores de Cartagena, quemando contenedores y enfrentándose de manera contundente a la policía antidisturbios. Peleaban por su supervivencia.

López Carrasco no se apoya en un formato determinado de documental, y aquí se encuentra otro de sus grandes aciertos. No hay una estructura preestablecida, sino que da protagonismo al relato íntimo, no hay personajes sino personas que hablan y expresan sus opiniones. La temática abordada, inicialmente de carácter local, trasciende a partir de las reflexiones que se plasman en el documental, para proyectar una mirada a nuestra realidad como país; necesaria para entender la realidad actual.

El año del descubrimiento ha obtenido el Gran Premio del Jurado, en la última edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla. Una película que arriesga con su formato, duración (200 minutos) y tratamiento de la imagen (pantalla dividida) proponiendo una reflexión profunda sobre nuestra realidad, a partir de un planteamiento aparentemente sencillo: dar la voz y el tiempo a los protagonistas de los hechos narrados, para que expliquen sus razones, sin intermediarios ni intérpretes.Es una lección de civismo.

Una obra de visión obligatoria para entender de dónde vienen nuestras limitaciones y carencias como país.

Escribe Juan de Pablos Pons

 

el-ano-del-descubrimiento-5