El glorioso caos de la vida (3)

  28 Agosto 2020

Locuras de adolescencia

el glorioso caos de la vida 0El drama adolescente con toques de comedia —o la comedia adolescente con toques de drama— no es un género fácil. La historia sobre una chica (o un chico) que pasa de adolescente a adulta (el coming of age) no abunda entre los estrenos cinematográficos del Hollywood contemporáneo, como sí lo hacen las historias de superhéroes, los remakes de clásicos de animación o las secuelas de películas adrenalínicas de acción.

La buena noticia es que cuando una película de este género logra hacerse un hueco, suele ser buena.

The Perks of Being a Wallflower (2012), The Fault in Your Stars (2014), Lady Bird (2017), Call Me by Your Name (2018), Love, Simon (2018), The Souvenir y Booksmart (2019) son algunos de los mejores ejemplos de la década pasada. Ésta empieza con la australiana: Babyteeth (El glorioso caos de la vida).

En El glorioso caos de la vida, Eliza Scanlen (Sharp Objects, Little Women) interpreta a Milla, una australiana de 15 años que vive en un suburbio de Sydney de clase media con un padre terapeuta (Ben Mendelsohn) y una madre pianista (Essie Davis). Milla podría ser la típica adolescente anodina que va a un colegio para chicas y toca el violín, si no fuera por un pequeño detalle: tiene una enfermedad terminal.

Cuando Milla conoce a Moses (Toby Wallace), un chico algo mayor que ella y que se gana la vida como puede traficando con pastillas, se enamora al instante. Y esa es la premisa de Babyteeth. 

Si el romance adolescente no es lo tuyo, no frunzas el ceño. Esto es todo menos una historia edulcorada y de lagrimita fácil. Son muchos los temas que la directora Shannon Murphy (Killing Eve) trata en Babyteeth, a partir de un guion de Rita Kalnejais.

Con un estilo falto de toda afectación, cámara en mano y primerísimos primeros planos de su protagonista, Babyteeth nos habla del duelo y la incertidumbre constante que puede ser la vida. La película nos explica la crisis por la que están pasando los padres de Milla, expone los sacrificios que la madre de ella ha hecho en su carrera. Trata el tema de la adicción, del deseo, de la crisis de la mediana edad.

La película es una oda a la vida y una bocanada de aire fresco. Milla no sufre ninguno de los problemas de vergüenza o miedo de cualquier adolescente típico al expresar sus sentimientos. Besa a Moses la segunda vez que se encuentran. No tiene tiempo para los juegos de seducción habituales. No se puede permitir el lujo de ser tímida. Con Moses, la joven reencuentra un placer en la vida que sus padres se ven incapaces de ignorar. Los adultos permiten e incluso alientan una relación que en otras circunstancias hubieran censurado.

A medio camino entre el drama y la comedia, está narrada en forma de pequeñas instantáneas introducidas por títulos como: «Cuando Milla llevó a Moses a casa para que conociera a sus padres», «Romance» o "Ese día no parecía una historia de amor».

el glorioso caos de la vida 1

La banda sonora está cargada de temas pegadizos (Come Me Way de Sudan Archives, For Real de Mallrat, Bizness de Tune-Yards, Diamond Day de Vashty Bunyan o The Lost Song de The Cat Empire), a veces bailables incluso, pero que siguen enmarcando Babyteeth como un indie singular e idiosincrásico. 

Más allá de su singularidad, la película también te hará rememorar los clásicos del género de la última década. Comparte la inevitabilidad y preocupaciones de The Fault in Our Stars. La repentina obsesión que Milla siente por Moses te puede recordar en muchos aspectos a la de la protagonista de The Souvenir. Si Booksmart tenía una secuencia bajo el agua durante una noche de diversión, Babyteeth tiene una a base de luces fluorescentes durante otra noche de diversión. Milla es tan brillante y precoz como Lady Bird

Todo, ambientado en una ciudad australiana en la que es posible bañarse en la piscina o hasta ir a la playa en diciembre y donde el sol parece no cesar de brillar.

Escribe Jesús Muñiz-Rimada | Artículo publicado en Cine Nueva Tribuna