La Pasión en el arte (3)

  04 Abril 2020

El procesionario ideal

la-pasion-en-arte-0«Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña», un dicho que la mayoría atribuye al propio fundador del Islam, pero que en realidad fue recogido en un libro de aforismos de Francis Bacon, nos viene como anillo al dedo para celebrar el estreno en la recién inaugurada Sala virtual de cine (https://www.salavirtualdecine.com/) del documental La Pasión en en arte.

Y es que en esta época de confinamiento sufrido que nos está tocando vivir nos quedamos sin celebraciones de Semana Santa. Ni procesiones, ni pasos, ni saetas, ni madrugá. Todo suspendido hasta nueva orden. Pero no hay que frustrarse.

Gracias a la laboriosa tarea de Exhibition on Screen, un proyecto británico que llevaba el museo inicialmente al cine (la idea nació en 2009 gracias a la iniciativa del cineasta británico Phil Grabsky junto a la National Gallery de Londres, y ya está presente en 40 países, incluyendo el nuestro), y ahora hace lo propio a nuestros hogares, podemos degustar torrijas caseras de las buenas mientras nos explican de forma minimalista la influencia que ha tenido la Biblia en la pintura occidental a lo largo de la historia.

Durante más de 400 años, desde la época de Giotto hasta Rembrandt, la pintura occidental es inconcebible sin la visión y las historias contenidas en la Biblia, especialmente en los Evangelios. Inevitablemente, la Iglesia hizo uso del arte para llevar escenas de la Pasión a los muchos que no podían leer. Cuando el gusto por las representaciones imaginativas de la Biblia se convirtió en apetito, la Iglesia descubrió que tenía a su disposición uno de los medios más poderosos para alcanzar las emociones más profundas de sus miembros.

Siempre se ha comentado que todos los libros de Teología jamás escritos tuvieron menos impacto en el destino de la humanidad que las grandes pinturas religiosas. Después de ver el documental y admirar las espectaculares obras maestras que los genios de la pintura llegaron a parir, queda claro que así es.

La Pasión en el arte se estructura en un puñado de comentarios de personalidades duchas en la materia (verbigracia el historiador de la National Gallery of Art de Washington, David Gariff, o la crítica de arte de The Times, Rachel Campbell-Johnston) junto a lecturas dramatizadas de pasajes de la Biblia por parte de reputados actores británicos, entre los que destacan las voces de Rupert Farley (Shakespeare in Love), Glen McReady (Years and Years) y David Rintoul (un caso curioso porque participó en el 2014 en la película religiosa El Hijo de Dios).

Los primeros aportan sabiduría, agudas reflexiones y datos estimables para contextualizar las obras mostradas mientras que los segundos actúan de oradores ideales para poder comparar texto e imagen. Apreciable también es el trabajo del director, Grabsky, quien alcanza un difícil equilibrio entre el dinamismo de la cámara y la pausa necesaria para poder escrutar cada recoveco de los lienzos enseñados. En ocasiones se pasa del plano detalle al general de la pintura y en otras el análisis va de arriba a abajo o de izquierda a derecha, en un esfuerzo encomiable por no aburrir e instruir al mismo tiempo.

Los verdaderos protagonistas de la función son los autores y sus obras. ¡Uff, vaya carrusel de maestros de la pintura!: Leonardo y Miguel Ángel, Durero y Grünewald, Bosch y Brueghel, Tiziano y Tintoretto, Rubens y Rembrandt. Monet y Dalí... todos aportaron sus granazos de arena para que, según se dice en un momento del documental, mostraran su anhelo de encontrar la verdad.

Desde los más creyentes a los más ateos aportaron su inteligencia y facultades espirituales para englobar los episodios evangélicos que narran los sucesos protagonizados por Jesucristo entre la última cena y su crucifixión y su posterior entierro y resurrección al tercer día.

Y los espectadores igual: desde la beata más exagerada en su fervor religioso hasta el satánico más poseído por las tentaciones de Belcebú coincidirán en que estamos ante un documento de obligada visión para todos los amantes del arte, ideal para este maldito año en el que la procesión va a ir por dentro.

Escribe Francisco Nieto | Artículo publicado en Cine Nueva Tribuna

la-pasion-en-arte-2