Cuestión de principios (3)

  10 Marzo 2011

Comedia de la solemnidad

Cuestión de principios, de Rodrigo GrandeNo es una ópera prima pero casi. Cuestión de principios es el segundo largometraje del joven cineasta argentino Rodrigo Grande (Presos del olvido, 2001), que para la ocasión ha adaptado el relato homónimo del escritor Roberto Fontanarrosa, fallecido en 2009. 

Con un reparto de peso encabezado por los veteranos Federico Luppi (Martin Hache, Lugares comunes) y Norma Aleandro (Cleopatra, El hijo de la novia), este drama cómico o farsa dramática (difícil inclinarse por una u otra definición) cuenta los apuros de Adalberto Castilla, veterano trabajador de una empresa que se ve en serios problemas al negarse a vender a su joven y poderoso jefe el número de una vieja revista descatalogada. El  ejemplar se convierte en grave objeto de discordia al ser el único que falta al ambicioso  Silva (Pablo Echarri) para completar una codiciada colección. Ante la presión y la clara desigualdad de condiciones, Castilla alega un arbitrario valor sentimental a su pieza para sentenciar, no sin voluntad moralista, que “hay cosas que no pueden comprarse con dinero”. Frase de arranque de una andadura al valor de los principios éticos, por el camino, siempre, de las verdades relativas.

Sobre esta máxima descansa una trama sencilla con algún que otro enredo, donde la moral y la convivencia de la nueva y la vieja generación en el mundo laboral actual ponen en duda la irrevocabilidad de ciertos principios que podríamos considerar universales.

El acierto de Rodrigo Grande, cuyas referencias y guiños van del cine de los años 50 a los mejores referentes nacionales, es el de dar una vuelta de tuerca acertadamente cómica al argumento por antonomasia del cine argentino de la última década: el discurso solemne del individuo gris aferrado al principio de defensa y conservación de la propia dignidad.

Cuestión de principios va desvelando una intrínseca voluntad irónica a medida que el drama supera al protagonista, convirtiéndose en un alegato con más humor que voluntad filosófica. Como si la cotidianidad no precisara de héroes y la ligereza fuera la alternativa a considerar qué retrato tiene mejores cualidades, si el de la clase media noble del siglo XX o el de la juventud caprichosa del globalizado siglo XXI.

Rodrigo Grande conserva cierta reverencia al humanismo humilde de Aristarain o Campanella, pero no sustenta su película sobre la exaltación de los valores esenciales, sino que los pone en duda conservando cierta forma de los maestros. Es el arte de “contar mucho con muy poco” lo que toma prestado para poner en evidencia el desfase de valores anquilosados.

cuestiondeprincipios01

Sea como sea el porte de los héroes de antaño, la única verdad que intuimos es que la solemnidad estorba a las alturas en las respira la sociedad occidental actual. Su afinada ironía roza en más de una ocasión el cinismo y el film camina hacia la inevitable tentación de desmontar un monigote.

Adalberto Castilla es ese monigote: un arquetipo de otro tiempo, un don nadie atrapado en el complejo ignorante de una falsa hidalguía. Alguien a quien le perturban los pechos de su compañera de oficina y que no se permite emitir una palabra malsonante. Su resistencia a las tentaciones y sobornos constantes del antagonista no son la razón por la que le admiramos, sino la causa por la que su máscara de Quijote venido a menos cae para mostrarnos el egoísmo del fanfarrón de poca monta.

Su efigie no puede ser observada desde otra perspectiva que la del sentido del humor, necesario para alargar la sombra gris de un conservador de formas, un tipo machista e inmovilista, atrapado en un discurso trasnochado de valores obsoletos y sayos bien planchados de lunes a viernes por una esposa abnegada y harta de ser “la boluda de la película”.

cuestiondeprincipios02

Norma Aleandro (que, como de costumbre, rebosa energía) rebota el gesto de su galán denunciando la perorata pasiva de esa clase media noble y perenne, más bien ajada, que se resiste a adaptarse a un mundo que ya no cree en Humphrey Bogart ni en Gregory Peck.

Por mucho que pueda parecerlo, la de Rodrigo Grande no es ni una simple comediola ni “otro follón solemne” (por utilizar palabras de Luppi). Es, más bien, una comedia donde esa solemnidad de antaño no tiene otro peso que el de haber nutrido una generación de cineastas nuevo, hijos de un país que vuelve a adaptarse al mundo entrando irremediablemente en la dinámica feroz de los grandes mercados. No hay nostalgia por esos héroes, sino el placer de poder celebrarlos de nuevo atrayéndolos sin melancolía a una actualidad en la que, nos guste o no, ya no tienen su lugar en el mundo.

Como en cine nada es casual, estamos ante el mismo actor que ha atravesado varias décadas de cine argentino con memorables soliloquios sobre el honor y la honestidad. No obstante su versatilidad (el cine español nos enseñó sus mejores villanos en filmes como Lisboa —Antonio Hernández, 1999— o Incautos —Miguel Bardem, 2004) Luppi ha venido siendo el tipo íntegro, el héroe moral que podría haber inspirado los buenos de Ricardo Darín desde los personajes de Un lugar en el mundo o Lugares comunes. Fue y será el galán de antaño que vuelve en tiempos de vacas flacas reconvertido en el llanero que no pierde la fe en que son los principios del hombre la base de su supervivencia, por altas que sean las llamas en las que arde su sociedad.

cuestiondeprincipios03

Inevitablemente eclipsados por el brillante protagonista, el resto de elementos figurantes completan un paisaje fílmico sencillo y bien controlado, donde brillan los factores potentes que ya conocemos del cine nacional. De su sustrato cinematográfico, Grande se lleva el arte del diálogo, el gusto referencial y la acción secuencial sumisa a las voces que, aunque ya no sean emisarias de verdades incontestables, siempre se superan sin llegar a alardear de su natural talento declamatorio.

Lo peor quizá radique en la débil frontera entre drama y comedia. Un poco más de carne en el asador no hubiese resultado excesivo, sino que, al contrario, hubiese amenizado la digestión de un ritmo que flojea hacia el final.

Lo mejor, conocer en la voluntad de Rodrigo Grande (Rosario, 1974) una descendencia tan consciente y a la vez tan libre respecto a sus precedentes cinematográficos.

Mención aparte, por supuesto, el placer de comprobar que un lobo del cine como el gran Federico Luppi sigue en una forma espléndida. Es uno de esos actores que, incluso cuando cae mal, gusta, y en esta ocasión nos regala a sus 75 años nada más y nada menos que una parodia plenamente consciente de su propio mito. Esto sí que, so pena del precio de la entrada, no se compra con dinero.

Escribe Marga Carnicé

Entrevista a Federico Luppi en Encadenados

 Título  Cuestión de principios
 Título original  Cuestión de principios
 Director  Rodrigo Grande
 País y año  Argentina, 2009
 Duración  110 minutos
 Guión  Rodrigo Grande, Roberto Fontanarrosa
 Fotografía  Pablo Schverdfinger
 Música  Ruy Folguera
 Distribución  A Contracorriente Films
 Intérpretes  Federico Luppi, Norma Aleandro, Pablo Echarri, María Carámbula, Pepe Novoa
 Fecha estreno  11/01/2011
 Página web  www.cuestiondeprincipio.com.ar