Amor y amistad (3)

  18 Noviembre 2016

Seducción y manipulación

amor-y-amistad-1Desde que en 1990 nos sorprendiera a todos con su exquisita Metropolitan, premiada en Sundance y nominada a mejor guión original en los Oscar, Whit Stillman no ha dejado de retratar con amabilidad a esa misma juventud elitista, que tan bien conoce, en distintos contextos, siempre con un tono distendido y un carácter denodadamente nostálgico y algo decadente que le da un toque chic muy personal. Barcelona (1994), ambientada en la ciudad condal de los ochenta y The last days of disco (1998), convertida en película de culto, donde sus protagonistas recorrían las discotecas de Nueva York de la época del clubbing, completaron en los noventa esa trilogía existencialista que tenía mucho de biográfica.

Como también lo tenía Damiselas en apuros (2011), el frívolo y fresco retrato juvenil de un grupo de inadaptados universitarios con que reapareció tras un paréntesis de trece años.

Las variadas inquietudes profesionales e intelectuales de Stillman —ha ejercido de actor, escritor, editor, periodista…— son las responsables de esta carrera cinematográfica tan escasa como independiente en la que recala esporádicamente cuando encuentra proyectos que le ilusionan. 

Amor y amistad empezó a gestarse hace más de quince años “… como una diversión, algo en lo que trabajar por placer, sin nadie que me controlase”, dice el director emocionado con la obra de Austen y con el personaje de Lady Susan y su némesis De Courcy. Empezó a trabajar en el guion sin prisas y cuando lo tuvo encontró en Irlanda el lugar ideal para ambientar la obra. Con una producción americana-irlandesa-holandesa-francesa y un casting internacional que encabeza Kate Beckinsale (Lady Susan), Cholë Sevigny (Alicia Johnson) y Xavier Samuel (Reginald de Courcy), la película se estrenó este año en el festival de Sundance.  

Amor y amistad está basado en una novela corta de Jane Austen (1775-1817), escrita en sus años de juventud (1794) y retocada después (1805), que la escritora dejó inconclusa y sin título. Fue publicada póstumamente por un sobrino suyo en 1871 como Lady Susan, que es el nombre de la protagonista. El título de la película procede de una sátira, casi adolescente, de la autora que el director ha elegido por considerarlo más “austeniano”. Stillman, autor también del guion, ha publicado en 2015 una novela basada en este relato temprano de Austen (1).

El manuscrito original está redactado de forma epistolar y narra las peripecias de una hermosa, arruinada y reciente viuda, Lady Susan Vernon, por conseguir marido para ella y su ingenua hija en la alta sociedad británica de 1790.

Traducida a la pantalla, Amor y amistad resulta una comedia romántica divertida, más comedia que romántica, que ha conseguido con poco presupuesto, una ambientación exquisita e ingeniosos diálogos, que anticipan los de Oscar Wilde o P. G. Wodehouse, según afirma el propio director, un resultado espectacular. 

La novela

El universo de Jane Austen es exiguo, sencillo, acomodado e intrascendente. Limitado a retratar siempre a su misma clase social en un entorno cotidiano y con un sesgo moralizante encubierto con mucha ironía y sarcasmo, que prescinde por completo de interferencias sociales o políticas en sus tramas.

El argumento de Lady Susan, como todos los de la autora, cuenta con una protagonista femenina principal y varias secundarias, está ambientado en la alta burguesía rural, que tan bien conoce y gira en torno al tema del matrimonio, omnipresente en toda su obra y preocupación crucial para las mujeres de la época. 

Las protagonistas de Austen no son espíritus arrebatados sino contenidos y distantes, como seguramente lo era ella misma. Su romanticismo es más una pose que un sentimiento vehementemente amoroso. No obstante varía según la edad, inteligencia y personalidad de sus heroínas. En este caso contrasta las personalidades de madre e hija como modelos antagónicos de mujer, sin juzgar el comportamiento de ninguna.

La obra original está compuesta por 41 cartas y un epílogo. La correspondencia, que los protagonistas principales intercambian entre sí, está redactada con  un  estilo sencillo, fluido y directo, en un tono sincero, sarcástico y muy cruel, a veces. Los distintos personajes se expresan en ella en primera persona, sin subterfugios ni hipocresía, desvelando sus pensamientos y sentimientos más íntimos sobre el resto.

El epílogo corresponde a la voz narradora que resume precipitadamente el desenlace de los acontecimientos, dirigiéndose al lector y permitiéndose la licencia de, sin juzgar a sus personajes, decantar su compasión hacia alguno de ellos, sin denostar a ninguno. La obra deja cierta parte de la trama abierta, no así la película que cierra la intriga con un final deliciosamente satírico, sin desvirtuar la indefinición del original.

amor-y-amistad-4

La película

El guion ha suavizado un poco el tono mezquino de la novela, fijándose más en lo divertido, aunque sin despreciar la ironía tan típica de Austen, con la que suele enmascarar su tímido inconformismo.

La película comienza con la precipitada salida de Lady Susan de Langford, la mansión de Lord y Lady Manwaring, donde ha pasado los últimos meses desde que enviudó, coqueteando con su dueño. Su intención es instalarse en Churchill, la casa que su cuñado Mr. Charles Vernon y su esposa Catherine tienen en el campo, según ella para llevar una vida más recogida, aislada de la ajetreada vida social de la ciudad.

Allí es recibida con escepticismo por parte de Catherine, que conoce su fama de mujer disipada, y desconfía de sus intenciones. En Churchill se presentan, también, el apuesto Mr. Reginald De Courcy, hermano de su cuñada, que viene dispuesto a probar suerte con la viuda y Sir James Martin un joven muy rico a quien Lady Susan desea casar con su hija Frederica, una muchacha apocada a quien su madre detesta.   

La heroína, (o antiheroína, según se mire) en este caso, no encaja con el modelo ortodoxo y recatado de mujer de la época georgiana. A diferencia de otras protagonistas más conocidas de la autora, no es la típica joven ingenua, cabal y romántica (como Elizabeth Benett de Orgullo y prejuicio o Elinor Dashwood de Sentido y sensibilidad) sino una mujer experimentada, frívola e inmoral pero encantadora, con la que Austen muestra una indulgencia poco habitual.

Elegante, hermosa y todavía joven, Lady Susan es una mujer fuerte y segura de sí misma,  que conoce sus encantos y los utiliza con inteligencia y pericia. Vanidosa y sin escrúpulos es manipuladora, egoísta, hipócrita, mentirosa, conspiradora, insensible, mezquina, artera… pero a la vez aduladora, seductora, encantadora, sutil… La versión “austeniana”, podríamos decir, de la Marquesa de Merteuil (2), pero no tan perversa y bastante menos depravada. Su objetivo no es corromper a nadie sino manipular a todos a su alrededor, hombres especialmente, pero también mujeres y niños (hija, cuñada, sobrinos…), en beneficio propio.

No tiene en gran consideración a nadie, excepto a sí misma y a su amiga y confidente Alicia Johnson que alienta sus manejos. Sin instinto maternal, es muy severa y crítica con su hija y sólo le preocupa casarla bien para asegurar su propio futuro. En el texto literario la califica como pesada, pánfila, estúpida, espantosa, malvada… y otras lindezas por el estilo, de las que el guion ha prescindido.

El personaje literario es mucho más profuso en matices, más mordaz y despreciable que el cinematográfico, que consigue con sus ardides, belleza e inteligencia encandilar incluso al espectador.

amor-y-amistad-5

Las mujeres y el matrimonio

Las mujeres son las auténticas protagonistas de la película. Ellas son las que controlan su destino y saben sacar provecho de él, incluso la “pánfila” de Frederica, como la llama su madre, conseguirá imponer sus deseos sobre la voluntad de su progenitora.  Los hombres, en cambio, son todos bastante manipulables, insípidos y algunos incluso auténticamente tontos.

El tema central de la historia gira en torno al matrimonio y sus conflictos. Sus protagonistas se afanan tanto en conseguirlo como en mantenerlo, y se debaten siempre entre el matrimonio por amor o por conveniencia.

La película muestra un variado repertorio de ellos, como el feliz y bien avenido matrimonio formado por Mrs. Catherine y el soso de Mr. Charles Vernon; el de cada uno por su lado pero mantengamos las apariencias de Mrs. Alicia Johnson y su riguroso marido; el condescendiente de los viejos esposos De Courcy y la completamente fracasada unión de los Manwaring, en los que la rica e histérica esposa es incapaz de controlar los devaneos de su atractivo marido. 

Entre las dos jóvenes casaderas también encontramos distintas posiciones, como la romántica de Frederica, que desea casarse por amor o la interesada de Miss Manwaring, que espera pillar al rico y simple de Sir James Martin. Lady Susan, por su parte, aspira a conseguirlo todo: marido, amante y perrito que le ladre. 

La educación de la mujer en el siglo XVIII se limitaba a instruirla en aquellos conocimientos imprescindibles (tocar el piano, dibujar, hablar idiomas…) para conseguir un buen marido y cumplir con sus funciones de esposa y madre ejemplar. Lady Susan se desmarca de este dechado de virtudes y méritos femeninos considerados necesarios, despreciando su eficacia, en favor de la inteligencia y los buenos modales que ella, que los tiene, practica con tan buenos resultados (3).

Su hija, de dieciséis años, tampoco posee una buena educación por descuido materno que la madre justifica con hipócrita consternación. Mientras ella flirtea y conspira para casarla la tiene recluida en una escuela para señoritas en la ciudad, una práctica habitual en la época entre las jóvenes de su clase.

Frederica es el contrapunto de su madre, recatada, sincera, tímida, romántica… la protagonista encubierta de una historia de amor secreta que en la película se aventura hacía derroteros que en el original solo son esbozados.

amor-y-amistad-2

Estructura y estilo

La estructura epistolar se ha traducido a la pantalla eliminando los distintos narradores, dejando que la historia fluya y se desarrolle de forma autónoma fiel al tiempo cronológico.  

El director nos introduce en los distintos espacios donde se va a desarrollar la acción rompiendo la cuarta pared y presentándonos a los personajes que viven en cada uno de ellos en plano medio y mirando a la cámara, con sus nombres, parentescos y un comentario más o menos irónico subtitulado para que el espectador lo sitúe en la obra.

Se han añadido algunos personajes extra, que dan fluidez a la narración, completan el retrato social y fomentan el tono satírico de la historia; como el personaje de la Sra. Cross, inexistente en la novela que acompaña a Lady Susan como asistente personal y que hace de interlocutora de las confidencias que en el original aparecen en las cartas que intercambia con su amiga Alicia Johnson; o el del párroco, que tampoco aparece en la novela.  

La postura de Stillman es muy parecida a la de Austen. Se centra en ratificar los intereses y preocupaciones de su propia clase sin entrar en conflicto con reivindicaciones sociales trascendentes ni mostrar posturas abiertamente críticas.  Así Amor y amistad es una amable y afilada sátira sobre una clase social acomodada y ociosa que a falta de mayores preocupaciones se afana en intrigas domésticas convencionales. 

Stillman sortea con elegancia y estilo un presupuesto modesto aprovechando al máximo sus recursos: buenos actores, localizaciones ideales, un guion muy divertido con agudos y dinámicos diálogos, una factura visual impecable… y una ambientación exquisita (que incluye un vestuario económico pero muy vistoso) propia de la factoría anglosajona, que funciona escrupulosamente en este tipo de producciones que domina a la perfección. 

Escribe Leo Guzmán  


Notas

(1) “Love and Frienship: An Adaptation of Jane Austen’s Unfinished Novella Concerning the Beautiful Lady Susan Vernon, Her Loves and Friendships, and the Strange Antagonism of the DeCourcy Family.

(2) La Marquesa de Merteuil es la protagonista de la novela de Choderlos de Laclos Las amistades peligrosas, que en el cine tan bien encarnaran Jeanne Moreau, Glenn Cloose y Annette Benning en sendas versiones de R. Vadim (1959), S. Frears (1988) y M. Forman (1989), respectivamente.

(3) “Dominar el francés, el italiano, el alemán, la música, el canto, el dibujo, etcétera, harán que una mujer consiga algunos aplausos, pero no le permitirán añadir un amante más a la lista. Distinción y modales, después de todo, son lo más importante” (Dice Lady Susan a su amiga la Sra. Johnson en una de sus cartas).

amor-y-amistad-3