La cabaña en el bosque (4)

  07 Noviembre 2013

Unicornio asesino 

the-cabin-in-the-woods-1Los primeros posters promocionales de The cabin in the woods salieron a la luz en verano de 2009, aproximadamente un mes después del final del rodaje de la película. Su estreno inicial se establecía entonces en febrero de 2010. En octubre de 2009 se prorroga esta fecha hasta enero de 2011. ¿Cuál es el motivo? Postproducir la película en un 3D que finalmente nunca existió.

Cuando parecía que esta cabaña en el bosque se iba a quedar de forma indefinida entre los polvorientos cajones de Lionsgate, aparece la noticia de que Joss Whedon —escritor de The Cabin in the Woods y con una amplia fanbase por su trayectoria como creador televisivo (Buffy the vampire slayer, Angel, Firefly, Dollhouse, Dr. Horrible)— iba a escribir y dirigir la esperada Los vengadores (The avengers, 2012).

Las altas expectativas hacia la reunión de superhéroes se cumplen y la película se convierte en un éxito de crítica y público hasta alcanzar la tercera posición en la lista de las más taquilleras de la historia. Whedon consigue que los ojos que están pendientes de él aumenten exponencialmente. Era el mejor momento para sacar a la luz la película de terror que había escrito unos años antes.

The cabin in the woods se ha estrenado en verano de este 2012 en las salas americanas con unas cifras relativamente superiores a las estimadas y con un más que favorable consenso de la crítica no reconocible en el género desde la vuelta al terror de Sam Raimi en Arrástrame al infierno (Drag me to hell, 2009). Y curiosamente, a pesar de tratarse de dos productos muy distintos, tienen una base en la que coinciden. No hay piedad con sus protagonistas y utilizan esta falta de indulgencia para conscientemente provocar carcajadas. 

La cabaña del bosque es maquiavélica, juega con las ideas preconcebidas del espectador para luego echárselas en cara, algo que ocurre incluso aunque esté avisado de ello. Cinco pseudo adolescentes que van a pasar sus vacaciones de verano en una cabaña del bosque. ¡Oh, qué originalidad! Quizá su slogan promocional “You think you know the story” sea uno de sus mayores spoilers.

Pienso en aquella inocente parte de la audiencia que decide qué película ver en la propia taquilla y que con escepticismo y actitud desangelada elige a dedo La cabaña del bosque y sinceramente, me gustaría haber sido uno más. Llegar con la mente virgen y descontaminada a ver la película sin preavisos que ponen a prueba los giros argumentales es una opción. Por otra parte, el espectador abrumado con las críticas positivas y que se pregunta qué hay detrás de esta cabaña lo más seguro es que también salga satisfecho. Este tinglado está concebido para entretener al público más palomitero y convencer al más exigente.

La película funciona como un ensayo académico audiovisual sobre los productos cinematográficos del género, con una punzante tesis sobre los riesgos que toman sus directores y la actitud pasiva de la audiencia, que en definitiva es la que manda a la hora de elegir este tipo de películas y marcar el rumbo de cuáles serán las siguientes. Ella misma se convierte en ese producto esperanzador del género que atenta contra su propia tesis.

the-cabin-in-the-woods-4

El conjunto se compara a una montaña rusa de sustos, risas y en un momento dado de acción descontrolada en la que es inevitable no sentirse emocionado. Una película inteligente e implícitamente metarreferencial. No es una avalancha de chistes verbales a otras películas de terror como Scream o Scary movie, sino que da un paso más allá. Una crítica visceral al poco riesgo que los directores de películas de terror suelen tomar. Salvo contadas excepciones, para que el público quede satisfecho hay que servirle en lata lo mismo que el año pasado pero con otro nombre.

Esa es la base de The cabin in the woods. Sobre cómo consigue reflejarlo en una peculiar fábula es mejor visionar la película.

Drew Goddard y Joss Whedon, los creadores de la historia, tienen pleno control de lo que aparece en pantalla y de lo que transmite a su público potencial. Más allá de una intuición para la comedia bárbara, son plenamente conscientes de cuándo el que está viendo su película se muestra escéptico, está intrigado o cuándo está viendo simplemente una película sin más aspiraciones para entonces darle a todo una vuelta de tuerca que lo enloquezca.

Y lo mejor, no hay trampas ni trucos ni faltas de respeto en las que cualquier giro final barato vale. Todas las cartas se muestran boca arriba desde el primer momento. Y a pesar de la consciencia de que muchas de estas pistas que se van presentando durante su desarrollo tendrán que ver con el desenlace, cuando todas encajan en una asfixiante y plenamente disfrutable última media hora, dan ganas de formar parte de la productora para firmar con los ojos cerrados los nuevos proyectos de Goddard y Whedon.

the-cabin-in-the-woods-3

Los guiños son innumerables. La película empieza con los típicos créditos de película de terror. Música tétrica, imágenes oníricas y satánicas muy similares a las de Drag me into hell con la genial banda sonora de Christopher Young. La diferencia es que apenas transcurridos treinta segundos de créditos este ambiente se corta abruptamente por una cómica y banal conversación de dos señores trabajadores de algún tipo de macroempresa.

En los dos primeros minutos ya muestra el espíritu cortante y mordaz tan característico de los trabajos de Whedon. Simpáticas menciones (no verbales) a otras películas como Hellraiser o la saga de Evil Dead y autorreferencias a sus anteriores trabajos en esos “monstruos de la semana” que aparecían en los capítulos de sus series de ficción y con la presencia de algunos de los actores con los que ya ha trabajado: Tom Lenk, Fran Kranz y Amy Acker. El reparto juvenil está correcto, incluyendo a un Chris Hemsworth en su etapa pre-Thor. La química entre Richard Jenkins y Bradley Whitford es también imprescindible para la agilidad del ritmo de esta Cabin.

Con Los vengadores siendo un exitoso blockbuster, The cabin in the woods el giro sorpresa que muchos esperaban para el género de terror y con la recientemente estrenada en el festival de Toronto, Much ado about nothing, la adaptación indie en blanco y negro de Shakespeare que rodó Whedon en los días de descanso de Los vengadores, todo parece indicar que este 2012 ha sido el año de Joss Whedon.

Sobre esta cabaña en el bosque, a algunos podrá parecerle que todo este ensayo es orgulloso y da codazos al género para enaltecerse a sí mismo. Lo que se llama insufrible pretenciosidad. Pero la controversia que The cabin in the woods pueda generar es una gran noticia. Sí, da palos al género de terror pero a la vez muestra un amor inmenso hacia él. Espero que también sirva para propulsarlo con más películas como ésta.

Escribe Juan Bernardo Rodríguez (Mr. JotaBe)

the-cabin-in-the-woods-2

Título La cabaña en el bosqu
Título original The cabin in the woods
Director Drew Goddard
País y año Estados Unidos, 2012
Duración 103 minutos
Guión Joss Whedon y Drew Goddard
Fotografía Peter Deming
Producción Joss Whedon
Distribución Vértice Cine
Intérpretes Chris Hemsworth (Curt), Richard Jenkins (Sitterson), Bradley Whitford (Hadley), Jesse Williams (Holden), Fran Kranz (Marty), Anna Hutchison (Jules), Brian White (Truman), Amy Acker (Lin)
Fecha estreno

Prevista: 26/10/2012 - Estreno directo en DVD.
Finalmente se estrena en cines el 08/11/2013.

Página web http://www.thecabininthewoodsmovie.com/