Todos vós sodes capitáns (2)

  09 Junio 2011
El olivo centenario

Todos_vosotros_sois_0Nadie ha dicho nunca que fuera fácil hacer cine, y menos cuando se pretende mezclar documental y ficción. Entre otras cosas porque la interconexión entre ambos puede generar tensiones, que al final suelen volverse en contra de la película, al margen de la pericia del director. No dudo que Oliver Laxe debe saberlo, pese a su juventud, nació en 1982, y aún así y todo se ha arriesgado en su primer largometraje.

El resultado es bastante notable, sobre todo en los veinte primeros minutos, y algunas secuencias hacia el final. Como la que ha servido para dar título a estos comentarios sobre Todos vós sodes capitáns. Y es la que hace referencia al olivo centenario, ese Sidi Safen del que habla una y otra vez, casi con nostalgia y sabiduría primitiva, el hombre barbado de rostro apacible.

Oliver Laxe, que en 2009 fundó el taller Dao Byed en Tánger, para jóvenes inadaptados, que incluía rodar en 16 mm., para que pudiera surgir la creatividad como medida para combatir el desencanto y el desánimo de esos chicos, se inspiró en estos hechos para hacer realidad esta película, que ha tenido varios premios, siendo el más notorio el otorgado por la Fipresci en Cannes, en 2010.

Todos vós sodes capitáns muestra las diversas miradas que unos y otros ejercen sobre los demás. Y ahí está parte del acierto de esta curiosa indagación sobre el poder de la imagen, así como su testimonio no ya para nosotros mismos, sino en relación con el devenir y los impulsos que a cada uno le mueven en la vida.

Empieza con el rodaje de unos chicos que observan lo que acontece a su alrededor, y entre ellos; sin que se note la presencia de la cámara y menos aún quién la maneja. Lo natural de estos instantes, desde los protagonistas hasta los encuadres, y en un matizado blanco y negro, atrapan al espectador por su sencillez: son un testimonio.

Cuando Laxe introduce la ficción, con rodaje al estilo documental, sobre la necesidad de no estresar a los chicos —y que él no tenga tanto protagonismo—, y bajo el mandato de los responsables del centro, se encarga a uno de los alumnos que lo dirija, nuestro interés se diría que disminuye, porque la ficción cobra un protagonismo tal que hasta el guión preparado deviene en artificial.

Todos_vosotros-oliver_laxe

Y en medio de presuntas epopeyas, de conquistas con peligros acechando en paisajes con hierba y viento, porque todos pueden ser capitanes, surge el que habla con tanta convicción del Sidi Safen, el olivo centenario que aglutina  las vivencias, dándonos cuenta que volvemos a interesarnos por esta suerte de onomatopeya casi lírica, que engloba la versatilidad humana en su más que natural concordancia con el ser y el sentir de las emociones.

Sí, porque el olivo, centenario en su presencia y expresión, aquilata la sensación de imágenes que llevamos engarzadas en el subconsciente. Esa necesidad de vivir y manifestarse, ese sentido dispuesto al aprendizaje, esa perentoria necesidad de ser queridos, ese regusto por la utilidad de las cosas, esa plasmación eficaz de nuestros sentimientos…

Y así hasta que se nos agoten las disposiciones que el ser humano tiene para vivir hasta más allá de sí mismo, de su tiempo, de su realidad; o lo que es igual, para perpetuarse. Oliver Laxe lo intuye, diríamos que lo sabe, y con toda su cultura a cuestas —francesa, gallega, árabe— intenta que el momento presente, su cotidianidad próxima, no se le escape, atrapándolo con imágenes que lo puedan configurar para los demás.

Todos_vosotros_sois_1

Lástima que no siempre lo logre, que balbucee y dude en algunas ocasiones, como esos virados de color al final, que no acaban de rematar. Sin embargo, no hay duda que esta atípica Todos vós sodes capitáns, que bien merece un visionado, le puede llevar a mejores logros: el olivo centenario alienta sus ambiciones.

Porque nos parece que tiene interés en conseguirlo; dado que es capaz de decir claramente que “el arte está más allá del bien y del mal”. Y aunque sospechamos que hay cierta ironía en esta declaración, también encontramos la manifiesta intención de que el cine es el horizonte que contempla en su vida.

Ojalá sea así, dicho con espíritu constructivo y deseándole un excelente futuro.

Escribe Carlos Losada

  Título  Todos vosotros sois capitanes
  Título original  Todos vós sodes capitáns
  Director  Oliver Laxe
  País y año  España, 2010
  Duración  80 minutos
  Guión  Oliver Laxe
  Fotografía  Inés Thomsen
  Producción  Oliver Laxe
  Distribución  Zeitun Films
  Intérpretes  Shakib Ben Omar, Nabil Dourgal, Mohamed Bablouh
  Fecha estreno  03/06/2011
  Página web  http://zeitunfilms.com/en/tvsc/index