LOS EXTRAÑOS (0)

  09 Marzo 2009

losextraos0.jpg
Título original: The Strangers
País, año: Estados Unidos, 2008
Dirección: Bryan Bertino
Producción: Doug Davison, Roy Lee, Nathan Kahane
Guión: Bryan Bertino
Fotografía: Peter Sova
Música: Tomandandy
Montaje: Kevin Greutert
Intérpretes: Liv Tyler, Scott Speedman, Kip Weeks, Gemma Ward, Laura Margolis, Glenn Howerton
Duración: 90 minutos
Distribuidora: Universal
Estreno: 19 septiembre 2008
Página web:  www.thestrangersmovie.com

Terror con mensaje (o qué terror de mensaje)
Escribe Luis Tormo

losextraos2.jpgEl cine de ficción tiene que ser creíble, pueden suceder las acciones más inverosímiles ante los ojos del espectador pero éste tiene que ser consciente de la innata artificialidad que conlleva implícitamente la creación de una película, es decir, el juego maravilloso que nos propone el cine consiste en dejarnos llevar por lo que ocurre en la pantalla. Esto significa que cualquier película, por volcada que este en el terreno de la fantasía, nos debe parecer “real”, por ejemplo, cuando vemos La guerra de las galaxias uno es capaz de entrar en ese juego, lo que percibimos se nos presenta como “real”.

Esta reflexión viene a cuento de la película Los extraños (Bryan Bertino, 2008) pues aunque esta película se inscriba dentro del genero de terror los mecanismos narrativos deben funcionar para hacer la historia creíble. El argumento es sencillo: una pareja, la noche, una casa aislada, tres desequilibrados, acoso, ataques, etc.

Basado o inspirado en acontecimientos reales que pueden abarcar cualquier suceso de asesinatos de los que ocurren en EEUU, desde el caso Manson hasta acontecimientos más recientes, y teniendo muy presente unos modelos cinematográficos que van desde La noche de Halloween (recreación de la figura del mal) hasta Funny games (desconocidos que asaltan una casa sin motivo) y que hace que poco a poco el filme nos vaya metiendo en una atmósfera de terror, pero que se ve rota por unos “extraños” trucos de guión que desvirtúan esa tensión creada. 

losextraos4.jpg

Así, como necesitamos que el hombre desaparezca un rato de la historia para mostrar a la mujer desprotegida de la figura del macho, éste decide irse (después de abrir la puerta a las 4 de la mañana a una desconocida) ¡a por tabaco!, dejando a su pareja al amparo de no se sabe qué desconocidos. Desconocidos que entran y salen de la casa como quieren, que se acercan y se alejan de los personajes sin ningún tipo de explicación.

Insisto, si revisamos uno de los patrones que inspiran esta película, como es La noche de Halloween, lo que funciona en el filme de Carpenter es que la falsedad de lo que se nos cuenta está narrada de una manera verídica. En Los extraños, a la media hora empezamos a incomodarnos porque el guión en lugar de arroparnos con la historia nos alerta de que estamos ante una historia irreal, nos despista con innumerables detalles incongruentes: el amigo de la pareja que aparece de repente de una manera absolutamente forzada para ayudarles (y cumplir el papel que el guión le tiene reservado). Y así a lo largo de todo el metraje (el encapuchado que se sitúa detrás del chico o la chica sin hacer nada, la historia de la niña...) que hace que el espectador se pregunte continuamente por qué está pasando esto en lugar de centrarse en la mecánica de la narración.

losextraos3.jpgProblema que se acrecienta en un filme que pretende explorar las consecuencias terroríficas que supone para una pareja verse acosada por estos extraños, y esto es algo que la película consigue de una manera acertada mediante el uso inteligente de una banda sonora basada en los ruidos (los golpes llamando a la puerta, los ruidos extraños en la casa, llamadas de teléfonos), pero que rompe para abandonarse por los caminos que hemos comentado con anterioridad. La consecuencia es que una historia que es capaz de crear cierta tensión, no la mantiene debido a la insistencia en desviar la atención del espectador con referencias externas a la propia mecánica de la narración.

Y por si fuera poco, el filme hace explícito su deseo de contar algo más que una mera historia de terror y bajo este pretexto nos muestra un comienzo (inclusión de unos flash-backs) y un epílogo donde parece que el filme busca razones para justificar su contenido, su mensaje. Así la película parece mostrar una pareja que esa noche ha tenido una discusión o un desengaño debido a que ella ha rechazado la oferta de formalizar su relación (no acepta el anillo que él le ofrece). Con lo cual se deja entrever que la situación que van a vivir es el castigo hacia esa actitud negativa en cuanto al compromiso (en cierto modo ella es la que más sufre en la historia).

losextraos1.jpgCuando al final del metraje esos extraños estén a punto de consumar lo que han venido a realizar, la pareja será realmente consciente de su amor, sólo en el momento en que ella sabe que está ante su última oportunidad es cuando le dice a él que le quiere. Y para rematar la jugada, al día siguiente, un par de jovencitos encontrarán a los tres malvados en la carretera, dándoles un ejemplar de Vida cristiana. Teniendo en cuenta que esos “extraños” se nos antojan como una representación del mal que puede aparecer en cualquier momento (otra referencia a Carpenter) el filme vira como tantos otros ejemplos en el cine de terror hacia un conservadurismo rancio e intenta justificar de una manera torticera lo que hubiera debido ser una simple propuesta de género.

Una película para olvidar y que curiosamente, no se sabe en función de qué extraños motivos, es recomendada en algún periódico y revista de tirada nacional como un filme válido por su manera de narrar (?), en ese afán desmedido que lleva a descubrir nuevos talentos y a ensalzar historias y autores que el tiempo terminará situando en el lugar que les corresponde 

losextraos14.jpg