ÁNGEL: Mis inolvidables de la década

  19 Enero 2009

Tras cumplir 10 años en Internet, Encadenados dedica el nº 58 de su sección Rashomon (enero de 2009) a que cada redactor haga dos selecciones: por un lado, la lista de tres títulos por año que nadie debería olvidar, explicando brevemente el porqué de su elección; por otro, una crítica de aquel título que en su momento se nos olvidó realizar la crítica correspondiente, entre todos los estrenados en esta década prodigiosa. Por ello, este número lo hemos bautizado genéricamente como LOS OLVIDADOS.  


Sencillamente, inolvidables
Escribe Ángel San Martín

1998-14.jpg1998
–La caja china (Wayne Wang)
La inminente muerte del protagonista activa una historia de amor que trasciende los límites culturales adquiriendo valor universal tanto el consuelo hacia el protagonista como la redención de ella.
–El show de Truman (Weir)
La dificultad que surge a veces para establecer diferencias entre el reality show televisivo y la vida real, especie de esquizofrenia parecida a la que experimenta el protagonista.
–Mi nombre es Joe (Loach)
Me resultó interesante por cómo plantea las determinaciones que las condiciones sociales y económicas hacen del protagonista un desgracias (parado y alcohólico), pero la misma situación le ofrece alguna oportunidad para sobreponerse a las desgracias

1999
–La cena de los idiotas (F. Veber)
Aunque un poco cruel me hizo pasar un buen rato viendo cómo el que pretendía reírse de los demás resultó envuelto en sus propias argucias.
–Cuento de otoño (E. Rohmer)
La relación entre la belleza y puridad de los paisajes en los que transcurre la acción con el decaimiento y penurias morales de los personajes que se mueven por ellos.
–Hoy empieza todo (Tavernier)
No siempre en el cine se toca un tema tan complejo como el de la educación con la precisión que se hace en esta película.

2000-12.jpg2000
–Gladiator (Ridley Scott)
Al margen de las consideraciones cinematográficas de la película, la recuerdo con agrado porque la vimos en un pueblo cuyo cine me recordaba a los de mi infancia, enorme, una pantalla grandísima, butacas incómodas y un olor indescriptible.
–El bola (Achero Mañas)
Una película sorprendente por el retrato que hace de las condiciones de vida tan dura que rodean al protagonista.
–El camino a casa (Yimou)
Me interesó el original uso que hace el director del flashback, así como la luz y el color para relacionar el pasado y el presente de búsqueda de los personajes centrales.

2001
–Amores perros (González Iñárritu)
La canina condición de los tres personajes que se cruzan y disputan un espacio para sobrevivir en el ya dura México DF.
–Billy Elliot (Stephen Daldry)
Me impresionó el afán de lucha de un muchacho que a pesar de los prejuicios de quienes le rodeaban, él quería conseguir su sueño.
–El hijo de la novia (Campanella)
Lo que se ven obligado a hacer padre e hijo para contentar a la madre que sufre el fatídico mal de Alzheimer.

2003-2.jpg2002
–La cuadrilla (Ken Loach)
Se adelantó el director bastante a lo que ahora estamos viendo que sucede, cómo las privatizaciones expulsan a los trabajadores hacia la miseria mientras los ejecutivos que toman esas decisiones se enriquecen.
Smoking room (Roger Gual y Julio D. Wallovits)
Me llamó la atención porque enfrenta la imposición de lo “políticamente correcto” a las pequeñas o grandes intrigas de los miembros de una organización hasta impedirles concertar una acción.
–Lugares comunes (Aristarain)
El encanto de los diálogos que mantienen los protagonistas justo cuando la sociedad activa dice que ya no necesita de sus servicios.

2003
Amén (Costa-Gavras)
Las complicidades de la iglesia católica con el nazismo, duro retrato de una estampa que por conocida no dejó de sorprenderme.
Bowling for Columbine (M. Moore)
La denuncia de la violencia promocionada por los grandes fabricantes de armas, aunque las consecuencias las paguen los jóvenes de un instituto.
–Felices dieciséis (Ken Loach)
Duro retrato de la marginalidad en la que un chaval que conoce las reglas y las aplica con todo rigor para sobrevivir.

2003-7.jpg2004
–Los chicos del coro (Chistophe Barratier)
Me provoco muchos recuerdos de una infancia y adolescencia en un internado de disciplina cuasi militar, donde el coro y los equipos deportivos eran nuestra vía de liberación.
–El señor Ibrahim y las flores del Corán (F. Dupeyron)
Bonita relación entre un adulto y un joven en la cual le transmite oralmente el sentido de la vida.
–La terminal (Spielberg)
Los “no-lugares” que son los aeropuertos dejan atrapado al protagonista porque la burocracia se ha quedado desfasada respecto a los cambios sociopolíticos del presente,

2005
–Hotel Rwanda (Terry George)
Brillante exposición de las guerras tribales ante las que Ocidente sólo sabe, aparte de venderles las armas para que se maten unos a otros, patrocinar alguna película con la que lavar nuestras conciencias.
–Match point
Sin entrar en el fondo de lo que plantea la película, admito que me dejó epatado un plano inicial en el que la bola pega en el borde superior de la red y durante unos instantes no se sabe de qué lado caerá. Entonces la tomé como una imagen/metáfora de la vida.
–Charlie y la fábrica de chocolate
No recuerdo demasiado los asuntos de la película, acompañaba a tres o cuatro chavales entre 9 y 11 años, sólo ver cómo se lo pasaron me pareció que la película debía ser la mar de buena.

2006-2.jpg2006
–Brokeback Mountain (Ang Lee)
La belleza plástica con la se trata un tema tan controvertido en las sociedades casposas y puritanas.
–Los tres entierros de Melquíades Estrada (T. Lee Jones)
Visión dura sobre quienes se ven obligados a buscar mejores condiciones de vida en el norte, y a veces no reparan en medios ni los aspirantes ni la burocracia que trata de controlarlos.
–Un franco, 14 pesetas (Carlos Iglesias)
Relata sin artificios lo que de pequeño viví como un enigma: de mi pueblo salían hombre y mujeres con maletas para lejanos lugares y casi siempre volvían con coches grandes de rarísimas matrículas.

2007
–La soledad (J. Rosales)
Me pareció interesante el ejercicio que hace el director para mostrar el vacío y las ausencias de tres personajes que se muestran tal cual en la pantalla.
–Promesas del Este
(Cronenberg)
Muy impactantes las imágenes con las que trata de presentar el nuevo código que imponen las mafias del este en occidente.
–La brújula dorada (Chris Weitz)
Divertida película que vi como acompañante de un grupo de chavales que extasiados con las fantasías de la pantalla.

2008
–Juno
La casi increíble frescura con la que una joven afronta su embarazo frente a las componendas y apaños de la pareja convencional.
–En el Valle de Elah
Interesante el drama de un matrimonio que ha de enfrentarse al rescate de su hijo soldado muerte en Irak, es la dialéctica entre el micro y el macropoder.
–Prométeme
Duro retrato del proceso de socialización de un joven que sale por primera vez del pueblo para cumplir el encargo de su abuelo poco antes de morir.

2007-5.jpg 2007-22.jpg