VÍCTOR: Mis inolvidables de la década

  04 Enero 2009

Tras cumplir 10 años en Internet, Encadenados dedica el nº 58 de su sección Rashomon (enero de 2009) a que cada redactor haga dos selecciones: por un lado, la lista de tres títulos por año que nadie debería olvidar, explicando brevemente el porqué de su elección; por otro, una crítica de aquel título que en su momento se nos olvidó realizar la crítica correspondiente, entre todos los estrenados en esta década prodigiosa. Por ello, este número lo hemos bautizado genéricamente como LOS OLVIDADOS.  


Mis películas favoritas 1998-2008
Escribe Víctor Rivas

1998-5.jpg1998
Aflicción: Un monumento al mejor cine de introspección psicológica. Una narración contundente plagada de imágenes poderosas.
Funny Games: La película más aclamada de su director, Michael Haneke. Te deja tieso en la butaca con una incomodidad permanente en la retina.
Salvar al soldado Ryan: La contundencia de su inicio es inigualable. Contiene la mejor batalla jamás filmada en los años 90.

1999
Matrix: A partir de ella el cine la atracción por la pura atracción se convierte en ingenio. Una manera brillante de jugar con las imágenes.
El club de la lucha: David Fincher se convierte en un esteta que combina magistralmente la velocidad de las imágenes actuales con una soberbia crítica a una sociedad en decadencia.
Hoy empieza todo: Una auténtica obra maestra. Para mí es tan soberbia que soy incapaz de decir por qué, simplemente hay que verla.

2000-9.jpg2000
Alta fidelidad: Una comedia refrescante y muy entretenida. En su sencillez reside su grandeza. La banda sonora es impecable.
Sleepy Hollow: Es mi película favorita de Tim Burton. Es el ejemplo perfecto de la fantasía gótica de su director.
Una historia verdadera: Verdadera obra maestra de David Lynch. No por su “clasicismo”, sino por la fuerza impecable de sus imágenes. Un viaje maravilloso por los territorios del cine.

2001
El señor de los anillos. La comunidad del anillo: Con esta película el cine de aventuras gana en imaginación visual. El mundo fantástico de Tolkien cobra mayor fuerza gracias a la inventiva cinematográfica de Peter Jackson.
Amelie: Lejos de la “ñoñería pop” de sus imágenes, su visionado es una experiencia gratificante, pues sus hallazgos visuales son, en ocasiones, portentosos.
Memento: La narración “clásica” en entredicho con un guión barroco y complejo. El uso del montaje y la utilización del flashback son inimitables.

2002-11.jpg2002
Mulholland Drive: David Lynch convierte un cuento en un viaje por los dominios de la pesadilla. Su estilo es tan enigmático como poderoso.
El pianista: Una verdadera gozada en imágenes. El drama de su historia está maravillosamente filmado con unas imágenes que nunca se olvidan.
Minority Report: Una verdadera gozada para la vista. La imaginación visual de Spielberg convierte esta historia en un delirio de imágenes fascinantes.

2003
Love actually: Una comedia tan irresistible que uno no puede dejar de verla. Admito el aroma a “pastel aromatizado” de su guión, pero el baile de Hugh Grant me sigue pareciendo una auténtica gozada de secuencia.
Buscando a Nemo: La auténtica obra maestra de 2003. No puedo expresar con palabras la grandeza de esta película. Simplemente genial.
Mystic River: Clint Eastwood oscurece el corazón del alma americana. Su “clasicismo” se transforma en una historia portentosa, de imágenes imperecederas.

2005-3.jpg2004
Big Fish: Un canto maravilloso a la imaginación. Un verdadero cuento visual. Una gozada para los sentidos.
Collateral: Michael Mann recoge la mejor tradición del thriller norteamericano y convierte su película en un film magnético, del que uno no puede apartar la vista.
Harry Potter y el prisionero de Azkaban: La oscuridad llega al pequeño reino mágico de Harry. Las imágenes de los espectros son tan oscuras como enigmáticas. Una delicia para la fantasía.

2005
El jardinero fiel: Una visión contundente del Tercer Mundo. Lejos de la postal africana. Una denuncia contundente contra la corrupción política a partir de unas imágenes que contienen gran fuerza visual.
Una historia de violencia: El elogio a la tensión. Una planificación basada en la contención que anuncia una explosión final. Un filme portentoso.
Descubriendo nunca jamás: El viaje fantástico de la creación literaria convertido en una pura delicia cinematográfica. La imaginación al poder.

2007
Death Proof: Auténtico cine. La imagen lo dice todo. Sobran las palabras. Uno queda con la boca abierta ante la suficiencia de su poder visual.
The host: Un tratado sobre la historia de los géneros cinematográficos: no es comedia, no es terror, no es aventura, no es drama, es simplemente cine.
300: Los videojuegos convierten el cine en algo maravilloso. Sus imágenes son irresistibles. Un verdadero triunfo de la imaginación visual.

 2007-6.jpg  2007-8.jpg