ISRAEL: Mis inolvidables de la década

  04 Enero 2009

Tras cumplir 10 años en Internet, Encadenados dedica el nº 58 de su sección Rashomon (enero de 2009) a que cada redactor haga dos selecciones: por un lado, la lista de tres títulos por año que nadie debería olvidar, explicando brevemente el porqué de su elección; por otro, una crítica de aquel título que en su momento se nos olvidó realizar la crítica correspondiente, entre todos los estrenados en esta década prodigiosa. Por ello, este número lo hemos bautizado genéricamente como LOS OLVIDADOS.  


Selección de cine
Escribe Israel L. Pérez

Procurando no repetir director en las películas seleccionadas y pidiendo permiso a otros títulos para no ser excesivamente injusto, ahí va algo más de una década del gusto cinematográfico de un servidor.

1998-12.jpg1998
Con permiso de: Aflicción, Boggie Nights, Desmontando a Harry, Funny Games, Mensaka, Mi nombre es Joe y El show de Truman.
Gattaca (Andrew Niccol) por darle a la ciencia ficción puntos para subir la media cualitativa.
Hana-bi (Takeshi Kitano), por condensar la esencia de toda su filmografía.
El gran Lebowski (Joel Coen) por los bolos, los nihilistas y el “nos” mayestático.

1999
Sin despreciar a: Eyes wide shut, La novena puerta, Vampiros, La vida es bella, El caso Winslow, Los sin nombre y Solas.
El club de la lucha (David Fincher) por realizar una adaptación perfecta.
La delgada línea roja (Terence Malick) por ser un poema bélico.
El verano de Sam (Spike Lee) por un cine multirracial.

2000
Teniendo en cuenta a: Al límite, Corre Lola, corre, Ghost Dog, El dilema, Man on the moon, Sleepy Hollow y El verano de Kikujiro.
Magnolia (Paul T. Anderson) porque eleva el cine coral a su máximo exponente.
Un domingo cualquiera (Oliver Stone) por un montaje en el limite de lo visible.
Una historia verdadera (David Lynch) por la tozudez sobre un cortacésped.

2001-23.jpg2001
Con el debido respeto a: Abajo el telón, Billy Elliot, Tigre y dragón, Traffic, La otra cara del crimen, La pianista y El planeta de los simios.
Réquiem por un sueño (Darren Aronofsky) por demostrar que no solo la droga es droga.
La maldición del escorpión de jade (Woody Allen) porque ya nadie sabe escribir diálogos así.
El hijo de la novia (Juan José Campanella) porque la ficción bien hecha supera a la realidad.

2002
Sin olvidar a: En la ciudad sin límites, Gosford Park, El hombre que nunca estuvo allí, Audition, Donnie Darko, El mismo amor, la misma lluvia y Retratos de una obsesión.
El viaje de Chihiro (Hayao Miyazaki) por lo que cuenta, dice, enseña y reflexiona.
El perdón (Michael Winterbottom) porque su historia y su música nunca deberían terminar.
El pianista (Polanski) por la supervivencia del arte.

2003
Elogiando también a: La última noche, Felices dieciséis, Gangs of New York, La vida mancha, Master and commander, Mystic river y Goodbye Lenin.
Femme fatale (Brian de Palma) porque De Palma parece tocar techo.
Ciudad de Dios (Fernando Meirelles) por hacer cine de denuncia social y entretener a la vez.
Chicago (Rob Marshall) por enseñar a los del molino la diferencia entre ritmo y velocidad

2004-11.jpg2004
Con el beneplácito de: Zatoichi, Kill Bill (las dos partes tomadas como una), Confesiones de una mente peligrosa, Memories of murder, Los increíbles, Melinda y Melinda y Olvídate de mí.
Big fish (Tim Burton) por enseñar el arte de contra historias.
Lost in translation (Sofia Coppola) por Bill, por Scarlett y la soledad.
The cooler (Wayne Kramer) porque hasta los gafes pueden tener suerte.


2005
Sin ofender a: El aviador, Sólo un beso, Código 46, La memoria del asesino, La Novia Cadáver, Match point y Entre copas.
Una historia de violencia (David Cronenberg) porque todos tenemos un pasado.
Million dolar baby (Clint Eastwood) porque no se podría hacer mejor.
Old boy (Park Chan-wook) porque la venganza no es nada facil.

2006
Destacando a la vez a: Brick, Caché, Syriana, Pequeña Miss sunshine, Buenas noches y buena suerte, El castillo ambulante y Crash.
Munich (Steven Spielberg), por aparcar las sensiblerías y hacer las cosas bien.
Infiltrados (Martin Scorsese), por el lujo de que un semidios siga haciendo cine.
Los productores (Susan Stroman), por ser, tan buena comedia, como musical.

2007-19.jpg2007
No menos importantes: Zodiac, Adiós, pequeña, adiós, Promesas del Este, REC, Deseo, peligro, La vida de los otros y El libro negro.
Un funeral de muerte (Frank Oz), porque la nueva comedia americana ni es tan nueva, ni es tan americana.
Ratatouille (Brad Bird), porque hasta las ratas de dibujos pueden hacer las cosas mejor que los seres humanos.
The host (Bong Joo-ho), por completa: acción, terror, humor y crítica.

2008
Y sin cometer injusticias con: Wall•e, Cinturón rojo, The dead Girl, La guerra de Charlie Wilson, Sweeney Todd, Pozos de ambición y No es país para viejos.
La noche es nuestra (James Gray), por volver al cine clásico.
Antes que el diablo sepa que has muerto (Sidney Lumet) porque las acciones de sus personajes duelen.
En el Valle de Elah (Paul Haggis) porque también duele no poder ayudarle.

2008-13.jpg   2008-18.jpg