La sombra materna es alargada en el cine de Hitchcock

  31 Enero 2021

Rimas entre Encadenados y Psicosis

madres-0El tema relativo a las mujeres —y concretamente a las madres— en Hitchcock ha sido tratado hasta el hartazgo por analistas, críticos y algún que otro psicoanalista con especial interés en el cine del británico.

Su máxima representación bien puede ser hallada en Psicosis (1960), filme que justamente le valió un arrollador éxito comercial tras sacudir las vidas de los millones de espectadores que visionaron la obra. Una obra que ha dejado como poso en el imaginario colectivo al psicópata de Norman Bates travestido y apuñalando a la buena de Janet Leigh al ritmo de los más de medio centenar de planos que componen la escena.

Otra de las grandes obras del inglés, también icónica en lo que a figura maternal se refiere, es Encadenados (1946), donde una siniestra Leopoldine Konstantin, encarnando a Madame Anna Sebastian, pincela los rasgos de una madre opresiva y manipuladora que urde todos y cada uno de sus entramados planes a golpe de aguja. 

Cierto es que hay otros tantos casos, al inglés no le sobran ejemplos, donde se podrían extraer —quizás bruscamente— variados símiles de figuras maternas opresivas, siendo el más obvio el de Mrs. Danvers en Rebeca (1940). Este caso es algo forzado, no nos vayamos a engañar, dado que el propio contexto —e imágenes como bien muestra Hitchcock— sugieren más un romance que una relación maternofilial. Otro caso interesante, aunque completamente inverso, es el expuesto en la elegante Atrapa a un ladrón (1955), donde el personaje representado por Grace Kelly, Frances Stevens, reprime y controla los impulsos y deseos de su madre.

No obstante, si dos filmes mantienen una estrecha relación y evolución natural entre sí, esos son Encadenados y Psicosis. En ese orden. La segunda lleva el tema al límite, fusionando —literalmente— ambos elementos, hecho de sobra conocido a ojos de cualquier espectador mínimamente versado en cine.

Por otra parte, en la primera, el caso es mucho más sutil y visual. A lo largo del filme, la relación de Alexander Sebastian (Claude Rains) y su madre desprende un tufillo extraño; cierto, pero nada alejado de los típicos celos maternos hacia su nuera, aspecto tratado ora en la tradición literaria popular, ora en estudios psicológicos ya anticuados.

El punto de inflexión en términos visuales, en cambio, acontece justo en el momento en el que Alicia Huberman (Ingrid Bergman) se percata de la trama de la que está siendo víctima. Dicho instante queda visualmente reforzado mediante tres travellings de acercamiento a los personajes protagonistas de la escena, remarcando así el cambio en la historia; en este caso, el descubrimiento de la verdad.

madres-psicosis-2

Alterada por la crudeza del crimen, rápidamente se levanta en un inútil y vago intento de escapar. Un plano subjetivo nos muestra a madre e hijo alzarse dispuestos a ofrecerle —aparentemente— algo de ayuda. La iluminación entonces se atenúa y la imagen se deforma, dejando dos figuras amorfas e idénticas, dos sombras, dos obstáculos indistinguibles entre la protagonista y su vida.

Continuando en su intentona de alcanzar una salida, las sombras de Alex Sebastian y su madre se impregnan en la puerta, todavía deformadas. Dicha distorsión llegará a su máximo exponente cuando, supuestamente fruto de la conmoción ocasionada por el veneno, ambas sombras convergen, confluyen en una única aberración compuesta de sombras que todo lo engulle. De esta forma, Hitchcock expone la estrecha relación simbiótica entre madre e hijo, siendo los dos uno y confluyendo en un único ente en el momento de llevar a cabo su oscura y malévola empresa.

Así pues, la fusión maternofilial en la harta conocida —y reconocida— Psicosis acontece en el margen, en el extremo, siendo una suerte de subtrama compleja que a tantos ha obsesionado. Encadenados, por otra parte, nos lleva a ese límite sin ser subtrama, sin ser nada más que imagen. Nos conduce al acantilado, nos lo muestra, lo tememos y nos lo suministra en una inmensa y saturada dosis catorce años después.

Escribe Iván Escobar Fernández  

(PD: no te pierdas el tráiler original de Psicosis, con un tour de Hitchcock por el lugar de los hechos. Una joya.)

 

madres-encadenados-1