Marnie, la ladrona (Marnie, 1964)

  11 Marzo 2021

El comienzo del declive

marnie-0Durante unas prolongadas vacaciones en el año 1960, una vez finalizado el rodaje de Psicosis (Psycho, 1960), Hitchcock tuvo la oportunidad de leer la novela titulada Marnie, escrita por el novelista británico Winston Graham. La historia le impresionó por sus posibilidades para una posible película de intriga, con una carga sexual bastante explícita, cuestión que en esa época empezaba a ser más aceptada por Hollywood, como indica Donald Spoto, en su obra más conocida sobre Hitchcock (1).

Para desarrollar este proyecto, con un protagonismo femenino muy marcado, el director inglés necesitaba a una actriz con unas características que le permitieran interpretar a una mujer inestable emocionalmente, cleptómana, enigmática y frígida. Sin embargo, este proyecto quedó aparcado, ya que después de leer una noticia de prensa sobre el ataque de unos pájaros a una familia, el director inglés tomó como base un cuento corto de Daphné du Maurier para elaborar su siguiente producción: la película Los pájaros (The birds, 1961).

Es en este momento cuando Hitchcock descubre a Tippi Hedren. El director y su esposa Alma Reville vieron un anuncio publicitario en televisión donde aparecía una atractiva rubia. Tippi Hedren en ese momento tenía 31 años; era una madre recién divorciada con una hija de cinco años (con el tiempo llegó a convertirse en la actriz Melanie Griffith) y llevaba 11 años trabajando como modelo en Nueva York. Hitchcock organizó un encuentro con ella y le ofreció un contrato de varios años de duración, asumiendo el rol de Pigmalión con la futura actriz, planteando diversos proyectos conjuntos a corto y medio plazo.

El rodaje de Los pájaros resultó conflictivo, entre otros motivos por el deterioro de las relaciones entre el director y Tippi Hedren. Una vez estrenada la película, Hitchcock se planteó abordar su siguiente proyecto retomando la idea de la novela Marnie, que inicialmente se planeó sobre la base de contar con la actriz Grace Kelly como protagonista. La nueva princesa de Mónaco, después de conocer la propuesta de Hitchcock manifestó su disposición para participar en la película, según afirma Charlotte Chandler en su libro Hitchcock íntimo (2).

Sin embargo, el marido de la actriz, el príncipe Rainiero, consideró «inapropiado» que su esposa interpretara el papel de una ladrona con trastornos mentales. Después de barajar varias opciones, Hitchcock se decantó por contar de nuevo con Tippi Hedren como protagonista.

En el film, Margaret Edgard, a quien llaman Marnie, es una ladrona compulsiva que cambia regularmente de trabajo y de aspecto. Es contratada en una empresa editorial por Mark Rutland (Sean Connery) quien ya la conocía por haber coincidido brevemente con ella en una reunión de negocios. Mark se siente atraído por ella, aunque es rechazado.

Al poco tiempo, Marnie desaparece con una importante cantidad de dinero sustraído de la caja fuerte de la empresa. Mark localiza a la ladrona y la chantajea obligándola a casarse con él, con la amenaza de denunciarla. En el viaje de bodas Marnie rechaza todo contacto físico con su marido, y al sentirse forzada por este, intenta suicidarse.

marnie-1

Tratando de buscar una solución a los desajustes emocionales de su esposa, Mark contrata a un detective privado que le aporta información clave sobre la madre de Marnie. Finalmente, se produce un encuentro liberador entre ella y su madre (Louise Latham), lo cual dará pie a desvelar el trauma que ha causado la inestabilidad emocional de Marnie.

La elaboración del guion resultó complicada ya que el guionista inicialmente contratado, Evan Hunter, finalmente fue despedido por discrepancias sobre el tratamiento de algunas escenas de carácter sexual. Los debates sobre la elaboración de este guion están recogidos en un curioso libro (3) en el que se transcriben las reuniones de trabajo realizadas por Hitchcock y sus colaboradores. La historia se sitúa en Filadelfia, modificando el entorno británico de la novela original.

La película plantea una serie de cuestiones relativas a las consecuencias de los traumas provocados en la infancia por situaciones límite, vividas en el hogar familiar, si bien la concepción psiquiátrica que se formula es algo elemental. Así, la relación madre/hija es la clave para explicar el comportamiento neurótico de Marnie.

En cuanto al tratamiento dramático, según señala Donald Spoto, nunca hasta ese momento se había planteado en la filmografía de Hitchcock una representación de las emociones tan descarnada. A esa visión conflictiva de las relaciones humanas contribuyen algunos personajes secundarios, como la cuñada de Mark (Diane Baker) o un antiguo jefe de Marnie (Martin Gabel). En todo caso, el desenlace que se propone en el filme resulta esperanzador para la resolución de los conflictos de Marnie con su madre y su marido.

marnie-2

El rodaje de Marnie, la ladrona fue problemático por la actitud de Hitchcock hacia Tippi Hedren, tal como explica Donald Spoto, dada la creciente obsesión del director por su nueva actriz. Hedren en sus memorias publicadas en el año 1917 (4) hace referencia por primera vez a su complicada relación con el director inglés, a quien inicialmente veía como su benefactor, pero que posteriormente se convirtió en una persona controladora, con comportamientos e insinuaciones de carácter sexual que hoy serían inaceptables.

Después del rodaje de Marnie, la ladrona, la actriz decidió cortar esa vinculación y desde luego su trayectoria emergente se apagó en buena medida, aunque siguió trabajando durante bastantes años. En su libro menciona diferentes experiencias, entre ellas, su colaboración con Charlie Chaplin en La condesa de Hong Kong (1967).

La larga conversación entre Peter Bogdanovich y el director británico, recientemente recuperada (5) aporta aspectos muy interesantes de sus rodajes. En ese encuentro, respecto a Marnie, la ladrona, ambos cineastas intercambian ideas sobre el simbolismo de algunas escenas y situaciones, como el sentido de culpabilidad de los personajes, la verosimilitud de los afectos entre la pareja protagonista, la actitud malsana del personaje de Sean Connery, o el simbolismo de la escena en la que Marnie mata a su querido caballo Forio, que se ha herido gravemente en una caída.

También se aborda la cuestión de los trucajes visuales de fondos, criticados por la prensa especializada por descuidados. Hitchcock reconoce en la entrevista esos errores, mencionando el ejemplo del enorme barco que aparece al final de la calle del puerto donde vive la madre de Marnie. Un efecto visual con un resultado muy artificial que el director reconoce como mal resuelto.

La película no alcanzó el éxito esperado en taquilla y la crítica la consideró una obra fallida, que no alcanzaba los niveles de sus grandes producciones clásicas del periodo norteamericano como La ventana indiscreta (1954), Vértigo (De entre los muertos, 1958) o Con la muerte en los talones (North by Northwest, 1959). La temática sin duda resultaba conflictiva en esa época, al abordar temas como el abuso infantil, el rechazo patológico al sexo, la cleptomanía o la violencia marital. A pesar de todo, la película contiene momentos brillantes con algunas escenas magníficamente rodadas como la de la cacería. Otros aspectos a resaltar son un uso dramático del color o la lograda ambientación.

marnie-3

En el conocido libro/entrevista El cine según Hitchcock (6), François Truffaut afirma que después de Marnie, la ladrona Hitchcock perdió confianza en sí mismo, en parte por el fracaso comercial de la película y también por el fracaso de su relación profesional y personal con Tippi Hedren, con la que había acariciado la idea de convertirla en una nueva Grace Kelly.

Cabe señalar que esta película supuso la última colaboración del director con el músico Bernard Herrmann. También, después de este rodaje perdió a algunos de sus colaboradores más fieles como el director de fotografía Robert Burks o el montador George Tomasini.

Para Donald Spoto (7), Marnie, la ladrona es una película apreciable que muestra los miedos y el esfuerzo de una mujer para superar sus errores de los que es plenamente consciente, rodeada de personajes que no son precisamente bondadosos.

Tippi Hedren realizó un excelente trabajo interpretativo, muy presionada, como ahora sabemos, aportando una gran sensibilidad; y teniendo presente que rodaba sólo su segunda película.

Con el transcurso de la década de los años sesenta, después de los grandes éxitos de Psicosis y Los pájaros, se inicia para Alfred Hitchcock un progresivo declive como creador, ya que no volvió a recuperar el nivel de su época de esplendor.

Escribe Juan de Pablos Pons

marnie-4

Notas

(1) Spoto, Donald: Alfred Hitchcock. La cara oculta del genio. RBA, 2008.

(2) Chandler, Charlotte: Hitchcock íntimo. Ediciones Robin Book, 2009.

(3) Hitchcock, Alfred: Hitchcock por Hitchcock. Escritos y Entrevistas I. El cuenco de plata, 2016.

(4) Hedren, Tippi: Tippi: A Memoir. Harper Collins Publishers, 2017.

(5) VV.AA.: Yo confieso. Entrevistas y conversaciones con Alfred Hitchcock. Cult Books, 2020. Capítulo de la entrevista con Peter Bogdanovich (páginas 89 a 168).

(6) Truffaut, François: El cine según Hitchcock. Alianza Editorial, 1990.

(7) Spoto, Donald: El arte de Alfred Hitchcock. Cult Books, 2019.

 

marnie-hitch