Hitchcock y su regreso a Alemania

  02 Febrero 2021

El rodaje de Cortina rasgada (Torn curtain, 1966)

cortina-rasgada-2Hitchcock inició sus andaduras en el cine en 1921, pero, desde sus comienzos, tuvo más contacto con el cine americano que con el británico, ya que trabajó varios años en unos estudios americanos en Londres. Él mismo diría que no puso los pies en un estudio británico hasta 1927.

Hitchcock trabajaría como asistente de dirección para el realizador Graham Cutts, ocupándose, además, del guion, escenario, vestuario y reparto. Con el tiempo, tomaría también, el puesto de jefe de producción.

Su trabajo con Cutts le llevaría a Alemania a rodar en los estudios de la UFA-Babelsberg la coproducción The blackguard. Los estudios de Babelsberg eran, por aquel entonces, los más modernos del mundo. «Lo que más influenció a Hitchcock en Babelsberg fue el nivel de preparación de lo que eran capaz estos estudios y debido a este acercamiento fueron posibles ese tipo de movimiento de cámara y composición de planos», explicaba Will Schmenner, comisario de la exposición Casting a Shadow. Creating the Alfred Hitchcock Film, que tuvo lugar en 2009 en Berlín (1).

Básica sería, por tanto, su formación técnica y artística en Alemania, país donde llegaría a pasar bastante tiempo y donde, después de su aprendizaje como asistente, filmaría sus primeras películas como director. The pleasure Garden y The mountain Eagle se rodaron en Múnich en 1926. En Alemania conocería a Pommer, también productor de F. W. Murnau, y trabajaría con él. De hecho, en los estudios UFA-Babelsberg y paralelamente a su rodaje The blackguard, rodaba F. W. Murnau una de sus obras maestras: El último. Hitchcock no perdió la oportunidad de observar el rodaje del trabajo de Murnau.

Décadas después, Alfred Hitchcock ya es un director de renombre y regresa a Alemania para rodar los exteriores de Cortina rasgada (1966), una historia de espionaje dentro de la Alemania del Este protagonizada por Paul Newman y Julie Andrews. Para él es un regreso significativo, además Cortina rasgada es para él un proyecto especial, se trata de su película número 50 y le quiere dar un impulso y dedicación más personal.

Hitchcock no ha olvidado el alemán que aprendió durante sus comienzos como asistente en Berlín, pero se enfrenta al problema de rodar detrás del telón de acero y el ambiente que allí reina no es del todo lo que quisiera para su filme. Él pretende recrear un ambiente de la RDA más siniestro y lúgubre, si cabe, que lo que se ve en las calles de Berlín del Este y de Leipzig. Cuatro años después de la construcción traumática del muro de Berlín, Hitchcock quiere rodar allí y pretende concentrar en colores y exteriores ese ambiente opresivo que se mantiene sumergido de la realidad, pero sin apartarse de ella.

Los colores le llegan a preocupar.  ¿Qué colores son los idóneos para recrear esa atmósfera represiva de la RDA? Para averiguarlo y para investigar más sobre ello, Hitchcock expresa el deseo de trabajar con Hein Heckroth, pintor y decorador muy apreciado por su trabajo de diseño y de vestuario en Las zapatillas rojas (1948) y le encarga el diseño de producción de la película. Hitchcock escribe a Heckroth en un alemán algo rudimentario: «Quiero también saber. Si alguien puede hacer imágenes en color de muchos lugares en Alemania de Este, de tal modo que las podamos utilizar con propósitos de investigación» (2).

cortina-rasgada-1

Hitchcock está muy metido en el proyecto y en las localizaciones. Incluso llega a realizar el recorrido de los personajes asegurándose la veracidad de los lugares, así lo comenta a François Truffaut en su famosa conversación: «el film se divide claramente en tres partes. La historia se desarrolló de esta manera con bastante naturalidad, pues respeté su topografía lógica; para asegurarme de que todo esto sería exacto, antes de iniciar el guion, realicé el mismo trayecto que los personajes. Fui a Copenhague, luego, utilizando una línea de aviación rumana, me presenté en el Berlín oriental, en Leipzig, de nuevo al Berlín oriental y finalmente en Suecia» (3).

A pesar del interés en la veracidad de exteriores y la investigación de motivos y colores que Hitchcock le propuso a Heckroth, la productora Universal le fue poniendo serias restricciones. En realidad, estos impedimentos comenzaron ya durante el rodaje de Los pájaros (1963): la Universal empezó a entremeterse cada vez más en el presupuesto, usos de exteriores, banda sonora… y no cesó de vigilar los movimientos de rodaje de Hitchcock.

Esto empeoró después del rodaje de Marnie (1964), ya que esta película no recaudó tanto como la Universal había esperado y tampoco acabó satisfaciendo del todo a la crítica (4). Así que las relaciones entre Hitchcock y los empresarios de la Universal fueron empeorando.

Intentando evitar que Cortina rasgada se convirtiera en una película del estilo comercial de James Bond, Hitchcock quiso alejarse de los clichés de este tipo de cine, procurando adoptar a autores de renombre como Vladimir Nabokov (Lolita, Pale Fire) de guionistas, de tal manera que «un thriller realista y pesimista de espionaje consiguiera desencantar o desinflar la idea de James Bond» (5). También en sus conversaciones con Truffaut, Hitchcock admite que «prefería comenzar la historia partiendo de un "misterio" para evitar un comienzo de film que he utilizado otras veces y que se ha convertido en un convencionalismo: el hombre a quien se confía una misión. No quería volver a hacerlo. En cada uno de los James Bond hay una escena de este tipo» (6).

cortina-rasgada-5

En ese sentido Hitchcock consiguió que Cortina rasgada no tuviera un perfil a lo James Bond, pero los estudios de la Universal insistieron en que todo el material rodado se adaptara de manera menos sombría y lúgubre. Los actores Paul Newman y Julie Andrews fueron impuestos. Estos, además de llevarse la mayor parte del presupuesto de la película, no acababan de encajar en la idea que tenía Hitchcock de los personajes. Como consecuencia; toda la parte creativa e innovadora de exteriores y de diseño de producción no fue aceptada por los estudios de la Universal.

El cámara Leonard South contaría: «El estudio quería grandes estrellas, pero Hitchcock y Paul Newman no se entendían para nada. Hitch le daba valor a la autenticidad y quería rodar el film en Alemania occidental. En vez de eso, la Universal encargó a un equipo de alemanes el rodaje de proyecciones traseras y transparencias de mala calidad. Entonces (Hitchcock) rompió con Bernard Herrmann porque la Universal quería una música alegre. Hitch perdió cualquier interés en la película» (7).

Hitchcock pudo mantener algo de la idea original sobre la tonalidad y los colores de la película, aunque fuera, muy a pesar suyo, en los falsos decorados imitando la Alemania oriental, y en los pocos exteriores que le permitieron rodar. «En Cortina rasgada decidimos que después de dejar Copenhague, última localización en la película antes de irnos a Alemania del Este, todo fuera gris. Gris y beige por todas partes de tal manera que tuviéramos un estado de ánimo, un estado de ánimo depresivo y siniestro. Los tonos generales de todos los sets se pintaron de gris con este propósito (8).  

Este uso extraño de recreación de decorados en la Alemania oriental me fascina, aunque no resultara como Hitchcock pretendía. El paseo de Newman en solitario por el Kolonnadenhof en Berlín oriental y la recreación de sus columnas en estudio, reduciendo al mismo tiempo la imagen de varios museos emblemáticos de Berlín a uno solo, mezclando tomas verdaderas con decorados recreados, me atrae mucho.

cortina-rasgada-7

La antigua Galería Nacional fue recreada y erigida para esos breves segundos de película, una mezcolanza imposible de decorado fantástico y realidad, pero que desde la infancia la recuerdo por sus silencios, sus vacíos, sus ecos y su malestar.

Hein Heckroth comenta en un programa de televisión alemana, junto al propio Hitchcock, una anécdota de rodaje en Cortina rasgada.  Se quería mostrar que le decoración del museo por donde entraba Newman era de verdad, pero Hitchcock solo quería que durara un minuto.  Heckroth le propuso que Newman viniera de detrás, a lo que Hitchcock le contestó «Hein, desde cuando nosotros, la cámara y los espectadores, nos adelantamos a la historia que lleva el actor». Heckroth entendió la lógica de montaje de Hitchcock «esto fue nuevo para mi después de haber realizado tantas películas, esto fue para mí una sensación y fue absolutamente correcto» (9).

Hitchcock tenía toda la zona del Museumsinsel de Berlín en su mente. Ingolf Kern apunta en un artículo: «Paul Newman entra por la Antigua Galería Nacional, abandona el museo, pero por una salida que llega a un patio trasero que solo puede pertenecer al museo de Pérgamo. Hoy más de cincuenta años después, soñamos con que este paseo arqueológico conecte algún día los edificios del Museumsinsel» (10).

Yo sueño con que algún día se recupere esa escena completa que Hitchcock tuvo que eliminar de Cortina rasgada, entre otras muchas tomas, esquemas, estudios de exteriores, de luz, de color y, sobre todo, sueño con esa partitura de Bernard Herrmann que jamás llegamos a escuchar en la película (11).

Escribe Laura Bondía

cortina-rasgada-4

Notas

(1) Emmanuelle Francois (consultado en 26.12.2020):
Hitchcock in Babelsberg - EXBERLINER.com.

(2) Ingolf Kern, Der Kolonnadenhof aus Hollywood-Pappe (consultado en 26.12.2020):
https://blog.smb.museum/der-kolonnadenhof-aus-hollywood-pappe/.

(3) François Truffaut, Helen Scott. El cine según Hitchcock. Alianza editorial, 1966, p. 269.

(4) Rebello, Stephen. Hitchcock und die Geschichte von Psycho.  Heyne, 2013, cap. 11.

(5) Rebello, Stephen. Hitchcock und die Geschichte von Psycho.  Heyne, 2013, cap. 11.

(6) François Truffaut, Helen Scott. El cine según Hitchcock. Alianza editorial, 1966, p. 269.

(7) Rebello Stephen. Hitchcock und die Geschichte von Psycho. Heyne, 2013, p. 333.

(8) Sydney Gottlieb. Hitchcock on Hitchcock, Volume 2 Selected Writings and interviews by Alfred Hitchcock. University of California 2015, cap. 4

(9) Tertulia Frankfurter Stammtisch en 1966 en la televisión pública alemana. A partir del minuto 10.18 aparece Hitchcock y se une a la reunión distendida de la cual Hein Heckroth también forma parte (el hombre que fuma con gafas). Son interesantes las anécdotas que se cuentan sobre los diferentes rodajes y su manera de hacer cine. Hitchcock, en un alemán algo rudimentario, aguanta toda la tertulia hablando en alemán con breves apoyos del inglés. Se nota que tiene una especial inclinación por Alemania (consultado en 26.12.2020):
https://www.youtube.com/watch?v=ZmgPuhLhBNU&feature=emb_logo&ab_channel=DeutscheFernsehgeschichte

(10) Ingolf Kern, Der Kolonnadenhof aus Hollywood-Pappe (consultado en 26.12.2020):
https://blog.smb.museum/der-kolonnadenhof-aus-hollywood-pappe/

(11) Algunas de los fragmentos se pueden escuchar (consultado en 26.12.2020):
https://www.youtube.com/watch?v=AP5SXiMsoxQ&ab_channel=DavidMcCaulley
https://www.youtube.com/watch?v=ADgU7KAJRhk&ab_channel=LosAngelesPhilharmonic-Topic 

 

cortina-rasgada-6