Entrevistamos a Santiago Segura a propósito de «Padre no hay más que uno 2»

  26 Septiembre 2020

«Mientras pueda contribuir a que esta industria siga existiendo seré muy feliz de poder hacerlo»

entrevista-santiago-segura-1Santiago Segura vuelve al cine con Padre no hay más que uno 2. El éxito en taquilla de la primera película marcó el camino para una segunda entrega que el creador de Torrente se ha empeñado en distribuir en las salas de cine a pesar de la situación actual convencido de la necesidad de que los cines cuenten con películas para estrenar.

Dentro de los Preestrenos de Cine Español del Festival de Cine Antonio Ferrandis, organizado por el Ayuntamiento de Paterna y los cines Kinépolis —que tienen como objetivo consolidar la conexión entre Valencia y los principales nombres que integran el cine español a través de preestrenos y presentaciones especiales—, retomando poco a poco la vuelta a la nueva normalidad se realizó el pase de Padre no hay más que uno 2, y con todas las medidas de seguridad, pudimos hablar con Santiago Segura sobre su amor por el cine en pantalla grande, la apuesta por los estrenos y qué ha supuesto para el volver a retomar la historia de esta familia tan especial.

Las excelentes cifras de la taquilla en los primeros días del estreno en cines de Padre no hay más que uno 2 parece que dan la razón a la apuesta arriesgada que habías hecho por estrenar la película en las salas de cine.

Sí, ha sido un momento de angustia grande porque no sabíamos qué iba a pasar. Todas las superproducciones norteamericanas se han aplazado al verano siguiente, hasta dentro de un año o indefinidamente, sin fecha. La situación era dramática para unos cines que habían abierto implementando las medidas de seguridad y cumpliendo toda la normativa y se encontraron sin producto. Entonces me surgió la duda, lanzar la película en estos momentos o guardarla como está haciendo todo el mundo y se quedan los cines sin grandes estrenos potentes este verano.

Y a mí me salía de dentro —consensuado con Atresmedia, que es la productora, y Mª Luisa Gutiérrez, y la distribuidora Sony— estrenar la película. Los cines no pueden sobrevivir sin producto y yo no hay nada que ame más que los cines. Era el momento de estar con los cines, no guardando mi producto.

¿En algún momento te llegaste a plantear estrenar en plataformas como han hecho otras películas?

Por supuesto, se barajaron todas las alternativas, pero no podía evitar pensar que todas esas alternativas para mí eran insatisfactorias. Todo lo que fuera no dar un poquito de alegría, de tener esa especie de esperanza, no me parecía adecuado; además, yo odio el término nueva normalidad, me repugna, yo estoy muy feliz con la normalidad que había antes, a esto le podemos llamar la nueva anormalidad.

Entonces cualquier cosa que de alguna forma nos recuerde a esos momentos que vivíamos, que no valorábamos porque era lo de siempre y ahora valoramos tanto, me encanta. Pensar que hay muchas familias que fueron a ver el año pasado esta película, que disfrutaron muchísimo, que se rieron, y ahora poder entregarles la segunda parte, que era lo que estaba planificado, para que volvieran a recuperar esta especie de fiesta veraniega que es ver una comedia con toda la familia, y ver una película agradable, divertida, que además son las aventuras de una familia que ya conoces, que te caen bien, mucha gente la esperaba…

Estrenar en cines me parece bonito, son tiempos convulsos y grises, el que más y el que menos arrastra una pena, por su economía, por algún familiar que ha padecido la enfermedad, por cómo está el mundo. No es un momento donde las alegrías nos sobren.

entrevista-santiago-segura-3

Además, la comedia es un género que necesita verse rodeada de gente, con la reacción del público…

Yo pienso lo mismo. Está muy bien ver una comedia en tu casa en el sillón, pero oír a trescientas personas riéndose a tu lado, sentir el calor de esa carcajada conjunta no tiene precio, no tiene comparación, es una experiencia tan bonita que yo no quiero que se pierda. Yo soy una especie de romántico de los cines, me encantan los cines, antes de dedicarme a esto ya me había pasado la mitad de mi vida en una sala de cine disfrutando como una bestia de las películas, en la sala oscura, en esa pantalla gigante donde te sumerges y sueñas, imaginas, te evades.

Poder intentar que eso siga existiendo, aunque cada vez es más complicado pues antes de la pandemia los cines ya estaban un poquito tocados porque hay muchas más ofertas de ocio, las plataformas, pero bueno… Mientras pueda contribuir a que esta industria siga existiendo seré muy feliz de poder hacerlo.

La primera película estaba basada en un remake muy libre de una película argentina…

Si ves la película original lo único que queda es la premisa: una madre que se iba de viaje y el padre se quedaba con los niños, que tampoco era algo excesivamente original porque ya había visto Señor Mama, con Michael Keaton, donde pasaba eso.

Y ahora en esta segunda parte habrás ido ya absolutamente al terreno que quieres.

Totalmente. Ha sido mucho más divertido escribir esta parte porque cada personaje tiene su personalidad. Ya me reía pensando y visualizando a los niños con sus caritas. Cuando hicimos la primera, vas haciendo el guión y pensando en el casting, pero no lo completas hasta que no está acabado el guión.

Aquí ya teníamos toda la idea de los personajes, ya estaba sobre la mesa. La cara de Toni Acosta estaba ahí cuando escribíamos los diálogos de Marisa, el tío Paco y la tía Carmen; incluso la propia suegra, Loles León, antes de empezar a escribir ya pensaba que sería la ideal para el personaje. Ha sido muy satisfactorio y muy divertido escribir este guión para Marta González de Vega y para mí, y espero que a la gente le guste como la otra, que es lo más complicado en una secuela, porque cuando una cosa gusta el problema es la segunda entrega, y esto lo digo mucho: la gente quiere exactamente lo mismo, pero totalmente diferente, entonces… no es fácil.

entrevista-santiago-segura-4

La colaboración con Marta te resulta muy efectiva. Parece que escribir solo puede ser más adecuado, pero la colaboración termina siendo satisfactoria.

Claro. Un tipo como yo, con lo que me cuesta concentrarme, soy muy disperso, me gustan muchas cosas, estoy para acá y para allá… Los Torrente me acuerdo que al escribirlos era terrible porque me pasaba meses apuntando ideas que me hacían gracia en servilletas, en notas, para luego ponerlo todo junto. Creo que hubiera sido muy complicado para mí sacar un guión que me gustara, porque como director necesito que el guión me guste. Si el guión no te gusta al 100% es muy difícil rodar, admiro a quien pueda rodar un guión de encargo que no le guste; a mí me tiene que gustar la historia porque me facilita mucho la labor. Fernando Trueba me dijo un día: «Mira, con un buen guión y un buen casting, tienes media película hecha» y yo creo que es verdad.

Con Marta he conseguido eso. Hace un año estaba aquí hablando con vosotros y ahora ya tengo una película redondita, perfecta para mí —perfecto no hay nada en el mundo y para gustos, colores—, una película de la que me siento orgulloso y es en parte por eso, por haber tenido una colaboración tan buena, con una persona que es muy ingeniosa, muy divertida y muy profesional.

A través de la comedia es más fácil sacar los dramas cotidianos.

La comedia te permite abordar esos pequeños dramas cotidianos, cosas que generan una gran tensión como los conflictos familiares con una nuera, con una suegra o con un yerno, y que a veces se transformen en auténticos dramas dentro de lo que es el microcosmos familiar. Pero llevados a la pantalla en tono de comedia son muy liberadores, te hacen reír, incluso te sientes identificado y terminan quitándole hierro al asunto, como cuando se están peleando por quién tiene más autoridad, o por el cariño, son cosas que cuanto te sales fuera y lo ves desde esaperspectiva te puedes sonreír o incluso reír de ello y creo que eso es positivo.

entrevista-santiago-segura-5

Cuando hablamos de cine comercial o cine entretenido, aunque la película no estaba pensada para esta situación actual que hemos vivido, pero en cierto modo aporta un poco de esperanza, con una comedia la gente entra en el cine y se evade durante un tiempo de todo lo que sucede…

Yo creo que sí. Por ejemplo, todavía no estaba, aunque ya había aparecido en China el virus y no pensábamos que iba a llegar a ser esto, y yo quería que la canción final de la película recordara a la que pusimos el año pasado de Efecto Pasillo, porque es una canción que a mí me parecía muy alegre, me gusta que la gente se vaya del cine mejor de loque ha entrado, con una sonrisa, más felices.

Y se me empezó a ocurrir una melodía pensando en una letra lo más esperanzadora y estuve escribiendo durante mucho tiempo, y cuando llegó la pandemia, volví a mirar las notas que tenía porque al no ser compositor ni escribir música lo hago con notas de voz, y lo escuchaba y pensaba: «Parece hecho precisamente para eso, para la pandemia, para después de la pandemia», es acojonante. Luego ya la versión definitiva que hemos hecho con Efecto Pasillo también, como guiño a la anterior película, creo que es una canción que te hace salir alegre del cine.

Y el tema de Disney te recuerda a ese mundo mágico ideal…

Probablemente mucha gente dice: «Bah, el consumismo americano» porque tenemos una especie de manía u odio hacia Disney que para mí es todo lo contrario. Yo, por ser un niño de los 60 y por lo que significaba para mí, la ilusión de mi vida era ir a Disneylandia. Nunca pude ir de niño, no teníamos un duro, pero estaba obsesionado.

Nos hemos criado con los cuentos de Disney

Totalmente. Mi primera película a los tres años fue Mary Poppins y El libro de la selva me acuerdo verla tres veces seguidas porque mi abuela me dejaba en el cine, se iba a comprar, y como era sesión continua… Y recuerdo cuando Shere Khan le da un golpe a Baloo y Baloo parece que ha muerto, recuerdo de niño estar como llorando y pensar, si ya la he visto y sé que no… El cine te lleva al sentimiento.

En estos momentos es importante la magia, venga de donde venga, una sonrisa, una risa, ahora es más especial que antes porque hay más escasez de esto.

Escribe Luis Tormo

entrevista-santiago-segura-2