Editorial noviembre 2008

  08 Noviembre 2008

Estamos de enhorabuena: cumplimos diez años
Escribe Adolfo Bellido López

gritos_susurros.jpgPues sí, hace ahora diez años que nació nuestra revista de cine digital. Su aparición queda marcada en el mes de noviembre de 1998. Han sido diez (u once) años de cine explicado, cada vez con mayor profusión, a través de Internet.

Basta con echar una ojeada a los primeros números de ENCADENADOS para comprobar cómo hemos cambiado, cómo ha evolucionado el diseño de nuestra publicación. En la sección Retorno al pasado se tiene acceso a la mayor parte de los números anteriores. Faltan, bien es verdad, unos pocos (intermedios), pero los que están sirven para comprobar la evolución de nuestra andadura por la red.

Hemos pasado por cuatro o cinco etapas diferentes. Cada una de ellas supone un paso adelante. No pararemos aquí, seguiremos buscando nuevas formas con las que llegar más fácilmente a los internautas. Optamos por la facilidad en la navegación, en la forma de presentar las distintas secciones, pero lo que no haremos será dar marcha atrás en la exigencia, en el rigor con el que nos enfrentamos a las películas, al trabajo desde nuestras diferentes secciones.

Deseos e intenciones

amarcord.jpgIntentamos llegar a las películas desde un completo análisis. No nos interesa, ni mucho menos, una simple información. Para eso hay otros foros. Tampoco nos interesa que la crítica a directores, libros, trabajos en general, se reduzca a simples referencias, que, incluso, pueden hacerse sin haber visto tan siquiera la película sobre la que se pretende hablar. Deseamos un diálogo vivo entre nosotros y los lectores.

Limitar el estudio de una película, una época o un realizador a pequeñas líneas, como si se tratase de la abreviación de un amplio trabajo (al estilo de las reducciones literarias de Reader’s digest) no conecta con nuestra forma de trabajo. Si alguien espera eso de nosotros se equivoca de revista.

Somos –y seremos– independientes, libres, sin ataduras de ningún tipo. Queremos llegar a los que se interesan por el cine, por su historia, por sus creadores, por la lectura de las películas. Nos interesa el cine actual, pero sin que ello nos lleve a olvidar aquél anterior que lo ha hecho posible. Desconocer las grandes obras del cine de todos los tiempos o los grandes directores nos privará de saborear la grandeza de la imagen, su sentido de vida y de arte. De la vida propia del cine.

Tratamos de perdernos no sólo por el cine de Hollywood, el grande y el menos grande, el de ayer, anteayer y el de hoy, sino también por la cinematografía de cualquier otro país. No pretendemos quedarnos únicamente con el moderno cine oriental (de Corea sobre todo) que algunos se empeñan en elevar a las mayores alturas del espectáculo cinematográfico (¿también artísticas?), de la misma manera que otros exclusivamente se centran en el cine de terror (parece ser su único alimento fílmico) o en esa “cosa” que dicen algunos es la (¿gran?) comedia americana del momento (la más que discutible realizada por los hermanos Farrelly, Judd Apatow, Ben Stiller...). El cine es más que eso. Más que Tarantino, Kiyoshi Kurosawa, Kitano, Shyamalan... Es también Lang, Truffaut, Ophüls, Godard, Erice, Kiarostami... y tantos otros.

encadenados.jpg

Encadenados hoy

En el hoy, ENCADENADOS sube diariamente a la web análisis de estrenos (sección Sin perdón), se preocupa in situ de los festivales españoles más importantes (Cinema Paradiso), analiza libros sobre cine (Fahrenheit 451), presenta estudios amplios de directores, temas o películas (en la sección Rashomon), ofrece amplias filmografías, relaciona todos los libros de cine que se van editando, las bandas sonoras... Cada día intentamos dar nuevos pasos. Nos importa el internauta que nos sigue. También el que nos llega. Y mucho. Intentamos ofrecerle aquello que busca y probablemente no encuentra en otros lugares.

Ahora, a partir de noviembre de 2008, con motivo de nuestro décimo aniversario queremos ofrecer en nuestra sección Rashomon, una serie de monográficos que nos llevarán a navegar por el túnel del tiempo.

Recordaremos aquellos artículos más queridos publicados en la revista, al tiempo que reflexionaremos sobre lo que han sido, en cine, estos últimos diez años, once en realidad, si consideramos el año del que partimos. También uno estará compuesto por artículos de personas amigas, ligadas, de una u otra manera, al mundo de la imagen y que desean celebrar con nosotros este aniversario de ENCADENADOS. Sus trabajos incidirán también en temas relacionados con el panorama cinematográfico en esos años.

No hace falta insistir en algo que saben todos los que nos siguen a través de estas páginas: la sección Rashomon es una de nuestras secciones estrella, también la más visitada. Su nombre homenajea el título de un bello e inquietante filme de Kurosawa: un hecho es contado de diferentes formas. Es lo que representa nuestra sección: varios redactores y redactoras escriben sobre una misma película, director, género o tema.

cheste.jpg

Tres Rashomon para el décimo aniversario

Los próximos tres Rashomon estarán dedicados al décimo aniversario. Y se plantearan de la siguiente manera.

El primero de ellos (nº 57 de nuestra historia, publicado en la web en el mes de noviembre de 2008) estará formado por antiguos trabajos que hemos publicados en ENCADENADOS y que ahora cada uno de nosotros rescata como su “velita” de cumpleaños.

¿El mejor de los que se escribieron? Realmente no podemos saber si es el mejor o el menos malo. Eso es algo subjetivo. El trabajo escogido es aquel al que, por diversas causas, tenemos un especial cariño. Los artículos proceden de cualquiera de los números de las etapas anteriores de la revista. Aquellos redactores o redactoras que forman parte del grupo, pero que no estaban en etapas anteriores, escribirán sobre lo que les haya parecido relevante en el campo cinematográfico durante esos años.

isra_enric.jpg

En el segundo Rashomon (nº 58, diciembre de 2008) recordaremos las películas o sucesos más sugerentes de todos estos años. Constará de dos partes. Para la primera, cada uno de los que hacemos la revista ha escogido tres películas por año. No las mejores (¿qué quiere decir eso de ser la mejor?), pero sí las que más le han interesado, agradado, impactado. Queremos explicar la razón de nuestra elección, por eso además de seleccionar tres películas por año daremos brevemente, detrás de cada título elegido, la razón por la que los hemos escogido.

La segunda parte de este Rashomon de diciembre recogerá los análisis críticos de las películas estrenadas en estos años que no han tenido aún cabida en la sección Sin perdón, es decir, que no las criticamos cuando se estrenaron, entre 1998 y 2008.

El tercer Rashomon del décimo aniversario (nº 59, enero de 2009) acogerá trabajos de críticos, escritores, profesores, realizadores, profesionales del medio... que se unirán a esta celebración del aniversario.

No escribirán sobre lo bueno o malos que consideran nuestra revista, sino sobre hechos, sucesos, películas, cinematografías... sobre la evolución y cambios que han encontrado en el cine durante estos años. O sobre un filme, un libro, un director... Lo que más les apetezca.

daniela_adolfo_seminci.jpg

Diez años son pocos o muchos según se mire. Para todos, está claro, en este tiempo el mundo de la prensa digital ha sufrido un importante incremento y un profundo cambio. No todo lo que circula por la red es oro o trigo. Ojalá lo fuera. Hay demasiada ganga y demasiada paja. Pero esta abundancia, en cuyas aguas muchos navegamos, a lo larga es necesaria e importante. La confrontación hará posible un análisis reflexivo.

Comenzamos en 1998 la aventura del ENCADENADOS digital algunos de los que habíamos iniciado la revista del mismo nombre en 1980, como una parte de las actividades del cine club de la Universidad Laboral de Cheste. Otros entusiastas del cine se unieron cuando iniciamos esta etapa digital. Y, en fin, varios más se han ido incorporando a la redacción durante estos años.

Algunos de los que nos acompañaron en un principio o durante alguna de las etapas de la revista, por diversos motivos, ya no están con nosotros. Otros trabajos, que son para ellos prioritarios, les han requerido o les llevan a ocupar gran parte de su tiempo.

viejos_patino.jpg

Nuestros amigos

Varios profesionales en el medio se iniciaron desde muy jóvenes en nuestras páginas (en papel o en digital). Hoy poseen una muy reconocida experiencia en su puesto de trabajo dentro del mundo de la imagen bien dentro de la industria, de la investigación, de la docencia o en el análisis crítico.

Recordemos entre aquellos colaboradores iniciales a Pilar Alfonso, Antonia del Rey, Vicente José Benet, José Prosper, Daniel Monzón, Ángel Esparcia, Pablo Ferrando, Jesús Arranz, Daniel Arenas o la, desgraciadamente, desaparecida María José Tur...

También quisiéramos recordar a todos los que nos acompañaron en las diferentes etapas. Es imposible enumerar a todos ellos. Queden, junto a otros muchos, los nombres de Elisa Martínez, José María Ródenas, Josep Carles Romaguera, Jordi Codó, Dolores Herranz...

monti_patino.jpg

Muy especialmente quisiera recordar, de nuestra historia, a dos personas que supusieron mucho en la evolución del diseño de la revista.

La primera, en la etapa en papel, la segunda en la revista digital. Se trata respectivamente de Javier Bermejo, un joven diseñador ávido de aprender y de experimentar. Un gran amigo para todos los que le conocimos y que tantas lecciones nos dio sobre lo que era una novedosa e innovadora publicación gráfica, siempre cambiante en busca de una nueva expresión. Su muerte fue una gran pérdida para todos los que estábamos a su lado. Cuando se fue nos dejó huérfanos de saber: aún nos quedaban muchas lecciones por aprender.

Javier no llegó a conocer nuestra etapa digital. Estoy seguro que si hubiera vivido hubiera sido una de las personas que más hubieran trabajado para buscar el diseño siempre más apropiado, más novedoso e impactante de “su” querido ENCADENADOS.

La otra persona a la que quisiera referirme, en cuanto supuso un cambio en la evolución de nuestro diseño, es Elena Mozo. Fue quien impulsó una nueva y moderna imagen para nuestra revista digital. Suyo fue el diseño anterior al que ahora tenemos. El que nos abrió a formas nuevas y una navegación más fácil.

adolfo_sabin.jpg

Los que hacemos Encadenados

Hoy el diseño de las páginas, a partir de unos modelos establecidos a priori por nuestros avezados informáticos, lo realiza nuestro excepcional Jefe de redacción, Sabín: él fue mi alumno, mi discípulo y también es mi imprescindible colaborador y maestro. Sin su trabajo diario, sus consejos o nuestras amigables discusiones la revista no hubiera sido posible. Tampoco muchos de mis trabajos, ya que vive obsesionado con cerrar paréntesis, poner el acento el la vocal adecuada (y no en cualquier consonante) y dividir los párrafos en fragmentos más cortos y más legibles en una pantalla de ordenador. 

marcial.jpgHoy, unidos, amigos entrañables todos, nos encontramos juntos en la revista, “viejos”, por experiencia, algunos por edad, gente en su mayoría que aúna las diferentes etapas de ENCADENADOS o de la Universidad Laboral de Cheste: además de Sabín, Marcial, Luis... Junto a ellos, están en la revista, amigos trasladados desde los tiempos de Cinestudio, una de las revistas de cine a nivel nacional de los años sesenta del siglo pasado, como son Losada y Montalbán. O profesores, catedráticos de Universidad encontrados en diferentes partes de mis andaduras de docente o crítico cinematográfico, como Ángel o Juan de Pablos.

También, luego, se incorporaron conocidos o amigos de amigos. Son Gloria, Israel, Enric... Ellos y los anteriores se “encadenaron” a la gran familia que es nuestra revista.

Providenciales encuentros hicieron posible la revista, como el de nuestro ensoñador y entusiasta informático, Paco, “gran hermano” en la sombra que se ocupa de prevenir ataques de hackers, garantizar nuestra presencia diaria en la red y buscar servidores capaces de almacenar nuestro creciente archivo.

kaplan.jpgEn este vuelo de recuerdos es imposible olvidar el encuentro y la captura para la revista de Patricio, transportados desde los tiempos en que dirigía el cineclub Universitario de Salamanca. O aquel otro, a al sombra de un largo curso (sobre cine, naturalmente) que di a través de varios meses en un colegio mayor y que nos condujo hasta nuestro incomparable critico de música de cine, Juanfra.

Y qué decir de las curiosos y estupendo hallazgos de los últimos años: Daniela, Lucía, Milagros, Arantxa, María, Eva, Anaïs, Víctor o Juan Ramón.

En este recordatorio habrá que citar también a nuestros apreciados espías nacidos al amparo de Welles o Hitch, que nunca se atreven a dar la cara, aunque suelen dar con el callo en el teclado, o séase: Mister Kaplan, Mister Arkadin, Alan Smithee, Alex Sebastian... Y, permítasenos, guardar el secreto sobre nuestra maravillosa, viajera e inquieta espía femenina... que deja a Mata Hari como una aburrida colegiala.

Como hay que ser agradecidos, no es posible cerrar esta serie de reconocimientos sin citar a quien hizo posible que la revista digital fuese posible en 1998: Josep Albinyana. Su presencia en esta historia, o la nuestra, hace veraz aquel dicho de Billy Wilder, que hablaba de la importancia de estar en el lugar exacto en el momento oportuno. 

lucia_londres.jpg

Siempre amigos

Todos los citados –y algunos que ahora se me olvidan a los que pido disculpas por ello– visionadores de cientos y cientos de películas, somos amigos unidos por una misma causa. Somos sabedores de nuestras limitaciones pero, desde ellas, intentamos hacer, con humildad, una revista de cine viva, actual, siempre nueva.

Creemos en el cine y en la vida, en la amistad y en la unión entre los seres por encima de razas, clases, ideologías, países o religiones. Creemos, ante todo, en el ser humano y en su capacidad para ser y estar, para dar al mundo lo mejor que cada uno tiene: darse a sí mismo por una buena causa.

La nuestra es simple y compleja: enseñar a ver cine desde la libertad.

redaccion.jpg