Editorial junio 2020

  24 Junio 2020

La desescalada

cine-vacio-0Parece ser que después de varios meses de parón la mayor parte de los cines se van a poner en funcionamiento, primero con los estrenos que cerró la pandemia, luego con nuevos estrenos que vendrán a poner a prueba el interés de los aficionados por acudir a las sesiones.

Los primeros cines que abrieron, dejaron imágenes de locales prácticamente vacíos. El miedo al contagio es algo que va a tener una gran influencia. Algo que —lógicamente con un número muy pequeño de asistentes— parece que no ha impedido que en otras actividades se haya completado el reducido aforo.

Y me refiero en este caso a los conciertos de música que están teniendo lugar en el Palacio de la Ópera de Valencia y en su sala principal. Desde luego el precio de 5 euros por butaca era, para algunos, una buena ocasión para conocer el maravilloso Palau de Les Arts. Eso sí, el espacio ocupado era muy reducido.

Ahora también abrirá la Filmoteca de la Generalitat Valenciana y el 26 de junio vuelven la mayor parte de los multicines de la ciudad. Durante el estado de confinamiento, en fechas anteriores a la desescalada, algún cine tuvo la idea de vender entradas a precios muy reducidos para cualquier sesión que se lleve a cabo antes del 31 de diciembre.

Una manera de intentar paliar las grandes deudas que tendrán la mayor parte de las salas debido a los meses que llevan si actividad. No sólo eso, también la cantidad de dinero que ahora dejarán de recaudar ante las medidas que deberán llevarse a cabo para prevenir la presencia del coronavirus.

Festivales de cine como el de Málaga han decidido trasladarse de abril a finales de agosto, precediendo al festival de cine de Venecia que está previsto pasarlo a primeros de septiembre. Cannes, lo mismo que otros certámenes de menor categoría, decidieron dejarlo este año en blanco o como mínimo realizarlo online.

Y los Oscar han retrasado su fecha normal de celebración hasta abril (no así los Goya, que se mantienen para febrero de 2021) debido a que, si los estrenos, los grandes estrenos previstos, para estos meses, no se han realizado, tampoco varias de las películas previstas han llegado a comenzarse o han tenido que parar su rodaje.

También ha ocurrido con diversas series de televisión: algunas han dejado sin terminar su actual temporada; otras han llegado a diversas plataformas, pero ha sido imposible traducirlas debido a lo cual se han estrenado, importante, en versión original subtitulada como, por ejemplo, ha ocurrido con The good fight. No sólo las series de televisión han llegado a las plataformas, también varios estrenos previstos para cines, menores desde el punto de vista comercial, fueron estrenados en plataformas especializadas en cine. 

Si ahora damos la bienvenida a las nuevas ofertas, también hay que dar el adiós a muchas ofertas gratis y de gran interés cultural que ofrecieron escenarios de diferentes partes del mundo, especialmente óperas como la de Nueva York, el Metropolitan, una de las pioneras con unas representaciones magníficas que luego fueron seguidas por el Liceo de Barcelona, el Teatro Real de Madrid y otros teatros nacionales.

cine-vacio-1

Pero, como siempre, hay un haber y un debe, un lado bueno y un lado malo, el día 15 de junio, quitaban de Movistar el paquete formado por series de televisión y alguna película, aquellas otras de estrenos más recientes, de forma que sin suscripción y sin pago por alquiler, se pudo acceder a filmes tan recientes como Erase una vez… en Hollywood, así como a los varios canales propios con los que contaba la plataforma, y que conseguían aumentar de forma considerable la oferta cinematográfica.

La racha ha terminado, el final de la alarma, la apertura de algunos cines, la mercantilización de las plataformas ha llevado ha llevado también a éstas, al menos Movistar, a querer hacer negocio y cerrar ofertas, obligando a acoplarse a otras suscripciones, de manera que, si el día antes del cierre uno dejó sin ver el filme de Tarantino, u otros, ahora toca pagar por verlo: suscripción, alquilar o comprar… todo por un módico precio, según sus vendedores, naturalmente.

Si uno no quiere más suscripciones y pagos, toca aguantarse con series y, la muy descabellada propuesta de poder ver además… ¡los partidos de LaLiga! Otra cosa es que te interesen o no. O que estés dispuesto a pagar cierta cantidad por ver películas. Cada cual decide.

Menuda escalada.

Escribe Adolfo Bellido López  

futbol-vacio