Sergio Leone: Algo que ver con la muerte (de Christopher Frayling)

  01 Diciembre 2020

Un libro imprescindible

sergio-leone-0«Gente como la que tiene algo dentro, algo que ver con la muerte»
(del film Hasta que llegó su hora)

He aquí una documentadísima biografía sobre uno de los cineastas más interesantes e importantes del cine europeo de la segunda mitad del siglo XX. Atacado duramente su cine por parte de una crítica acomodaticia, sobre todo en sus primeras películas, su obra, corta en extensión, pero innovadora en sus planteamientos, hoy renace con una gran fuerza, como producto de un conocimiento, una reflexión y un gran amor por el cine, que fue la razón de la vida de Sergio Leone.

Sus primeras películas entre las declaradas como director, caso de El coloso de Rodas, no dejan apreciar el talento que hay detrás del autor. El posterior e inminente desembarco en el western europeo le lleva a la creación de un cine personal que desemboca en el género (no tan ligero, ni tan malo como normalmente, y de forma gratuita, se ha dicho) conocido como spaghetti-western.

Un nombre que a Leone le producía escozor. Para él, los que en Italia o España «tomaban su cine en vano» o le imitaban le parecían (textualmente) unos «hijos de puta».

Sobre todo, fue autor de dos trilogías: la primera sobre «El hombre de ninguna parte», la forman Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio y El bueno, el feo y el malo.

La segunda incluía la serie centrada en el «Érase una vez en...» y dedicada al oeste, la revolución y América, y en la que se encuentran dos obras maestras indiscutibles: la primera y la tercera, que en España se titularon Hasta que llegó su hora y Érase una vez en América, respectivamente.

Este último título es, sin duda, una de las obras más grandiosas e innovadoras del cine de la década de los ochenta. El título central de la trilogía fue la más que irregular Agáchate, maldito. Leone murió joven, mientras preparaba otro gran proyecto: Stalingrado.

De todo esto y mucho más nos habla el libro de Frayling, rector del Royal College of Art de Londres y Profesor de Historia Cultural. Autor de varios libros, entre los que se encuentra Spaghetti Westerns y otro Clint Eastwood. Un catedrático, pues, en la materia.

Estamos ante una obra excelente en todos los sentidos, acorde a la buena labor que desarrolla la editorial T&B al editar biografías de personas integradas, de una u otra forma, en la industria cinematográfica, y que en España conocemos gracias a títulos tan necesarios e importantes como los dedicados, entre otros, a John Ford y Robert Mitchum.

sergio-leone-4Contrastado hasta lo humanamente posible, el libro sobre Leone es un largo, pero no cansino, paseo por una época, unos países y unos autores. La labor del autor ha sido impecable. Ha entrevistado a decenas de personas relacionadas con Leone (y a él mismo antes de que muriera): colaboradores, familiares, actores...

El resultado es un texto necesario para acercarnos al conocimiento de una personalidad tan compleja como la de Sergio Leone. Al final nos queda el regusto sobre la vida de un hombre que quiso construir un sueño al igual que algunos de los personajes de sus filmes.

Se recogen ampliamente los primeros años que vivió Leone en «su» Trastevere Romano, su amor al cine debido tanto a su afición como a la dedicación de su madre y de su padre (fue director, uno de los precedentes del western europeo: a principios del siglo XX ya filmó un western).

Ayudante de grandes directores y actor ocasional (interpretó a uno de los seminaristas que se refugia de la de la lluvia en un portal al lado del padre e hijo en Ladrón de bicicletas), se introduce de forma precisa en la industria con la llegada a Cinecittà del cine norteamericano para rodar sus espectaculares películas abaratando costes.

De ahí procede su desilusión al conocer (y no poder entablar el diálogo que deseaba) a algunos de sus ídolos, como pudo ser Robert Aldrich (Veracruz era una de sus grandes películas) o, lo que para él fue más lamentable, Raoul Walsh.

Su encuentro (al principio rechazado) con Eastwood le llevó a un cambio notable en la forma de encarar su cine. Una búsqueda de un estilo personal que luego sería imitado (como ellos mismos reconocieron) por directores como John Carpenter (se casó a los sones de la melodía de Hasta que llegó su hora), Sam Peckinpah o Quentin Tarantino.

Una sombra tan alargada la de Leone que incluso actualmente puede encontrar eco en el cine de Takeshi Kitano o en películas como Ciudad de Dios.

Leone quiso ser Ford pero se quedó en Leone, lo cual no está nada mal. Imitó al americano director de Centauros del desierto incluso en su mal genio, en su ansia de hacer y deshacer a su antojo. Lo suyo, como ocurría a Ford, es que pasara a la historia por ser un gran «hijo de puta». Por esos curiosos designios del destino murió de un fulminante ataque del corazón mientras veía (¡cómo no!) una película americana de tan curioso título como Quiero vivir, el duro alegato de Robert Wise contra la pena de muerte.

Las muchas páginas del libro están divididas en doce capítulos, más una completa bibliografía y una impresionante filmografía. Un necesario índice onomástico y de películas citadas cierran el texto. Los capítulos nos hablan de los primeros años de Leone, de su interés por el cine, su labor como ayudante. Ya como director, Frayling, desgrana una a una las películas que dirigió, incluso se permite un entreacto (capitulo X) para contarnos toda su actividad como productor y guionista.

sergio-leone-2 sergio-leone-1

 

Un necesario complemento de este indispensable libro sería el interesante número de la publicación Nosferatu, que en un monográfico número doble 41-42 estudia el cine europeo del oeste bajo el título de Eurowestern.

Hagamos una pequeña crítica, para terminar, a los libros editados por T&B, pero que es ampliable a muchos otros libros de cine. Y la haremos en forma de preguntas. Ahí van: ¿Por qué las notas a pie de página no son realmente a pie de página y hay que ir al final del libro para buscar la correspondiente referencia? ¿Por qué no se pone el nombre de los directores y el año de realización después de los títulos de las diferentes películas enunciadas?

Con sus pequeños peros, estamos ante un libro imprescindible para acercarnos a una de las grandes figuras del cine mundial. Y, sobre todo, al ser Leone tan mal conocido y, aún hoy, fatalmente considerado (o sea, mal entendido) entre algunos de esos que se consideran críticos.

Hasta ahora, como estudio de este excelente autor, sólo existía en España un libro (mejor sería decir dos), bastante flojos debidos a Carlos Aguilar. De ahí la necesidad de cabalgar junto a Frayling por su apasionado estudio.

Escribe Mr. Arkadin

Segio Leone: Algo que ver con la muerte | Christopher Frayling | T &B Editores | Madrid, 2002 | ISBN: 978-84-94880-9 

sergio-leone-3

 


Más artículos...