XXIV Festival de Málaga (1): inicio

  05 Junio 2021

Málaga, «música para los oídos» de profesionales y público

malaga-0Después de celebrarse el pasado agosto, en plena pandemia y de forma pionera, un evento cuyos resultados demostraron que la cultura puede ser segura, vuelve reforzado uno de los certámenes que más «gustan», tanto a público como a profesionales de la cultura y la industria cinematográfica española y latinoamericana: el Festival de Málaga. Lo hace con una edición, la ya vigésimo cuarta, que arrancó el pasado 3 de junio y se extenderá hasta el 13 de junio, durante una jornada más de lo habitual.

Su colorido cartel (Luz de Málaga, de Ramiro Guevara, seleccionado en concurso), es toda una declaración visual del espacio de creación y transformación artística y tecnológica que es hoy la ciudad. Pero también de lo que pretende ser este año el Festival, en cuanto a encuentro de celebración y confluencia, como las propias líneas que conforman la obra.

El pasado 3 de junio arrancó con su ya tradicional gala de apertura en el Teatro Cervantes. Con todas las localidades vendidas, hasta alcanzar el aforo máximo que mandan estos tiempos de Covid, el público (servidora incluida) pudo disfrutar de una noche en la que el humor —magníficas Silvia Abril y Toni Acosta como conductoras— y la música en directo —diversa, de Miguel Ríos a Sidonie, pasando por El Niño de Elche, como lo es la propia programación de Málaga—, fueron protagonistas. Elección que se agradece por quienes —como la que escribe y la mayoría de quienes lean este texto— llevábamos más de un año sin recordar lo que era reír y tararear frente a un escenario a causa de la pandemia.

Si bien la propia Acosta reconoció la labor de los sanitarios durante un momento de la gala y pidió el aplauso del público, no fue el tono como hubiera sido hace unos meses sino de agradecimiento, alegría y esperanza. No hubo lágrimas ayer en el Cervantes, sino risas, de esas que tanta falta nos hacen. Y es que deberíamos permitirnos no sólo trabajar cuando nos apetezca —como reivindicaba Petra Martínez al recibir el Premio Biznaga Ciudad del Paraíso en su enorme discurso improvisado—, sino también buscar herramientas para sonreír, como es el cine.

La propia película que se proyectó tras la gala, El Cover, ópera prima del actor Secun de la Rosa, iba muy en esta línea de «emocionar» en positivo. Gestada como una comedia musical que pretende homenajear a la música y a los artistas desconocidos y con un rodaje muy accidentado por la pandemia, componen el reparto Àlex Monner, Marina Salas, Carolina Yuste, Lander Otaola, Juan Diego, Susi Sánchez y Carmen Machi.

El color de las primeras proyecciones

El inicio del certamen ha estado, como su propio cartel, marcado por la amplitud cromática en lo que a géneros se refiere. Así, durante la primera jornada completa del festival, el viernes 4 de junio, se ha estrenado fuera de concurso en la Sección Oficial de Largometrajes otra comedia, Operación Camarón, de Carlos Therón.

Esta sección ha dejado también, en la misma jornada, otros dos títulos interesantes. Por un lado, la argentina Karnawal, de Juan Pablo Félix, que nos presenta, con una cuidada fotografía, un enfoque alejado de tópicos y un excelente trabajo actoral, el entorno familiar de un joven adolescente rebelde (Cabra) que, en medio de situaciones violentas y criminales ambientadas en el norte de Argentina, encuentra en el baile del malambo su espacio de respiro y reivindicación.

Y por otro, Ama, primer largometraje de Julia de Paz, que presenta un retrato de la maternidad alojado de los cánones sociales a través de una protagonista con la que, al margen de su contexto, más de una mujer se sentirá identificada en cuanto a deseos y miedos, y se sitúa de momento entre los más aplaudidos por la crítica.

malaga-3-operacion camaron

Dieta variada con maridaje

No será Ama la única ópera prima que veremos este año en Málaga. Entre las españolas, su primer fin de semana se han estrenado también Con quién viajas, de Hugo Martín Cuervo; y Destello bravío, de Ainhoa Rodríguez.

Pasarán además Las consecuencias, de Claudia Pinto; Chavalas, de Carol Rodríguez Colás; y Hombre muerto no sabe vivir, del malagueño Ezequiel Montes. Junto a ellos competirán también en la sección oficial de largometrajes realizadores españoles veteranos, como Agustín Villaronga (El vientre del mar), Óscar Aibar (El sustituto) o Dani de La Torre (Live is Life).

En cuanto a películas latinoamericanas de esta sección oficial, además de la comentada Karnawal, Amalgama (México/República Dominicana), se ha estrenado «en prime time» del festival durante la jornada del sábado 5 de junio. La cinta, de Carlos Cuarón (nominado en su día a los Oscar por el guion de Y tu mamá también), es una propuesta original y dramatúrgica, que juega con los planos secuencia y presenta, según ha comentado el cineasta, a personajes encerrados en un paraíso que «se frotan los egos» para paliar su dolor y que muestran lo absurdo de la condición humana.

Otros títulos latinoamericanos de esta edición son Las mejores familias, de Javier Fuentes León; 15 horas, de la española Judith Colell; Cómo mueren las reinas, de Lucas Turturro; Mulher océano, de Djin Sganzerla; Años luz, de Joaquín Mauad; y La ciudad de las fieras, de Henry Rincón.

El Jurado de la Sección Oficial de Largometrajes, por la que pasarán un total de 19 cintas a concurso, está compuesto este año por Nora Navas, Carles Torras, Rafael Cobos, Valérie Delpierre, y Elena Sánchez.

malaga-2-maricon perdido

La película de Oro será para Esa pareja feliz (que se proyectará recién restaurada); mientras que, junto a Petra Martínez y Mariano Barroso, reciben también homenajes este año en Málaga el cineasta Alejandro Amenábar (Premio Málaga Diario Sur), el actor Oliver Laexe (Premio Málaga Talent La Opinión de Málaga) y la montadora Julia Juaniz (Premio Ricardo Franco-Academia de Cine). Recibirá también una Biznaga de Honor Javier Fesser, cuya cinta Historias lamentables, que a causa de la Covid-19 no pudo estrenarse en los cines, se proyectará, fuera de concurso, en el certamen.

Al margen de la Sección Oficial, se mantienen además otros espacios de exhibición, así como el dedicado a impulsar la industria cinematográfica. Entre ellos, los ya clásicos Zonazine, con películas al margen de las grandes producciones y caracterizadas por su vanguardismo narrativo, y los dedicados a Documentales y Cortometrajes, junto a dos secciones más recientes que van consolidándose: Málaga Cocina, sección gastronómica, que este año se amplía con una ruta por bodegas de la zona: y Málaga Premiere, espacio donde se estrenarán cuatro series que han generado gran expectativa: Maricón perdido, Ana Tramel: El juego, Paraíso y Lucía en la telaraña).

Largos y cortos de ficción, documentales, series y, en fin, otros formatos audiovisuales seleccionados de entre los más de 2.300 recibidos según datos de la organización, que no perderse de aquí al 13 de junio.

Desde aquí nos sumamos a la reivindicación de Silvia Abril y Toni Acosta, en la gala de apertura: en la playa, en el chiringuito, en la terraza del hotel… no hay cine. Vayan ustedes al Cervantes, al Albéniz, al Picasso… si están por Málaga estos días. No hay motivos para perderse el que es ya el undécimo evento cultural en España, según datos proporcionados por el propio Jurado de la Sección Oficial.

Se trata, y desde aquí alabamos el buen hacer de toda la organización, liderada por Juan Antonio Vigar vía Procultura, de una edición que pretender ser amable y segura y en la que primará, como la anterior, la exhibición de cine sobre el evento social, evitando aglomeraciones en espacios públicos (el Gran Hotel Miramar está volviendo a ser usado como photocall junto al mar) y valiéndose del buen cine para «acortar distancias».

Escribe María Sánchez | @cibermarikiya | Fotos Festival de Málaga 

malaga-1


Más artículos...