V Festival Internacional de Cine del Sáhara

  11 Mayo 2008

Y Bardem lo convirtió en noticia mundial
Escribe Mr. Arkadin

Fisahara 08, o sea el Festival Internacional de cine de Sahara (1), celebra con la primavera su quinta edición. Las razones que reclaman su existencia son muy dignas de tenerse en cuenta. Sobre todo, se trata de llamar la atención al mundo sobre la existencia, dignidad y la lucha del pueblo saharaui por sus derechos, algo que gran parte de los estados intentan obviar.

cartel-2.jpg

Sesiones de cine nuevo para los habitantes de esos perdidos y maravillosos lugares lindantes con el desierto, donde la arena suele ser protagonista de las diferentes actividades. Muchas son las desarrolladas durante los días que dura el festival, acompañando a unas proyecciones que intentan dar a conocer a los habitantes del lugar el cine comprometido y cercano que se hace en algunos países y en especial en España. Y es que nuestro país es uno de los mayores depositarios e impulsores de esta muestra, certamen o festival o como quiera llamarse. Un amplio grupo de gente de España se trasladó al campamento de Dajla, el más escondido, quizás, del desierto argelino.

pantalla.jpgCharlas, debates, cánticos, películas y, sobre todo, apoyo, mucho apoyo, es lo que durantes esos días reciben las gentes del desierto. Se saben comprendidos, admitidos, queridos. Se les tiene en consideración y se reconocen sus derechos. Su hospitalidad, su trato nos demuestran la grandeza de este pueblo.

El Festival es una muestra no competitiva de películas, pero en la que se otorga una mención especial a una, por votación del atento y entusiasta público asistente. La “mencionada” fue En un mundo libre de Ken Loach. El premio consistió en la entrega... de una camella blanca viva que simboliza la paz y la unión entre los pueblos.

gente-1.jpgAdemás, hubo un premio del Ministerio de Cultura Saharaui para Tebraa, retratos de mujeres saharauis, realizada por un colectivo de mujeres andaluzas. Los espectadores asistentes concedieron también dos menciones más. Fueron para El Sáhara no se vende, de Joaquín Calderón y Luis Arellano, y El futuro es ayer, película danesa dirigida por Katrin Pors.

El Sahara se llenó durante los días del festival de actividades paralelas. Variada oferta que comprendía proyecciones infantiles, talleres de realización de cortos, mesas redondas e incluso algunas tan lúdicas como partidos de fútbol o carreras de camellos.

Bardem en un país para viejos y jóvenes

bardem-2.jpgEl festival se clausuró con el concierto de Manu Chao y sus músicos. El dato curioso es que en la percusión estuvo Javier Bardem, siempre dispuesto a luchar por nobles causas. Estuvo y vivió el festival, como hace no mucho tiempo produjo una película como Invisibles en defensa de los niños marginados y masacrados por miles de tropelías.

Javier Bardem fue también quien dio lectura al manifiesto-llamada de atención de la realidad que vive el pueblo saharaui y en cuya redacción había intervenido junto a otros profesionales del mundo del cine.

Todos ellos habían acudido de una manera desinteresada a esta llamada necesaria y urgente en la exigencia por subsistir de un pueblo del que se intenta olvidar su existencia. Entre los firmantes del manifiesto se encuentran, entre otros, Rosa María Sardá, Carmelo Gómez, Fernando Colomo, Joaquín Oristrell, Gerardo Olivares...  

Actualmente, y como apoyo de ese manifiesto se están recogiendo firmas en la web http://www.todosconelsahara.com/.

Certámenes como éste supone mucho más que una promoción de las películas. Sirven de lazo de unión, a través por supuesto del cine, como hermanamiento y encuentro de los pueblos del mundo a través de un objetivo único: mostrar una realidad que nos es escamoteada continuamente por los medios oficiales.

*****

(1) http://www.festivalsahara.com

cartel-1.jpg