37 Mostra de València - Cinema del Mediterrani (7): Until tomorrow

  02 Noviembre 2022

Sobria complejidad

mostra-70-until-tomorrow-0Ali Asgari y su película Until tomorrow han triunfado en la 37 Mostra del Cinema del Mediterrani. La película del director iraní se ha hecho con la Palmera de Oro y los premios a mejor dirección y mejor actriz.

Asgari ya abordó la misma temática que desarrolla en su premiada película en el cortometraje de 2014 Baby, y su trasfondo es esencialmente similar al de su primer largometraje, Disappearance: las dificultades que, para sobrevivir en una sociedad tradicional, autocrática y represora, tienen los jóvenes en el Irán de hoy día.

Until tomorrow cuenta la historia de una joven iraní, madre soltera, que, para ocultar esa condición a su familia, debe dejar a su hija en manos de otras personas durante un corto período de tiempo —hasta el día siguiente, como sugiere el título del filme—, mientras atiende a sus padres que vienen de visita a Teherán por el accidente de un familiar.

La película realiza un desasosegante recorrido por las calles de lo que se supone es Teherán en busca de alguien que pueda ocuparse del bebé. Digo «se supone» porque la realización es tan sobria que apenas puedo recordar la existencia de un solo plano general. La película se constituye en torno a un conjunto de planos secuencia que saben transmitir la sensación de urgencia de la carrera contrarreloj de una madre desesperada. No hay apenas espacio para las concesiones esteticistas, pero sí debe reconocerse el tour de force técnico de la dirección, que realiza un trabajo impecable, complejo.

Así pues, debemos reconocer que el oficio de Ali Asgari ha sido justamente premiado. El realizador iraní consigue en ocasiones —estoy pensando en varias escenas del hospital— transmitir una tensión digna de las mejores películas de suspense; es notorio señalar cómo un abultado presupuesto no puede compensar, gran parte de las veces, lo que añaden el pulso y el talento cinematográficos.

En este sentido, las interpretaciones cobran una importancia mayor, pues se constata la dificultad de mantener el tipo dramático en las a veces larguísimas secuencias. El plano sostenido de la protagonista en el taxi es un prodigio interpretativo, lo que también viene a señalar el acierto de la concesión del galardón a la mejor actriz.

En el aspecto temático, lo que la película consigue transmitir es la esencial corrupción de una sociedad disfuncional, en la que el sometimiento de la juventud —y, sobre todo, muy especialmente de las mujeres— a los viejos cánones teocráticos y ultraconservadores, desestructura sus instituciones —la familia ampliada como red de apoyo, la nuclear como sostén de las generaciones futuras, el sistema sanitario y de protección social como auxiliar de aquellas- y lastra su desarrollo, de manera que no deja más salida que la rebelión fruto de la desesperanza.

La escena final en que Fereshteh, la protagonista, se da la vuelta tras recorrer un oscuro pasillo que se va iluminando a su paso, para afrontar las consecuencias de su inevitable rebeldía, es una poderosísima imagen poética que culmina con brillantez todo un vía crucis de dificultades.

mostra-75-until-tomorrow

Porque en el camino —podría decirse, como Kevin Smith dijo de El Señor de los Anillos, que esta es una película de gente andando, sin que ello suponga menoscabo alguno—, las protagonistas han ido evidenciando casi de soslayo, los elementos de esta sociedad desestructurada y corrompida en la que los hombres, infantilizados, irresponsables y autoritarios, también pierden su humanidad al ser entronizados como monarcas indiscutibles: El jefe de Fereshteh descarga en ella toda responsabilidad sin atender a las limitaciones materiales, que son la verdadera causa de un trabajo deficiente; su exnovio, padre de la criatura, parece incapaz de empatizar o asumir las más mínimas obligaciones paternales, descargado de ellas por una sociedad que, al menos en este aspecto, le ha otorgado poder sin responsabilidad.

El director del hospital, un sátiro que parece evocar los peores actos de Harvey Weinstein, se cree con derecho a saciar sus bajos impulsos con la excusa de la soledad de su cargo.

Apenas encontramos dos o tres hombres amables: un excompañero sometido a una mujer intratable, frustrada por su incapacidad de ser madre; un conductor de ambulancias, y un niño que anhela un pez, aún inocente en su infancia, pero tocado por un cáncer que puede llevárselo pronto. ¿Quizá otra afortunada metáfora sobre una masculinidad condenada por un sistema social corrupto? Creo que esto evidencia la compleja sobriedad de un filme muy bien construido.

Este crítico no puede dejar de señalar las veladas críticas al sistema sanitario iraní, sin acabar de comprender qué quiere sugerir Asgari con ello. El realizador persa ya dejó claras las limitaciones «culturales» que se imponen a la sanidad en su anterior película, la ya mencionada Disappearance, pero aquí las enmiendas van en otro sentido: el de la asequibilidad económica de los tratamientos.

mostra-74-until-tomorrow

El sistema sanitario del país chií se encuentra dentro del top 50 mundial, y la preparación de sus profesionales sanitarios es notable. Sin embargo, en la película se menciona varias veces la imposibilidad de pagar tratamientos médicos para mucha gente… ¿Es esto consecuencia de la carestía debida al bloqueo internacional, que incrementa el precio de los medicamentos? La referencia a la escasez de material de impresión y el miedo a que una subida del dólar encarezca los pañales así parecen indicarlo.

En este sentido es digna de señalar la sugerida dicotomía entre un país académica y tecnológicamente avanzado —una gran masa universitaria, de la cual el 50% son mujeres, gran prestigio en cinematografía, arquitectura, ingeniería energética… el omnipresente teléfono móvil, su catalogación como cuarto país del mundo con más blogueros, su maquinaria industrial y de guerra— y su autoimpuesto atraso social.

Asgari lo señala en muchas ocasiones, de un modo sutil, como queriendo indicar que se dan las condiciones materiales para un cambio… siempre y cuando se pongan también las socioculturales

En sus propias palabras: «En estos momentos tan complicados para Irán, donde las mujeres y mucha gente está protestando y luchando por derechos básicos. Mi película aborda justamente esta temática de cambio y es una coincidencia maravillosa. Creo que este premio llega en un momento muy especial y espero que sea una señal para que la libertad y la luz lleguen a mi país».

Así lo esperamos todos.

Escribe Ángel Vallejo

mostra-72-until-tomorrow


Más artículos...