Sevilla, 17º Festival de Cine Europeo (2): Sección Oficial

  12 Noviembre 2020

Una sección apadrinada por la Berlinale

sevilla-24-undineCon dificultades, pero con valentía, los organizadores del Festival de Cine Europeo mantienen una programación presencial, teniendo que reprogramar sesiones y limitando el número de espectadores en las salas, después de que el 5º día en el desarrollo del festival entraran en vigor medidas más restrictivas en Andalucía, motivadas por la pandemia.

En la Sección Oficial, dentro de la cual se otorga el premio más importante, el Giraldillo de Oro, figuran tres películas que están prenominadas por la European Film Academy (EFA) a los Premios del Cine Europeo que pasamos a valorar.

Ondine ha sido la proyección inaugural del festival. Película alemana dirigida por Christian Petzold, es una estimulante propuesta que se inspira en el mito de Ondina, la ninfa que se venga cruelmente al descubrir la traición de su amado, aunque trasladada a nuestros días.

La protagonista es una historiadora experta en el desarrollo urbano de Berlín que se enamora apasionadamente de un hombre. Cuando su amante la abandona el mito clásico se apodera de ella. Premiada con el Oso de Plata a la Mejor Actriz en la pasada Berlinale, es sin duda un merecido galardón para Paula Beer.

A nuestro criterio, el tratamiento visual es uno de los aspectos más logrados del filme. El director dota a la historia de una delicada belleza que en su progresión se transforma desde una romántica historia de amor hasta una tragedia coherente con el mito.

La galardonada actriz hace un excelente trabajo dotando a su personaje de sensibilidad y atractivo. Está bien secundada por Franz Rogowski, un prometedor actor de la nueva escuela alemana.

Dau-Natasha, de Ilya Khrzhanovsky y Jekaterina Oertel, es una película rusa rodada en apariencia según los principios del movimiento Dogma 95, promulgado por Lars Von Trier y Thomas Vintemberg.

Construida a partir de largas escenas filmadas con cámara al hombro, localizaciones cerradas y una violencia explícita, se propone un relato sobre las duras relaciones de poder en un centro de investigaciones científicas en la antigua URSS. Una crítica al sistema político soviético, con escenas de palizas, sexo explícito y torturas sádicas, en un submundo cerrado y atosigante.

Película irregular, no apta para todos los espectadores, que acumula referencias escandalosas, relativas a las condiciones del rodaje o al trato dado a los actores. El filme ha obtenido el Oso de Plata a la contribución artística en la última edición de la Berlinale.

sevilla-20-dau

Borrar el historial es una película francesa que ha obtenido el Oso de Plata en el Festival de Berlín. Dirigida por Benoît Delépine y Gustave Kervern, se trata de una comedia dramática en la que se entrelazan los avatares de tres vecinos de provincias cuya vida se ve comprometida al tener que enfrentarse a problemas característicos del mundo digital: Marie es víctima de chantaje con un video sexual; Bertrand, cuya hija es acosada en el instituto, y Christine, una conductora defraudada por ver que las valoraciones de sus clientes en la aplicación de su compañía son bajas.

Los tres deciden ir a la guerra contra los gigantes de Internet. Las interpretaciones de Blanche Gardin, Denis Podalydès y Corinne Masiero aportan la necesaria complicidad para que la historia funcione.

Asimismo, hemos tenido oportunidad de ver Siberia, la última película de Abel Ferrara, también presentada en la última edición del Festival de Berlín.

Planteada según su director como un ejercicio de experimentación con la finalidad de comprobar si es posible rodar y capturar la esencia de los sueños.

El director ha recurrido una vez más a Willem Dafoe, que aquí asume el rol de un hombre que vive en un territorio entre montañas nevadas, en una cabaña que hace las veces de taberna y a donde llegan diferentes personajes, reales u oníricos.

Sus sueños, combinados con la dura realidad en la que vive, dan como resultado una especie de delirio febril que, aunque asumiendo el carácter provocador del cine de Abel Ferrara, podemos valorar como decepcionante.

Por cierto, el comportamiento del director en la rueda de prensa telemática, programada en el marco del festival ha sido impresentable.

Escribe Juan de Pablos Pons

sevilla-23-siberia