DocumentaMadrid 14 (2): Sección Oficial Cortometrajes

  15 Julio 2014

Pequeñas píldoras de realidad

documenta-madrid-14Los documentos de formato corto siguen siendo apasionantes por su capacidad para, en pocos minutos, captar la esencia de las cosas sin demasiada parafernalia. Pequeñas píldoras de realidad, a veces contundente, que rescatan historias desconocidas de personas, pueblos, culturas, tradiciones… o hechos cuya visibilidad es imprescindible en una sociedad que presume de globalizada. Es necesario abrir el encuadre y dejar entrar en campo a los que, por unas u otras razones, siempre están fuera de él.   

Para captar la realidad hay que sacar la cámara al escenario del mundo, tarea desempeñada, desde los comienzos del medio, por cineastas de espíritu inquieto que viven, respiran y miran el mundo con los pies en la tierra, posición desde la que intentan compartirlo con los espectadores.

Algunas son películas que hablan de experiencias propias o cercanas, otras son historias salidas al paso, encontradas al azar o que han ido a buscar fuera, en sitios remotos… realizadas desde el respeto, la emoción, la denuncia, la fascinación, la denuncia, la curiosidad… o simplemente por el puro placer de mirar/contar, que interpelan, emocionan, aluden, sorprenden… o simplemente nos abren los ojos a la realidad desde una butaca de cine.

Este año se han proyectado en esta sección un total de 21 cortometrajes divididos en cuatro sesiones, exhibidos en dos salas de Cineteca (Borau y Azcona), durante cuatro días. Documentales de países como Francia, Dinamarca, Alemania, México, Brasil, Lituania, Croacia, Estados Unidos, Reino Unido o Argentina, entre otros, además de dos películas españolas Walls (si las paredes hablasen) (2014) de Miguel López Beraza y Prisioneros del Kanun (2013) de Roser Corella, que ha sido proyectada fuera de competición como la película mexicana La ahorcadita (2013) de Pierre Saint-Martin y Carlos Torres.

No están todas las que son pero sí la mayoría. 

White Earth (2013)
J. Christian Jensen. EE.UU. 20 min.

Un tren cargado de petróleo cruza la imagen. Un paisaje nevado. Maquinaria, cielo, esfuerzo humano. El boom petrolífero americano representado por un pequeño pueblo de Dakota del Norte que sesenta años atrás tenía sesenta habitantes y donde hoy viven más de quinientas personas; familias enteras de emigrantes internos y externos que han acudido en busca de trabajo.

El cortometraje da voz a personas cuya vida gira en torno a la explotación petrolífera: un niño ocioso de 12 años, que vive en su casa todo el día, sin ir a la escuela, esperando la llegada de su padre, dos niñas y una madre hispana llegada con toda su familia en busca del sueño americano. Testimonios entrecruzados de vidas suspendidas en una existencia provisional, monótona —contada en off—, seriada y negra que contrasta con las hermosas y limpias composiciones de esa tierra remota y blanca.

prisioneros-del-kanun

Prisioneros del Kanun (2013)
Roser Corella. España. 30 min.

Obra de autor rotunda y cruda que recoge una realidad sobrecogedora en la Albania posterior al colapso postcomunista: la recuperación del código del “Kanun”; una ley ancestral que había regido la vida rural durante cinco siglos de ocupación extranjera, que legitima el derecho a matar para vengar una muerte anterior, “la sangre reclama sangre”.  

El documental recoge testimonios de personas confinadas en sus propios hogares —ancianos, jóvenes, hombres o mujeres— por miedo a ser asesinadas y desposeídas de todos sus bienes. El gobierno es incapaz de frenar la aplicación de este código brutal que también contempla la reconciliación entre las partes, mediada por un consejo de sabios ancianos, que no siempre tiene éxito.

Roser Corella retrata el hermoso paisaje montañoso mientras se recitan los capítulos del Kanun en contraste con una realidad incivilizada que hace de la victima verdugo y del verdugo víctima en una regulada barbarie consentida.

Praznovajne/Celebration (2013)
Dajan Javorac. Bosnia-Herzegovina. 11 min.

Una casita de madera aislada cerca de la montaña Manjaca, un lugar frío donde en invierno todo es blanco por doquier. La familia que la habita realiza sus tareas en medio de bellas y crudas estampas nevadas. La nieve embellece todo, hasta la miseria.

Juntos se preparan para celebrar humildemente el día de Navidad con lo poco que tienen, en ese rincón remoto casi olvidado. El padre retira la nieve, la madre ordeña y el hijo habla de sus programas favoritos de televisión y de su sueño de ser presentador, mientras el mundo real vasto y blanco impone un aislamiento del que los sueños están exentos.  Una realización hermosa y tan fría como el paisaje que retrata.

jessy

Jessy (2013)
Paula Lice, Rodrigo Luna, Ronei Jorge. Brasil. 15 min.

Este divertido cortometraje es la versión reducida del documental Jéssica Cristopherry, que narra la historia del deseo de la actriz y dramaturga Paula Lice de ser transformista. El corto cuenta con planos cortos, diálogos espontáneos, buen humor y cámara inquieta el proceso de creación del personaje de Jessy, el personaje de Paula hecho realidad con la ayuda de cinco madrinas de lujo, conocidas transformistas del escenario de Salvador de Bahía.

Gestos, poses, ademanes… y unos espectaculares maquillaje, peluquería y vestuario harán aflorar a una glamorosa e hiperbólica mujer que a través de la exageración y el artificio cuestiona las normas estéticas, los roles… e incluso la frontera identitaria entre el actor y su personaje.

Wild zwijn/Wild boar (2013)
Willem Baptist. Países Bajos. 26 min.

Los jabalíes salvajes cercanos a la población entran en los barrios y zonas residencias a buscar la comida que escasea en el bosque. Sus habitantes hablan de lo que les inspiran y de cómo es su relación con ellos: una mujer cazadora, un hombre, un niño…

Unos los cazan por placer, otros para exhibirlos (disecados) en privado como trofeo, los más como alimento, los menos se conforman con observarlos buscando inspiración artística… y algunos se dedican a recoger a los que mueren atropellados para numerarlos y enterrarlos en un cementerio de jabalíes.

Maravilloso documental lleno de talento y efectividad visual, con un toque de melancolía, que plantea una reflexión filosófica sobre la existencia, sobre nuestra manera de relacionamos con la naturaleza, con los animales y con el jabalí salvaje en particular. 

Realizado con un estilo narrativo y visual de película de ficción, combina a la perfección todos los elementos de la sintaxis cinematográfica —la manera de rodar, la planificación, el ritmo, el montaje, los movimientos de cámara, los encuadres, la música— para crear suspense, emoción, expresividad… Todo en él es equilibrado y armónico, un engranaje perfecto entre pensamiento e imagen, tan lúcido, poético y reflexivo que consigue hacer interesante un tema, a priori, poco atractivo.

En la naturaleza sólo hay una regla, en realidad dos: o comes o te comen”. Valen para todas las especies. ¿Quién se comerá a quién?  

beach boy

Beach boy (2013)
Emil Langballe. Reino Unido, Dinamarca. 27 min.

Juma es un joven keniano que está en paro, como tantos otros jóvenes de su país, que sueña con marcharse al extranjero en busca de una vida mejor. Su novia embarazada está trabajando en Qatar y él sobrevive como puede. Aseado y guapo, de momento se conforma con actuar de gigoló de turistas blancas y acomodadas, de cualquier edad y aspecto, que conquista en la playa.

Un día conoce a una mujer madura británica, Lynn, con la vive una semana de lujo como mantenido. Días de playa, noches de discoteca, viajes en camello, travesías en barco… sexo y buen rollo. Finalmente la despedida en el aeropuerto y la promesa de ella de intentar que pueda cumplir su sueño.

Una historia auténtica que explora el mundo del turismo sexual, con buena fotografía, mejores encuadres (el sitio también ayuda), estructura, tempos y maneras de película de ficción. Retrato sereno de una realidad apremiante realizado con encanto y gracia, sin dramatismos.

Kenia es un paraíso para turistas extranjeras estresadas, donde suelen acudir generalmente solas en busca de solaz y aventura. Muchos son los beach boys que como Juma están dispuestos a ofrecérselo, y eso no es ficción, es otra forma de sobrevivir.

Xenos/Enemy (2013)
Mahdi Fleifel. Reino Unido, Grecia, Dinamarca. 12 min.

Xenos define al extranjero, al enemigo, xenos es “el otro”, gente como Abu Eyad, un joven palestino que junto a otros compañeros llegó a Grecia procedente del campo de refugiados de Ain el-Helweh en Líbano, a través de Siria y Turquía, con traficantes de personas. Junto a otros compañeros buscaban entrar en Europa pero desde 2010 se encuentran encallados en un país devastado económica, social y políticamente. 

A través de una conversación telefónica con otro compatriota cuenta su vida allí, hacinado en un cuchitril con otros compatriotas drogadictos, calles sucias llenas de putas, borrachos, emigrantes, parados… desesperado, confiesa su intención de delinquir, pero finalmente opta por la prostitución en parques con hombres y viejas, algo que le humilla y repugna. 

Cámara clandestina con una calidad de imagen pésima, desplazamientos bruscos, enfoques precipitados, exceso de grano y el color de la miseria…  Un retrato crudo y doloroso de una realidad frustrante donde se ha instalado el olvido y la esperanza no existe. 

nae-pasaran

Nae pasaran (2013)
Felipe Bustos Sierra. Reino Unido. 13 min.

Primer cortometraje documental de un director europeo de padres chilenos exiliados tras el golpe de Pinochet, que cree en el poder del cine para no olvidar la historia, porque “los recuerdos del pasado parecen más vivos y persistentes cuando se ven en una película”.

Un título muy combativo (No pasarán), una canción (A desalambrar de Victor Jara) que no lo es menos y la reconstrucción de un episodio inolvidable del pasado a través de las brumas de la memoria, los documentos y alguna estética aportación.

El documental empieza con un preámbulo que rememora, con imágenes de archivo, el bombardeo del Palacio de la Moneda el 11 de septiembre de 1973 que acabó con la vida del presidente Salvador Allende. Sobre una pantalla de luto, a continuación, se recuerda a los miles de torturados y muertos junto al millón de chilenos forzados al exilio.

Los motores de aquellos aviones de combate fueron construidos en una fábrica escocesa de la ciudad de East Killbride, donde fueron enviados en 1974 para ser reparados. Los trabajadores de la fábrica como acto de repulsa contra el brutal golpe militar boicotearon la reparación y dejaron que se oxidaran durante cuatro años hasta que una noche desaparecieron. 

Las autoridades chilenas, tras el golpe, negaron que los motores existieran. Ahora cuarenta años después, tres de aquellos trabajadores escoceses ya jubilados se reúnen para recordar como fueron los hechos y compararlos con los datos conservados en los archivos.

Jardin dex deux rives/Garden on both river Banks (2013)
Amel el Kamel. Francia. 20 min.

El protagonista del corto es el barrio abandonado de La Unión situado cerca de Tourcoing y Roubaix, un lugar que fue el primer centro textil del mundo. Hoy sólo queda en el barrio un viejo café, que aún frecuentan antiguos vecinos resistentes cuyas voces recuerdan como era en el pasado la vida allí. El resto son fábricas cerradas, casas vacías con las puertas y ventanas tapiadas y grafitis en las paredes, aguas turbias y algún que otro estercolero.

La cámara hace un recorrido poético-emocional por este pueblo fantasma (“la ciudad donde yo nací” —dice la voz narradora—) que a través de lentos travellings pasea su mirada sobre hermosos edificios de colores que aún conservan la belleza melancólica de las ruinas.

Las voces de unos y otros se intercalan con la lectura de los poemas metafísicos de Mahmouth Darwich, ofreciendo “un cultivo de imágenes” y palabras parsimonioso de gran sensibilidad estética.

Documental experimental con retoques de animación que explora los límites intergéneros filmando con morosa incontinencia la poesía de lo real con creativa expresividad.

david-Hockney-lucy walker

David Hockney in the now (in 6 minutes) (2014)
Lucy Walker. Estados Unidos. 7 min.

Vertiginoso documental que repasa de forma lúdica, divertida y creativa la trayectoria profesional del artista británico David Hockney que confiesa vivir la vida en el momento presente. 

Estoy de acuerdo con el hedonismo pero los artistas somos trabajadores” dice Hockney mientras una sucesión de imágenes —fotos, filmaciones, obras…— del autor o de su obra forman un puzle en continuidad, acelerado y fragmentario, que no deja de ser un impecable ejercicio de montaje poco original pero que se disfruta.

La reina/The queen (2013)
Manuel Abramovich. Argentina. 19 min.

El fastuoso traje es blanco y marrón y lleva un tocado de cuatro kilos y medio. La portadora es Memi, una niña de once años que es la reina del chocolate en el carnaval de algún pueblo argentino. Acicalada por las manos expertas de una madre emocionada y sus amigas (siempre fuera de campo) la niña sufre y se queja del dolor que le produce llevar un casco tan pesado. Tensión, ajustes, disminución de peso, y hasta la aplicación de un spray con Lidocaina de efecto anestesiante para soportarlo.

La protagonista absoluta del documental es Memi, una niña activa, deportista, a la vemos haciendo tenis, natación, patinaje… Claro que para soportar lo que se le viene encima, en sentido literal, tiene que estar en forma. Aparte de estas breves incursiones, la cámara se recrea de forma exclusiva en su hermoso rostro —sinécdoque visual—, mientras padece el proceso (primeros planos de su mirada, sus gestos y quejas…) que la convertirá en reina del carnaval.

El glamour tiene un precio y a Memi la han enseñado desde pequeñita a pagarlo. Para estar bella hay que sufrir le dicen y ella sigue aguantando estoicamente hasta que con una mezcla de miedo, resignación y orgullo sale a desfilar. Para entonces la niña dice no sentir la cabeza.

El director busca la empatía del espectador retratando con humor y cierta crítica socarrona este ritual del sacrificio que hace del dolor, orgullo. 

la-parka

La Parka/The reaper (2013)
Gabriel Serra Argüello. México. 29 min.

La Parka es el apodo de Efraín, el matarife del Rastro Frigorífico La Paz en Reyes (México), un hombre sencillo, padre de familia muy numerosa, que ejerce su profesión con dignidad: mata 500 toros diarios, 6 días a la semana desde hace 25 años.

Una historia circular que termina donde comienza, después de dar un giro completo, con un punto de vista incómodo de un matadero, que obliga al espectador a presenciar en primer plano el sacrificio de las reses.

Efraín, en off, reflexiona sobre la muerte en general, la suya propia o la de sus seres queridos, estableciendo vínculos entre su oficio y su vida personal pero con la conciencia limpia y las ideas muy claras sobre el acto de matar y lo que implica (“yo no mataría a un ser humano”). El distanciamiento impuesto por el tiempo, la rutina y la necesidad no le impiden apreciar detalles como que en el momento de la muerte a la res “se le sale una lágrima”.

Rodado con predominio de planos fijos e imágenes con significativos encuadres, algunos espectacularmente hermosos a pesar de retratar un lugar tan inhóspito, que nos permiten asistir de forma fragmentada, pero en continuidad, al espectáculo diario de la muerte a través de una dura jornada de trabajo.

Rougarouning (2013)
Michael Palmieri, Donal Mosher. Estados Unidos. 11 min.

En un pueblo de etnia acadiana del sur de Louisiana, se celebra una rougarouning, en lengua cajún “fiesta peligrosa”, a la que asiste toda la comunidad. Una especie de representación popular multitudinaria que empieza por la mañana con una ordenada caravana de curiosos disfraces donde todos llevan máscaras y termina de noche en el desmadre más absoluto.

Una fiesta tradicional con juegos, concursos, barro, quingombó, música, baile y mucho alcohol… a la que asisten familias enteras, hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, niños, parejas… regocijándose como posesos en la suciedad y la exaltación de los afectos.

Un interesante documento sin diálogos que deposita toda su fuerza en la espontaneidad, la frescura, el sentido del humor y en un blanco y negro grisáceo, como el barro en que se rebozan, que le otorga una patina doméstica y descuidada, acorde con la celebración. Cuando la fiesta ha terminado, ya en los créditos finales, todo vuelve a la normalidad y aparece el estridente color. 

Sekmes Metai/Lucky year (2013)
Rimantas Gruodis. Lituania. 28 min.

sekmes metai-Lucky yearSer feliz parece más sencillo cuanto menos se tiene y eso le pasa a Laima (Felicidad) una joven de 23 años, casada y con dos niños, que vive en una pequeña y humilde granja arrendada cerca de una carretera muy frecuentada en Via Baltic. Sencilla, ingenua y optimista, habla con vehemencia y sin pudor de su escabroso pasado y su feliz presente.

No quiere a su madre porque de niña la maltrataba. Era una borracha, dice, que cuando tenía ocho años de una paliza la dejó sorda de un oído. La abandonó en un orfanato y a los dieciséis renunció definitivamente a ella. Su padre, al que se siente más próxima, estuvo trece años en la cárcel por matar a cinco personas en 1997. Ella hasta que se casó era una chica inestable, “con la luna llena me volvía loca, lo rompía todo” —confiesa—,  “ahora no”.

Ahora, a pesar de vivir en un presente incierto, su marido está enfermo y sólo hace trabajos ocasionales, y de no saber si podrán mantener la granja, confiesa sentirse feliz por estar casada, tener a sus hijos y por haber ganado una competición en las olimpíadas rurales de su pueblo, en 2012, junto a su cerdito. 

Se hace de noche y la vida sigue como la circulación de esa carretera, que no cesa en ningún momento, mientras suena una canción que habla sobre la felicidad.

Un retrato entrañable y sincero que deja el poso agridulce de saber que conocer, sentir o emocionarse con las duras vidas de otros no es suficiente para paliarlas. 

Un paraíso (2013)
Jayisha Patel. Cuba. 14 min.

En Buey Arriba, una comunidad rural de la Cuba montañosa del sur, vive la desconsolada familia de Ramón Perelló, un niño suicida que decía no tenerle miedo a la muerte. “Mi hijo murió hace cuatro meses, tenía 12 añitos” se lamenta Damaris su madre, que ve cómo su pequeño engrosa la amplia lista de suicidas de la familia. Junto a Alberto, su marido, buscan consuelo en la religión y el espiritismo con otros miembros de la comunidad. 

Buey Arriba está en la provincia de Granma, una región que además de ser referente de la revolución tiene la trágica estadística de ser una de las zonas del país con mayor índice de suicidios entre personas jóvenes.    

La joven directora británica de origen indio, que se siente “atraída por las historias que exploran las emociones humanas incómodas y por las vidas de aquellos que viven al margen de la sociedad”, vivió en esta zona de Sierra Maestra, donde rodó este cortometraje y donde ha encontrado la inspiración para su primer largometraje, titulado Fantasmas de Buey Arriba.

Resumiendo

Han competido en esta sección 19 cortometrajes ya que Prisioneros del Kanun que figuraba, en principio entre las competidoras, no ha participado finalmente en las votaciones. Una lástima porque es un documento sobrecogedor sobre las “incongruencias” que aún perduran en el mundo actual, que no son pocas.

Dado que las proyecciones en esta edición se han realizado en dos bloques y dos salas diferentes, las asignadas a la prensa en concreto, no han contado con la asistencia y coloquio con los directores/as, que siempre aportan datos muy interesantes sobre sus producciones, máxime cuando la documentación que se nos ha ofrecido sobre las películas seleccionadas ha sido bastante escasa.

En lo referente a la calidad de los cortos proyectados ha sido sensiblemente superior a la del pasado año, manteniéndose en un buen nivel general, aunque tres han suspendido en la apreciación del público, películas más abstractas o experimentales que no conectan con todas las sensibilidades, decantadas hacia historias más empáticas. Solo cuatro han alcanzado en la apreciación popular el grado de notable, Walls, Wild Boar, Xenos y La reina, manteniéndose el resto en un discreto nivel intermedio. Valoración que no compartimos del todo, pero que tampoco podemos rebatir porque algunas películas se nos han quedado en el tintero, entre ellas Walls, la ganadora del premio del público.

De lo visto nuestras preferidas son Wild boar, Prisioneros del Kanun, Jardin dex deus rives, La Parka y Beach boy, por ese orden.

Escribe Purilia

un-paraiso