Principal
Arriba
Novedades literarias

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Calle Mayor
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Ópera prima
Los otros
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado


En esta página haremos un pequeño análisis de algún libro o cualquier otra publicación vinculada con el mundo del cine que, por sus especiales características, nos anime a recomendarla a todos vosotros... aunque no todo lo que se publica es igualmente recomendable. Además, seguimos incluyendo el listado de los libros publicados en los últimos meses, listado que iremos actualizando en cada número, para manteneros al día sobre las últimas novedades literarias en materia cinematográfica.

   a) Y todavía sigue, de Juan Antonio Bardem.

   b) Novedades literarias.

*******

EL ADIÓS DE UN ARTISTA

Portada original con la que se presenta en el mercado el libro de Bardem.Título: Y todavía sigue, memorias de un hombre de cine.

Autor: BARDEM, Juan Antonio

Editorial: Memorama, de Ediciones B.

376 páginas y 8 hojas de fotos.

Barcelona. Febrero de 2002.

A pesar que el propio Bardem viviera los últimos años de su vida pensando en su vuelta normalizada al cine, y a sus otras actividades, las cosas (el destino o lo que sea) hizo que sus ilusiones esperanzadores nunca llegaran a cumplirse. Su vida se paró a los pocos meses de sacar a la luz este libro (más o menos) autobiográfico titulado o subtitulado con ese pomposo “Y todavía sigue”. Por poco tiempo, claro, siguió.

Sólo una película en los últimos años había realizado para el cine. Fue un fracaso. El título Resultado final. Su mala uva como artista se convertía ahí en un vitriólico cocktail difícilmente digerible, en el que procedía a atacar los años de gobierno socialista. Habría que ver cuál hubiera sido su ajuste de cuentas fílmico con el sectario PP dirigido por su soberbio e iracundo dios. Los años no pasan en balde. Algo que Bardem no pareció ver. Su cine, como mostró su última película, mermado en idea y narrativa, intentaba (en malo) mantenerse fiel a su idea fustigadora de la sociedad.

Pero si en su obra Bardem era un justiciero juez, en sus relaciones, en su trato, aparecía asequible, humano. Su libro trata de hablarnos de su cine, y de su obra, y de su vida. De ahí el interés que a priori tiene el recorrido vital que nos ofrece el director desde su nacimiento hasta llegar a los años noventa, Pero, poco a poco, el interés, al igual que sus últimas películas, se desvanece. La “carga” posee buenas intenciones pero el “resultado” es bastante pobre.

Ni se habla profusamente de su obra, de los avatares por los que tuvo que pasar para lograr que pudieran estrenarse sus aclamados títulos de los años cincuenta, ni de su intensa vida. Por una y por otra actividad vivencial se pasa someramente, sin profundidad alguna.

Lo más interesante es el intento de “montaje” del libro y las frases de su portada, esa segunda que esconde el papel impreso que la guarda. Ésta frase encerrada, por la sobrecubierta, dice: “He querido siempre dar testimonio critico de un aquí y de un ahora, porque el cine será testimonio o no será nada”. Palabras que hablan de un testimonio generalizado, en cualquier orden de vida. Algo que se deseó pero que sólo formó parte de una idea mental.

Bardem intenta escribir un libro de ruptura constante para lo cual echa mano de sucesos, anécdotas o relaciones referidas a distintos periodos produciendo un constante balanceo entre unos y otros años. Son vueltas y revueltas constantes de unos años a otros. Quizá una forma de intentar relacionar hechos y asuntos en el tiempo, pero que termina por cansar. Mejor, pues, la idea que la resolución. Un juego que probablemente haya resultado más sugerente al director que al lector.

Portada "oculta" del libro: un nuevo juego de Bardem, de los muchos que propone este libro... aunque no todos están conseguidos.El mayor problema del libro radica de todas maneras en su poca agresividad, entendida como forma de analizar, criticar y pasar revista a una época no demasiado brillante de la historia de nuestro país. Bardem estuvo en primera línea, realizó películas contra el sistema, batalló dando la cara escondiendo en la medida de lo posible su (demasiado conocidos) “asentamiento” político. El lector, aficionado al cine, se queda a medias de muchas cosas. Las que el realizador cuenta son, en general, demasiado conocidas. Aporta poco o nada a muchos momentos claves del cine, de la sociedad, y de la política.

Falta, por ejemplo, hablar de lo que realmente supuso y fue UNINCI, de la amistad y el enfrentamiento entre socios y amigos de partido, de las intensas luchas con doña censura. No basta con repetir tópicos, andarse por las ramas. Ni del cine, ni de su cine, ni de su vida vamos más allá de una demasiado simplista mirada. Una pena que una persona como él, autor de grandes películas, militante de un partido político clandestino, avezado luchador, haya optado por esconder demasiadas cosas, que ya nunca más podrán salir a la luz.

Queda el acercamiento a una vida tan contradictoria como intensa, que trata de expresar algo, un grito quizá que nunca llega a escucharse, a la puerta de su adiós de este mundo. Más que su libro, liviana autobiografía, nos quedan algunas películas espléndidas que filmó en condiciones casi imposibles. En ella se conoce la clase y el valor de un fajado luchador. Aunque sólo sea por eso es preciso echar una mirada, pequeña si se quiere, a sus palabras de despedida, plasmadas en este irregular libro.

Mr. Arkadin.

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Volver al INICIO DE LA REVISTA