Principal
Arriba
Novedades literarias

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Chicago
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Ópera prima
Los otros
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado


En esta página haremos un pequeño análisis de algún libro o cualquier otra publicación vinculada con el mundo del cine que, por sus especiales características, nos anime a recomendarla a todos vosotros... aunque no todo lo que se publica es igualmente recomendable. Además, seguimos incluyendo el listado de los libros publicados en los últimos meses, listado que iremos actualizando en cada número, para manteneros al día sobre las últimas novedades literarias en materia cinematográfica.

   a) Conversaciones con Billy Wilder.

   b) Novedades literarias.

*******

SI EL VASALLO FUERA IGUAL AL SEÑOR

Cameron Crowe, un ex crítico de música, metido a director que entrevista a otro director. Todo claro ¿no?Título: Conversaciones con Billy Wilder

Autor: Cameron Crowe

Editorial: Alianza Editorial

Madrid, 2000.

 

Cameron Crowe dice que es director de cine. Si eso consiste en ponerse delante de una cámara y decir “rueden” y “corten”, sin duda lo es, pero lo que no es, al menos de momento, es un buen director de cine: su obra carece de inventiva y se basa en la copia más o menos implícita. El más claro ejemplo sería la versión americana de Abre los ojos de Amenábar. Eso si, Crowe, cuenta, y se jacta de ello, de tener buenas amistades, esas que consiguen abrir muchas puertas. Una de ellas es la de Tom Cruise. Apoyándose en él pudo Crowe llegar a Wilder. Lo mareó con preguntas y más preguntas durante días y días para poder publicar un (amplio) libro de entrevistas con el gran director norteamericano, al tiempo que el propio entrevistador se permitía un cierto autobombo contemplativo. Sería algo así como “pasen y vean la vida y obras de uno de los directores más geniales. Lo que nunca se dijo sobre él y yo (Cameron Crowe) logré descubrir”. 

A Crowe para mostrar sus (probadas) credenciales como entrevistador le bastaba exhibir los no muy lejanos tiempos en los que escribía (y entrevistaba) a las grandes figuras de la música rock. De eso, de sus inicios juveniles en el periodismo musical, hablaba (al menos trataba de hacerlo, el que lo consiguiera es otra cosa) su filme más o menos autobiográfico titulado Casi famosos.

Reportero, crítico y entrevistador musical, cineasta son algunos de los oficios de Crowe. Parecen cartas precisas (y de cierta garantía) para poder enfrentarse con la (interesante sobre el papel) tarea de trasmitir las palabras de Wilder. Estamos ante un género (la entrevista) literario que en el campo cinematográfico ha conseguido estupendos y sabrosones libros. La mayor parte de ellos, al igual que aquí,  fueron posibles al (excelente) entendimiento entre dos realizadores cinematográficos. Ambos, entrevistador y entrevistado, lo eran. Citemos los casos de los entrevistadores Jim McBride o Peter Bogdanovich hablando con Howard Hawks, Orson Welles o John Ford. Uno de los mejores libros, un clásico, de este “género” es sin duda “El cine según Alfred Hitchcock” de François Truffaut.

Crowe está claro donde quiere llegar, lo malo es que se queda a medias. El material que leemos comprende largos días de conversaciones con el maestro sobre tal o cual cosa, algunas (bastantes) de ellas son inútiles por superfluas cuando no nos encontramos con exaltaciones incomprensibles del ego de Crowe. La verdad es que no entendemos (a no ser que se traté de propagar la “amistad” entre la familia Wilder y Crowe) a que viene tanta minuciosidad en explicar que tal conversación tuvo lugar durante una comida en tal sitio famoso o bien se efectuó en la casa de Wilder mientras saboreaban deliciosos platos. Si así se quiere “humanizar” el libro se ha errado en el método utilizado.

Tampoco entendemos el afán de Crowe por “explicar”, al propio Wilder, como eran algunos momentos de las mismas películas de las que trata de saber cosas. Tampoco el entrevistador pierde la ocasión de introducir en sus preguntas una serie de reflexiones sobre su (poco interesante) obra, aunque al menos, eso si, nos enteramos que en Jerry Maguire (publicitado por activa o por pasiva ya que el libro fue escrito en el mismo momento en que Crowe rodaba su filme) había tomado unos planos de Avanti.

Hay otro fundamental error en el libro y es que exclusivamente accedemos a un material en bruto. Falta un montaje que ordene las preguntas del maestro, que oriente al lector fuera del peloteo constante de pregunta y repuesta. Falta, pues, hilvanar el discurso... Tal como nos llega es un caos. Nadie pone en duda que lo dicho por Wilder sea interesante. Lo es tanto lo conocido (y como lo cuenta una y otra vez aquí y en otros libros) como lo que hasta ahora desconocíamos, pero para llegar a la pregunta clave, a un momento logrado, tenemos que pasar por varias preguntas/respuestas que nada dicen. Crowe ha creído que seguía haciendo entrevistas (a músicos) para una revista, olvidando que estaba escribiendo un libro. De ahí su gran error. De todas maneras, queda dicho, resulta interesante y divertido por la personalidad del entrevistador, aunque lo nuevo, lo realmente novedoso que cuenta Wilder ni siquiera, probablemente, llegue a alcanzar a la tercera parte de estas “conversaciones”.

La mejor edición de este libro, la recomendada, es la que no es de bolsillo. No ocurre como con el libro de Truffaut en el que tanto la edición de bolsillo como la ilustrada son importantes. Ya está dicha la razón. Lo mejor de “Conversaciones con Wilder” es el material gráfico de primer orden y muy abundante que acompaña al texto (varias fotografías proceden del archivo personal de Wilder). De eso carece el libro de bolsillo.  Es más caro, sin duda, pero es que sus imágenes son muy superiores a su texto.

Lastima que tan gran entrevistado estuviera a merced de tan pobre entrevistador. Crowe tenía todo a su favor, pero, una vez más, demostró no estar a la altura de sus proyectos.

Mr. Arkadin.

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Volver al INICIO DE LA REVISTA