Principal
Arriba

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Chicago
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Ópera prima
Los otros
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado


Aunque la mayoría de los socios fundadores de EN CADENA DOS vivimos a orillas del Mediterráneo, en Valencia, tenemos un colaborador cuyo domicilio se encuentra a orillas... ¡del Guadalquivir!, pero su espíritu es tan mediterráneo como el nuestro. Cada mes os invita a acompañarle en el análisis de un tema cinematográfico de actualidad.

UN VIAJE AL INTERIOR DEL IMPERIO AMERICANO

 Por Juan de Pablos Pons

Michael Moore es hoy un documentalista mundialmente conocido gracias a un film, Bowling for Columbine.Michael Moore es hoy un documentalista mundialmente conocido gracias a un film, Bowling for Columbine. Esta notoriedad está relacionada con la personalidad de este cineasta independiente y disidente en un país como Estados Unidos, poco dado a aceptar las propuestas antisistema. Autor de documentales como Roger & Me (1989), donde denuncia las desastrosas consecuencias sociales de la reestructuración llevada a cabo por la General Motors; y más recientemente The Big One que es una denuncia sobre los abusos de las empresas multinacionales como Nike, explotando a niños como mano de obra barata en Indonesia. Pero sin duda, Bowling for Columbine es una excelente película que obliga al espectador a involucrarse en las situaciones y los análisis que le son planteados. Film alternativo en la forma y en las cuestiones de fondo que presenta, se basa en un discurso explícito y directo que prescinde de las metáforas audiovisuales y argumenta sus tesis con un mensaje contundente por obvio. Ha sido el primer documental seleccionado, después de 46 años sin hacerlo, en el Festival de Cannes obteniendo el Premio del 55 Aniversario del certamen. En la pasada edición del Festival de San Sebastián cosechó el Premio del público y ha conseguido el Oscar de Hollywood al mejor documental.

¿Por qué mueren cada año en U.S.A. más de 11.000 personas víctimas de las armas de fuego? Para responder a esta pregunta Michael Moore nos invita a un viaje por Estados Unidos que permite hacer patentes los elementos que configuran una actitud que propicia la cultura de las armas (sic). Curiosamente, esta demostración de fuerza, que supone detentar y alardear del manejo de armas de fuego, se basa en un sentimiento de miedo al enemigo exterior que existe en este país. El derecho a protegerse de esos enemigos, supuestos o reales, que atentan o ponen en peligro valores tan queridos por los norteamericanos como la familia, la propiedad privada, la patria o el honor de las personas parece justificar la existencia de una sociedad armada. Curiosamente, esta actitud parece no confiar mucho en las instituciones policiales y judiciales. En los testimonios recogidos afloran los mecanismos sociales que hacen del miedo un factor de dominio y poder, donde lo público y lo privado aparecen confrontados.

Las sucesivos casos que van apareciendo en el documental permiten captar la actitud de los ciudadanos norteamericanos sobre el derecho y el uso a las armas. Y esto afecta tanto a ciudadanos anónimos como famosos. Sin duda la técnica del contraste aplicada a las entrevistas nos permite comparar los argumentos manejados y en algunos casos el resultado resulta impactante. Así, el cantante satánico Marilyn Manson plantea un lúcido análisis sobre las causas de la violencia, lo que contrasta con un envejecido Charlton Heston que resulta patético en el manejo de sus argumentos a favor de las armas de fuego, aparentemente Moore durante el rodaje de su película. identificado con sus personajes cinematográficos, y en su rol de presidente de la Asociación Nacional del rifle, cargo que ahora acaba de abandonar por problemas de salud.

El título de la película se refiere a lo sucedido en un Instituto de Enseñanza Media de Columbine, ciudad próxima a Flint (Michigan), lugar de nacimiento de Moore, en la cual se produjo una masacre en el año 1999 cuando dos estudiantes, Dylan y Eric, empezaron a disparar contra estudiantes y profesores. De hecho, el título identifica el dato policial de que los dos asesinos adolescentes fueron vistos la misma mañana en que se produjeron los hechos en la clase de bolos de propio Instituto. Sin duda las instituciones educativas aparecen  como víctimas del sistema.

El reportaje trasciende los diferentes casos concretos en los que queda patente cómo el uso de la violencia o la legitimidad de recurrir a ella, es fomentada por la propia sociedad norteamericana, por sus políticos, sus empresarios, sus banqueros y sus medios comunicación. Se plantea una mirada al sistema político, que incluye un repaso de las intervenciones militares armadas realizadas por Estados Unidos en otros países durante las últimas décadas, e investiga por qué los norteamericanos apoyan esta política que consideran “lógica y responsable”. El documental, a pesar de su propuesta extraordinariamente dura, resulta aceptable para los espectadores gracias a un inteligente tono satírico y humorístico que resulta sorprendente y más que mitigar, acentúa el dramatismo y la vertiente trágica de los hechos reflejados y el valor testimonial de la investigación realizada por Moore.

La visión de este documental, extraordinariamente directo y generador de empatía con su discurso, transmite al espectador la sensación de situarse al otro lado del espejo. Es decir, frente a las versiones oficiales, frías y objetivas, los argumentos de Moore, resultan verídicos, convincentes y defendibles porque son los nuestros también.

 

 

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA