Principal
Arriba

Una carta a Patino
El castillo de la pureza
Berta-Paraísos-Octavia
Canciones para después...
Canciones para después... 2
Queridísimos verdugos
Caudillo
Madrid
La seducción del caos
Andalucía, un siglo...
Octavia
Gracias, Basilio

UN DICTADOR QUE DURÓ DEMASIADO TIEMPO

(A propósito de Caudillo)

Por Gloria Benido 

Basilio reflexiona en "Caudillo" a partir de variopintos materiales procedentes de noticiarios, periódicos, películas...Caudillo muestra en la práctica la teoría de su director de no distinguir documental y ficción. Para Basilio Martín Patino, todo es cine, mensaje iconográfico con sentido. Nos encontramos ante una obra que relata la vida  del dictador Francisco Franco, imbricando sus logros y ascensos militares en el contexto histórico que rodea la gestación y desarrollo de la guerra civil española. Así, la confrontación y el dolor de un pueblo dividido por sus ideas y convicciones actúan como marco en el que discurre la carrera de este militar mediocre y ambicioso. Todo ello se articula mediante el lenguaje formal de imágenes, extraídas de diversa documentación fílmica, con las que se  da vida a una historia construida mediante un montaje que confiere un nuevo significado al escrito cinematográfico. Así se demuestra que las imágenes no son inocentes ni ingenuas, sino que sirven a la idea e intención del autor que las reescribe y manipula para crear una obra nueva con materiales viejos. El fundamento del método está –como dijo Eisenstein– en el guión y el personal montaje que articula imágenes, voces, poemas, tonalidades cromáticas y músicas. Del montaje emerge una particular estructura sintáctica de las imágenes al servicio de una obra también singular.

El recurso formal empleado por Patino enlaza su filme con la tradición literaria española mediante el uso de un recurso clásico y cervantino: el contraste o la antítesis. Aunque la obra tiene un arranque retrospectivo en los primeros fotogramas que muestran pueblos en ruinas, cadáveres tendidos y multitudes abatidas, discurre en un tiempo cronológico con afán de relato, que se manifiesta en la voz en off con que se inicia: “Hubo una vez un hombre enviado por Dios para salvar a España...”. A partir de ahí, los episodios de la carrera de Franco se van insertando en los hechos que dieron lugar a la guerra civil. La narración va ofreciendo series antitéticas de imágenes que oponen dos modos de entender y sentir España, dos proyectos políticos distintos: el nacional y el republicano. Entronca así Patino con la amargura noventayochista y el pesimismo machadiano al mostrar dos Españas enfrentadas en una vieja lucha que opone tradición y progreso. Algunos ejemplos destacados: el desfile espontáneo y jubiloso del pueblo de Madrid sin otras armas que la ilusión y la fe en su proyecto revolucionario, frente al orden disciplinado de las tropas nacionales que se alzan en Andalucía. El discurso patriotero de Franco frente al de Largo Caballero en las Cortes defendiendo la legalidad de la República. Un primer plano de un Franco de torcida sonrisa como contrapunto del incendiario discurso de un sindicalista catalán; el discurso de Queipo de La objetividad de los materiales de archivo se somete a la escritura de Patino, trascendido su valor informativo para dar paso a otros sentimientos. Llano contra el descarnado testimonio de Unamuno: “Vencer no es convencer... esta es una guerra incivil...”; la muerte de José Antonio frente a la de Durruti: incluso las palabras de la hijita de Franco aconsejando a los niños del mundo a ser buenos y no hacer guerras, frente al exilio de los niños vascos tras el bombardeo de Guernica. Finaliza la película con una imagen fija de Franco disfrazado de caudillo salvador, como Santiago, con fondo de gaitas gallegas.

Como sucede en Queridísimos verdugos la objetividad de los materiales de archivo se somete a la escritura de Patino y trasciende su carácter informativo para dar paso a los sentimientos de dolor por la violencia de la guerra y la muerte, por el fracaso de la esperanza de la mitad de un país subyugado por un dictador que duró demasiado tiempo.

  

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA