Muere otro día
Principal ] Arriba ] Darkness ] 800 balas ] El dragón rojo ] Insomnio ] [ Muere otro día ]

 

Abuso de efectos digitales

La última aventura de Bond defrauda pese a su planteamiento novedoso.Defrauda este James Bond que venía con la vitola del 40 aniversario de la saga más famosa del agente británico. Lógicamente el esquema en las películas, desde su inicio, es el mismo siempre: prólogo de acción, títulos de crédito, diferentes escenas de acción en los lugares más exóticos y los personajes de siempre (la chica buena, la chica mala, la jefa, el inventor, el malo, etc.) engarzados en una trama sin complicaciones y donde nadie espera otra cosa que dos horas divertidas de cine de acción para todos los públicos (sin mucha violencia ni sexo, por supuesto). Este esquema que funciona en cuanto a resultados comerciales, ahí están esos cuarenta años de supervivencia (más todos los plagios que a lo largo de estos años ha generado) se ha ido resintiendo y cuando uno acude al cine a ver "la última de 007" la experiencia se convierte en una especie de lotería. En cierto modo, con este tipo de películas, la única expectativa consiste en mantener un ritmo durante dos horas, pero en estos tiempos ni eso parece fácil de conseguir.

La película empieza con buenas intenciones innovando aspectos considerados tradicionales en la serie: en el prólogo, Bond no sale indemne, pues acaba atrapado por sus enemigos; en los títulos de crédito junto a los aspectos tradicionales (burbujas, siluetas de chicas, etc.) se continua contando la historia (elipsis donde se muestra las torturas a la que es sometido) y durante la primera parte en la que Bond es considerado un traidor, Muere otro día consigue mantener el interés recurriendo a los tópicos de siempre (Cuba como reducto de los malos incluyendo el homenaje a Ursula Andress mediante la aparición de Halle Berry) o enlazando escenas brillantes como la parte siguiente que se desarrolla en Londres (desde la vista aérea con el London calling de The Clash hasta la pelea de esgrima). Mientras el planteamiento del film se desarrolla todo funciona de una manera correcta, el problema es que a partir de ese momento, cuando la acción se traslada a Islandia, el ritmo del film decrece pues el mero hecho de La acumulación de escenas de acción no es suficiente para hacer avanzar una historia, he aquí uno de los graves errores delfilme. incluir peleas, persecuciones y explosiones no significa que uno se divierta en el cine; además, después de Islandia, la coda final en el avión parece un pegote innecesario.

En definitiva el fracaso de este Bond viene motivado por una estructura basada en acumular escenas de acción pero que no llevan a ninguna parte. No es que otras películas de la serie hayan optado al Oscar al mejor guión, pero al menos, de las últimas, Goldeneye o El mañana nunca muere desarrollaban unas historias en torno a la traición que en Muere otro día (siendo el mismo tema) no funciona. Y un tema que empieza a ser preocupante: el abuso de los efectos digitales que terminan ridiculizando las escenas, en este sentido, da bochorno ver la escena de la ola en Muere otro día, un problema que se repite ya en muchas películas (Spiderman, El ataque de los clones). Es por ello que la dirección de Lee Tamahori pasa absolutamente desapercibida dentro de una pretendida renovación del producto (¿a qué viene el aspecto visual de la segunda parte, sobre todo en Islandia, siguiendo modelos del cómic?). De todas formas, esto apenas importa pues últimamente, la discusión sobre el filme ha pasado al olvido para centrarse en los aspectos que lo rodean, creándose una especie de seguidor, mitad fan, mitad consumidor del producto que termina distorsionando cualquier atisbo de objetividad (parecido al fenómeno que rodean filmes como El señor de los anillos o Harry Potter).

Tormo, Luis Tormo

MUERE OTRO DÍA

Título Original:
Die Another Day
País y Año:
EE.UU., 2002
Género:
Acción
Dirección:
Lee Tamahori
Guión:
Neal Purvis, Robert Wade
Producción:
Eon Productions Ltd.
Fotografía:
David Tattersall
Música:
David Arnold
Montaje:
Christian Wagner
Intérpretes:
Michael Madsen, Will Yun Lee, Judi Dench, Halle Berry, Rosamund Pike, John Cleese, Simón Andreu, Toby Stephens, Pierce Brosnan, Rick Yune
Distribuidora:
Hispano Fox Films
Calificación:
Todos los públicos


 

 

 

 

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA