Salvoconducto
Principal ] Arriba ] Dulce Martha ] La boda del Monzón ] [ Salvoconducto ] Windtalkers ]

 

Lacombe Lucien revisitado

Basada en personajes reales, la película plantea el dilema de colaborar con el nazismo o luchar contra él.Tavernier se basa en personajes reales para narrar un periodo de poco más de año y medio durante los primeros años cuarenta en la Francia ocupada. En Paris se encuentra La Continental, una importante compañía cinematográfica alemana, la principal productora en Francia en aquel momento y en la que se encuentran trabajando muchos de los más importantes directores del cine galo (Cayatte, Autant-Lara, Maurice Tourneur...). En torno a esta productora se desarrollan las historias de supervivencia moral de los dos protagonistas principales: el ayudante de dirección Jean Devaivre (Jacques Gamblin) y el guionista Jean Aurenche (Denis Podalydès) cuyas memorias sirvieron como punto de partida para el relato.

A pesar de que la narración se centra en estos dos personajes, lo cierto es que se trata de un relato coral. Las vivencias de las numerosas figuras que pueblan esta historia se entretejen para crear un tapiz lleno de sutiles matices, uno de los grandes logros de la película, tanto por la complejidad moral implícita en las decisiones de los distintos personajes (cada uno se enfrenta al reto de la supervivencia a su manera) como por las excelentes interpretaciones de los actores. A este respecto, hay que resaltar un óptimo El principal problema es que la cinta es larga y tarda mucho, muchísimo, en arrancar la historia. aprovechamiento de sus características físicas con el fin de potenciar su labor interpretativa y dotar a la película de una extraordinaria credibilidad.

Sin embargo, es una obra irregular. El comienzo del relato es flojo, algo confuso, y no consigue enganchar al espectador, que debe hacer un esfuerzo para permanecer en la sala al comprobar que al larguísimo metraje de casi tres horas le sobra, por lo menos, unos sesenta minutos. Echamos de menos un estilo visual más de acuerdo con lo que Tavernier nos tiene acostumbrados, con más garra, capaz de diferenciar mejor los distintos ambientes para así imprimirle mayor fuerza a la narración. Tampoco resultan del todo acertados, en varias ocasiones, los movimientos de cámara. Entiendo que la intención es que se intercale, como un personaje más, pero creo que no acaba de funcionar.

Por último, destacaría la original visión que nos propone el director acerca de un periodo harto tratado en el cine, invitándonos a la reflexión, y, de forma muy especial, las escenas Tavernier propone una original visión de un periodo de sobra conocido: la segunda guerra mundial. que tienen lugar en el plató, durante los rodajes. El tema eterno del cine dentro del cine aquí recibe un tratamiento muy especial, de cineasta y cinéfilo, y nos hace conscientes del tremendo esfuerzo que suponía hacer películas, más bien hacer milagros, en aquel entonces. También destacaría la aventura de Devaivre cuando cruza el canal de La Mancha, llena de emoción, suspense y humor, así como su escapada para pasar el fin de semana en el campo con su mujer, autentico tour de force narrativo. Razones de sobra para ver la película.

Laissez passer... Laissez passer... ¡Le té!

Elisa Mª Martínez

SALVOCONDUCTO

Laissez-passer
País y Año:
Francia, 2002
Género:
DRAMA
Dirección:
Bertrand Tavernier
Guión:
Bertrand Tavernier
Producción:
Les Films Alain Sarde, France 3 Cinéma, France 2 Cinéma, Little Bear, Vertigo Films
Fotografía:
Alain Choquart
Música:
Antoine Duhamel
Montaje:
Sophie Brunet
Intérpretes:
Marie Gillain, Jacques Gamblin, Denis Podalydès, Maria Pitarresi, Charlotte Kady, Marie Desgranges
Distribuidora:
Vértigo Films
Calificación:
No recomendado menores de 7 años

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA