OT, la película
Principal ] Arriba ] [ OT, la película ] Señales ]

 

El secreto de OT

La película produce en el espectador pálpitos de terror, quizá por la personalidad de sus directores, Balgueró y Plaza.Al amparo del tirón experimentado por el cine documental la temporada pasada, ahora nos presentan otro sobre un fenómeno musical gestado y promovido desde la televisión. En su campaña de promoción se decía que íbamos a poder vivir en la gran pantalla “el secreto de un éxito sin precedentes”. Luego, desde la butaca, uno comprueba que OT. La película (dirigida por J. Balagueró y F. Plaza) no es más que un subproducto, a falta del libro y el videojuego correspondientes, de la industria del entretenimiento. A quienes siguieron por TVE las evoluciones musicales de esta trouppe de mozalbetes, la película no les aporta nada que no hayan visto ya. Mientras que quienes se emocionaron con sus melodías ahora, en el cine, podrán revivir parecidos sentimientos. De hecho, entre los pocos espectadores del pase de media tarde, hubo reacciones bastante dispares. Las dos personas de la tercera edad que estaban a mi lado, dormitaron gran parte del metraje de la película. Mientras que el grupito de adolescentes de las primeras filas, gritaban aquello de “guapo” o “qué favor tienes” cada vez que la pantalla se alumbraba con un primer plano de Bisbal, Chenoa o Bustamante.

OT. La película pretende ser un documental, pero en realidad no pasa de ser un videoclip de algo más de noventa minutos. El hilo conductor es el periplo que lleva a estos chicos de concierto en concierto, amenizado con retazos de las canciones interpretadas en algún estadio, coso taurino o plaza mayor de ciudades invisibles. El desarrollo es ágil, dada la hábil mezcla de los efectos sonoros (entiéndase música) con una variedad de planos y situaciones. A los protagonistas planos cortos, cámara en movimiento y tomas que se aproximan o alejan a gran velocidad. Para el público, masa amorfa que se agita y vocifera en recintos cerrados, planos generales que magnifican su cuantía y cuyo griterío llega hasta la sala de proyección convenientemente tratado. De trecho en trecho, la Destaca el cuidado con el que se han troceado las entrevistas, para no traicionar la personalidad creada en televisión a cada uno de los protagonistas. confesión en primera persona de alguno de los 16 personajes principales, abundando en lo que cualquiera puede imaginarse. Admiro el cuidado con el que se han hecho los cortes de las entrevistas, pues no traicionan la “identidad” que a cada uno de ellos se les creó mientras permanecieron en la academia.

Sí creo, no obstante, como valor indirecto de OT. La película, que su visionado produce en el espectador pálpitos de terror (recordemos que los directores son duchos en el género). Al terminar el metraje sin desvelar ningún secreto, a uno se le ocurre pensar en los modos tan descarnados de explotar a unos jóvenes que se creen artistas y en cómo se hace enloquecer a otros muchos miles que se creen protagonistas de un “fenómeno sociológico”. A tal propósito este pseudocumental mantiene a los protagonistas fuera de las coordenadas espaciotemporales del resto de los mortales. Nunca aparecen al aire libre, pululan por escenarios, vestuarios, dormitan en trenes o autobuses, caminan protegidos por grandes Lo que nunca desvela el filme es la maquinaria puesta en marcha para generar una fábrica de dinero ambulante. De eso no conviene hablar. guardaespaldas y cantan incitados por apuntadores siempre conectados mediante comunicación inalámbrica. OT, pues, está con los tiempos: el ocio es planetario y no se adscribe a ningún lugar.

La película también mantiene en secreto la impresionante maquinaria (humana y técnica) que hace posible que estos chicos vayan de allá para acá sin “poder asimilar lo que les está pasando”. Al espectador no se le ofrecen pistas para que comprenda cuáles son los hilos que mueven la economía política de la música joven, en versión OT. Claro que, siendo una película de encargo (Academia y Artistas y Filmax son las productoras), tampoco cabe pedirle que hurgue en la trastienda del negocio. Pero semejante renuncia no justifica la falta de argumentos razonables para entender el que los conciertos de OT parezcan histéricas apariciones marianas o que Rosa admita su absoluta soledad en medio de tanta gente que conoce su intimidad. En fin, es una lástima que OT. La película finalice y los espectadores tengamos que abandonar la sala con el miedo en el cuerpo y los secretos de OT entre ceja y ceja.

Ángel Sanmartín 

OPERACIÓN TRIUNFO, LA PELÍCULA

Título Original:
OT: la película
País y Año:
España, 2002
Género:
DOCUMENTAL
Dirección:
Jaume Balagueró, Paco Plaza
Guión:
Jaume Balagueró, Paco Plaza
Producción:
Filmax, Academia de Artistas S.L.
Fotografía:
Pablo Rosso
Música:
OT
Montaje:
David Gallart
Intérpretes:
Alejandro, Álex, Bustamante, Chenoa, David Bisbal, Geno, Gisela, Javián, Juan, Manu Tenorio, Mireia
Distribuidora:
Filmax
Calificación:
Todos los públicos


 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA