Los lunes al sol-2
Principal ] Arriba ] Camino a la perdición-4 ] Camino a la perdición-3 ] Camino a la perdición-1 ] Los lunes al sol-3 ] [ Los lunes al sol-2 ]

 

Los parados leen

Una película que cuenta algo muy duro... aunque sin abandonar el humor.1. Los lunes al sol es un título muy bonito para una película, poético incluso. Se nota que quien lo ha ideado posee vocación literaria.

2. La poesía de Los lunes al sol no pretende circunscribirse al título, sino que aspira a impregnar toda la película. La música acompaña mucho, y junto a piezas clásicas podemos escuchar a chansonniers como Ch. Trenet, e incluso vemos a algún parado que no olvida leer unas páginas antes de dormir.

3. Los lunes al sol es una película comprometida. Ya con las imágenes documentales del comienzo queda establecida la opción por los desheredados, por los marginales de la sociedad, y al mismo tiempo quedan perfectamente identificados los agresores, los culpables de la situación (los que llevan chaqueta y corbata ni se dignan recoger las octavillas que reparten los trabajadores). Su apuesta es clara y tajante; en la medida en que enfrenta a quienes poseen el poder económico y disponen de la vida de los demás, se trata de lo que hoy se llamaría una película políticamente incorrecta. ¿O quizá no?

4. Pero aunque lo que cuenta es muy duro, Los lunes al sol no abandona el humor; quiere ser una película graciosa, descargar la tensión y hacerla más llevadera o asimilable para el espectador. Lo que pasa es que su sentido del humor es un poco unilineal, esto es, descansa básicamente en las ocurrencias de Santa, el personaje principal, y estas ocurrencias son poco variadas, tienen un registro muy limitado, por lo que una vez eliminado el factor sorpresa pierden bastante de su encanto.

5. En Los lunes al sol se entiende todo, pues todo está muy bien explicado. El juego de miradas entre Nata, Santa y los demás, previo a la escena del chalet, no ofrece ninguna duda, no en balde se emplean cuatro o cinco planos para que tales dudas, si las hubiere, desaparezcan (en Centauros del desierto se usaban menos planos y también se entendía, o al menos los espectadores inteligentes lo entendían). O el llanto de la esposa Un drama sobre el paro en el que, irónicamente, la única que trabaja es una mujer. nos indica que estaba a punto de abandonar a su esposo, hermosa escena si no fuera porque previamente ya nos avisó de que el abandono iba a ser inmediato (“Tenemos que hablar”), además de haberla visto preparar la maleta.

6. Fernando León, el director de Los lunes al sol tiene fama de ser un buen guionista, y así lo avalan sus múltiples colaboraciones en esta faceta con otros directores de prestigio. En esta película vemos que los diálogos están muy trabajados, tanto que cuesta creer que el grupo protagonista (especialmente Santa) pueda mantener ese ritmo de ingenio sin acabar extenuado. Existen también solemnes discursos, aunque cuesta un poco creer el empaque que mantienen en boca de quien los pronuncia, cuatro o cinco años después de acaecidos los hechos. En resumen, lo que se dice es muy literario, aunque ello no parezca suficiente para sostener un guión, y si no reparemos en la insólita escena del chalet: ¿cómo es que Nata sale a la puerta a despedir a los padres del niño dejando a éste solo? ¿cómo es que ese niño de cuatro años ve con naturalidad que se instalen cuatro desconocidos en su casa? ¿quizá porque ya ha ocurrido muchas veces? ¿y ese El problema fundamental de Fernando León es que subraya demasiado algunas ideas, como si el espectador fuera un inepto. niño no ha contado nada a sus padres? ¿cómo es que un personaje como Lino puede asistir a semejante evento? O si no, ¿qué decir de la escenita del banco?

7. Los actores de Los lunes al sol son grandes actores, pero sus personajes, en contra de lo que pueda parecer a primera vista, no se prestan a mucho lucimiento: son un tanto monocordes, con escasos matices.

8. Quizá el paciente lector que haya sido capaz de llegar hasta aquí sin abandonar entre exabruptos la lectura de esta crónica, tachando de insensible social a quien la firma, piense que no vemos nada digno de elogio en Los lunes al sol. No es cierto. También posee momentos de buen cine, como aquél en el que Lino asume por fin lo inútil de su empeño, o la escena en que Santa acompaña a Amador a su casa y descubre las condiciones en las que vive, apagando la luz cuando se marcha. Lástima que en ese afán pedagógico que impregna toda la película la escena de la luz que se apaga vuelva a repetirse cuando Lino muere y una vez más en el entierro.

9. Los lunes al sol es, finalmente, una película tediosa sobre el tedio que viven sus personajes. Como Antonioni. Más o menos.

Marcial Moreno

LOS LUNES AL SOL

Título Original:
Los lunes al sol
País y Año:
España, 2002
Género:
DRAMA
Dirección:
Fernando León de Aranoa
Guión:
Fernando León de Aranoa, Ignacio del Moral
Fotografía:
Alfredo F. Mayo
Montaje:
Nacho Ruiz Capillas
Intérpretes:
Javier Bardem, Jose Ángel Egido, Luis Tosar, Serge Riaboukine, Aida Folch
Distribuidora:
Sogepaq
Calificación:
Todos los públicos

 

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA